En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Enumera tus bendiciones, por la Lic. Liliana D. González

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Vivimos en un mundo caracterizado por la incertidumbre. El no saber lo que nos depara el futuro nos genera ansiedad. Por eso, Dios enseña en la Biblia la sabia manera de vivir enfocados en sus bendiciones. El Salmo 103 es una de las alabanzas más preciosas, la escribió el rey David inspirado por el Espíritu Santo. Allí, David llama a su alma a despertar y exhorta a todo su ser a alabar a Dios. ¿Cuántas veces alabamos a Dios solo con nuestros labios? Le cantamos con nuestra boca mientras nuestra mente está enfocada en nuestros problemas. Si queremos vivir libres del temor y la ansiedad, necesitamos concentrar los pensamientos en las bondades del Señor.

Adquiere el hábito de alabar a Dios recordando cada día quién es Él y lo que ha hecho a favor tuyo. En el Salmo 103, David enumera veinte poderosas razones para mantenernos firmes en la fe, gozosos y esperanzados en todo momento, lugar y circunstancia.

“Bendice, alma mía, al Señor, y bendiga todo mi ser su santo nombre.

Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es el que…

  1. Perdona todas tus iniquidades.
  2. Sana todas tus dolencias.
  3. Rescata del hoyo tu vida.
  4. Te corona de favores y misericordias.
  5. Sacia de bien tu boca.
  6. Te rejuvenece como el águila.
  7. Te hace justicia.
  8. Es lento para la ira.
  9. Grande en misericordia.
  10. No contenderá para siempre.
  11. Ni para siempre guardará el enojo.
  12. No nos paga conforme a nuestros pecados.
  13. Engrandece su misericordia sobre los que le temen.
  14. Aleja de nosotros nuestras rebeliones.
  15. Es compasivo con los que le obedecen.
  16. Se acuerda de que somos polvo.
  17. Su misericordia es eterna.
  18. Su justicia está sobre nuestros hijos y nietos.
  19. Sobre los que guardan sus mandamientos para ponerlos por obra.
  20. En el cielo está su trono, y su reino domina sobre todos.

 

Haz como David, enumera tus bendiciones. Recuérdate a ti mismo la fidelidad del Señor, confíale tu presente y porvenir; así tendrás fortaleza espiritual para resistir las batallas de cada día.

ORA LA PALABRA

“Señor, ¡qué grande es tu bondad!” Vivir para alabarte es un deleite. Cuando caminaba en las sombras, ciego(a) y a tientas, tu diestra me sostuvo. Fuiste tú quien me sacó de las profundidades del abismo. Te compadeciste de mí como un Padre hacia su hijo(a), purificaste con tu preciosa sangre mi conciencia culpable y lavaste mis pecados. Gracias, mi Dios, por darme a beber de tu manantial inagotable, y por cuidarme como la niña de tus ojos (Salmos 17:8). Gracias porque alejaste de mí todo lo que no me convenía y me regalaste tu Santo Espíritu, la más dulce compañía. Me diste gozo como a la mujer después del parto y una Palabra tuya bastó para sanarme. Ahora lo veo claro: ¡Soy tu especial tesoro y vivo para alabarte! ¡Abba Padre, gracias por tus bendiciones que son nuevas cada mañana!

___________________

Copyright 2017. Si quieres leer más artículos como este sígueme en mis redes: https://lilivivelapalabra.wordpress.com/ https://www.facebook.com/reflexionesvivelapalabra/ https://twitter.com/lili15daymar

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top