En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

“La vigésima primera novia de mi hijito es medio lame ojo”, por La Tia Julia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Querida Tía: Usted no sabe cómo saboreo sus consejos ahora ya impresos en English.  ¿Podrían traducirlo al portugués para mi vecino cuya cara es tan dura como los bagel añejos de los Dunkin’ Donuts con sus tes semejantes al agua sucia?

Aunque usted ya lo sabe; siempre en la vida hay problemas, como decía mi siquiatra quien cobraba 168 dólares por decir lo mismo en citas de media hora, dizque para recuperarse del esfuerzo, no hablaba nada y me medicaba de un modo infinito con Xanax.   

Los siquiatras están cobrando muy caro, y usted no nos pide nada por sus sabios consejos escritos en el lenguaje común de nosotros, el pueblo.  Tía, no estoy tratando de lamer ojo como lo hace mi posible y potencial futura nuera, ahora la médula profunda de mi problemita.

Tengo un hijo más flojo que la mandíbula de arriba con la mala costumbre de traerme cada tres meses una prometida o enamorada nueva.  “Mamita, pienso casarme finalmente,” nos dice y con mi esposo nos alegramos mucho demasiado.  Joel tiene 36 pepas y todavía vive con nosotros sin pagar renta, ni siquiera sacar los tiestos de basura a la vereda, ni limpiarle la cajita al gato.

Joel, nos presentó recientemente una muchacha nacida y criada en el barrio Turunguel Bajo de Caguas, cerca del Guabate cuyo hablar es medio ajibarado. Epifanía es buena gente y de acuerdo con mi experiencia, quienes viven en el campo cerca de las vaquitas y los coquíes, todavía respetan, y no son como algunas de las nenas de por acá incordias, aunque no todas.

El primer día, Epifanía llegó al sagrado seno de nuestro apartamento aquí en la calle Main de Bridgeport, y enseguida me dijo, “usted se ve más joven que mi mamá y parece la hermana de su hijito.” ¿Se imagina tía por donde iba la bolita?

 “Joel nunca me hicía que usted era tan buena moza. Si parece una yegua joven como las criadas por papá allá en Juncos que tienen tremendas caderas,” me dijo y me hizo sonrojar. La verdad tía y entre usted y yo, no me agradó en absoluto la comparación con una yegua joven, pero entiendo de donde viene y no me ofendo tanto. De caderas, todavía los tipos me miran y mi esposo les menta la madre moviendo los labios.

Al principio yo pensé: es por ser la primera vez cuando a una recién la presentan y desea impresionar en la posible a la futura suegra, pero esta nena me alaba demasiado y yo no sé a este momento si creerle o si lo hace para caerle mejor a Joel, un muchacho muy delicado en sus elecciones de hembras y le ha dado de carambolas como a una docena estaban enamoradas de él.  Joelito es muy buen mozo y salió a mi hermano Teodocio a quien le decían el Gallito de Las Piedras y también El Potro Sacudón Orgásmico de Yabucoa.

Esta muchachita tiene ahora como sus 28 años (cerca a jamona), siempre me trae regalitos tales como patitas de lechón, muslos de gallina, ñame, yautía, aceite de oliva, o talco para los pies, y me dedica poesías.

Gladicita, usted no es blanca ni negrita,

Tiene el color del trigo maduro,

Y los ojitos oscuros,

¡Como aguacate, ay bendita!

Yo tía no puedo dejar de agradecerle porque veo a mi Joelito finalmente feliz y según Gladys, mi hijo es un “cerebro dormido” y cuando le despierten las neuronas sobrepasará a muchos sabios del municipio incluso al de los votos ausentes y el de los siete años. A mi hijo le gusta desde nene hacer inventos. Estos no resultan mucho como fue el caso del paraguas de metal para defenderse de los granizos; pero yo se lo alabo para estimularlo.  Nunca terminó la High pues se peleó con el Principal y se me frustró, pero sigue inventando. 

Por ejemplo, la semana pasada creó un sistema para nuestro perro.  El mecanismo es el siguiente. Cuando Donald desee orinar, tocaría una campana con la cola.  Lo probó dos veces, pero por algún motivo desconocido hasta el momento, el animalito no lo hizo la tercera vez y me meó la alfombra de la sala comprada en un especial en HomeDepot.

¿Debiera aceptar a Gladys como nuera o es que estoy lidiando con esas nenas lame ojo las cuales después le dejan los nietos a la abuela, en este caso yo?

Filomena (mis amigos me dicen Menin o Menita)


Respuesta

Querida Menita:

Se me viene de inmediato a la base occipital del cerebro lo siguiente: anima a Joselito a casarse los antes posible con la jibarita.  Ellas son buenas madres, crían muy bien a los potrillos y yegüitas, actúan como magnificas esposas, cocinan muy bien el bacalao y son excelentes nueras.

Si me describieras a otra parecida a las que se exhiben con minifaldas en los clubes o en las noches otoñales de Casona, te diría hay un problema porque muchas solo sirven para bailar perreo, hablar malo, aunque son tan calientes que planchan las blusas y camisas con la mano.

La muchacha se defiende muy bien escribiendo poesías y debieras sentirte complacida por la dedicada a tu persona. Sin ser algo para el Premio Nobel ni para publicar debido a la métrica y la ortografía, contiene sinceridad y esfuerzo genuino.

Ahora bien, en cuanto a Jonás, me preocupa su tendencia a levantarse tarde por la mañana, tomar una siesta después de almuerzo e inventar cosas insólitas, lo cual demuestra un desconocimiento de la psicología e idiosincrasia de los canes en el área de orinar y cuyo comportamiento no es cosa de improvisación.

El perro no requiere de campanas ni timbres para avisar su necesita de desaguar la vejiga urinaria. Usualmente ladran, te miran a los ojos, o mueven el rabo, las formas tradicionales usadas por estos simpáticos cuadrúpedos caninos para comunicarse con sus dueños o dueñas. 

No sé cual es la raza del can, pero hay algunos más inteligentes como es el caso de nosotros los humanos, unos rápidos de mente y otros más aletargados por razones extensas de enumerar.

Por una obra básica de caridad, instruye a Joel para conseguir un trabajito legal, aunque sea en un Dunkin Donuts y no se lo entregues con sus changuerías a esta muchacha jibarita.  Ella no merece el castigo de un inventor sin titularse de la High a quien le agrada dormir y meditar acerca de sus creaciones fatulas.  ¿Qué culpa tiene ella de desconocer los puntos que calza este Joel al que yo apodaría “hipoteca”?  

Aconséjalos para que se consigan un departamentito y ni por nada les ofrezcas un “rinconcito” en la casa ya que allí se te quedarán y tendrás que alimentar otra boca y tal vez alguna ya en camino.

Feliz Mes de la Hispanidad, estudia la verdadera vida de Columbus y suerte.

La Tía Julia.


Los pensamientos de Ramoncito.

“El tiempo pasa, nos pesa, a veces nos pisa y allí se forma una posa.  Párate en una esquina de la Park y observa como todo pasa y todo queda, porque lo nuestro es pasar, pasar tapando los hoyos de las calles, trabajos de nunca acabar.”

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top