En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Soñar no Cuesta Mucho… es Gratis

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Sergio Muñoz Santelices tuvo un problema y debido a esa complicación se ha estado comiendo un cable o como otros dicen, tomando sopa de cabeza o fastidiándose las neuronas. Su habitual tranquilidad ha sido interrumpida

Sergio tenía su automóvil estacionado en el aparcadero de un colegio universitario donde muchos van para convertirse en inteligentes. Al salir agotado de su trabajo nota como alguien le había dado un cantazo falaz en la parte posterior de su automóvil, exactamente encima del tapabarro del neumático izquierdo. En el área del golpe, se observan claramente marcas de pintura gris en la superficie ayer virginal del tono sublimemente blanco de su carrito. Ninguna nota de excusas con la identidad del dueño del otro autito, nada, nada.

“Me subió y descendió la bilirrubina, se me acelera el pulso a 130, y seguramente también la presión arterial apresurando el latir usualmente apacible de mi motorcito,” le dijo a su esposa absolutamente consternada y abatida por el golpe artero a su Honda del 2005 con solamente 87,621 millas.

¿Y fuiste a reclamar para así alguien se haga responsable por lo sucedido? le pregunta su media naranja cariacontecida esperando (¡Oh, Dios!) que la institución forrada en billetes le ayudara a reparar los perjuicios.

“Fui a la oficina de Seguridad y el encargado del estacionamiento me dijo con voz profunda y cavernaria, ‘vamos a revisar meticulosamente el video tomado por la tremenda cámara de seguridad proyectora de imágenes tridimensionales de la realidad.”

Anonadado por el gesto frustrado de Magaly, su esposa; Sergio agrega con una voz media floja, “me recomendaron llamar a la policía, abrir un caso y por supuesto comunicarme con la bendita compañía de seguros. Magaly, tengo miedo,” dijo Sergio sintiendo un ardor en el estómago ya afectado por episodios nefastos de un reflujo de jugo gástrico condenado que le despierta a las tres y media de la mañana, la hora de visitas de los muertos, como decía un poeta afectado por alucinaciones visuales y auditivas.

Sergio hizo, sin muchas esperanzas lo aconsejado, guarda con cuidado la tarjeta del caso policial y pa’ rápido lo ha llamado el agente de seguros, Mr. Pickering.Hummmmm.

“Mandaremos mañana mismo a nuestro super tasador para observar con una meticulosidad propia de un gato obsesivo, la devastación y perjuicios a su carrito…señor Muñoz, estamos con usted y le prometemos se hará lo imposible para resolver su problema. Siento en mi alma su dolor, desengaño, frustración y coraje,” le dijo el tipo.

Según le dijo Sergio a su amigo Cleto, al día siguiente a las 8:30 de la mañana en punto había llegado a su hogar el evaluador quien toma muchas fotografías del daño.

“Puede guiar su automóvil?” pregunta el tipo cuyo rostro pecoso semejaba un estacionamiento de moscas. “Si” responde Sergio con una voz débil por el insomnio y la preocupación.Allí mismo el sujeto saca una calculadora y comienza a tirar números, suma, resta, multiplica, tira más fotos y finalmente prometió llamarlo en media hora.“No sabe usted como le siento,” le dice con semblante de funeral y Sergio jura que vio una lagrima deslizándose por el ojo izquierdo del tipo alejándose cabizbajo.

“El caso es complicado porque no ha sido un choque, sino un accidente en el estacionamiento por lo cual nuestra solidaria compañía de seguros TrickQuickReponse debe afrontar cuantiosos gastos, dijo Mr. Toffet.

Sergio no fue a trabajar para lidiar con todos los líos relacionados con accidentes de este tipo, causantes de dolores de estómago, cólicos, y nerviosismo.

Cleto, el amigo de Sergio, le contaría a una amiga que como a la media hora, Sergio recibió una llamada del tal Mr. Toffet informándole que lamentablemente y debido a la cantidad de millas recorridas por el pobre Honda y el precio que costaría el arreglo de la carrocería del vehículo. la compañía prefería declarar la pérdida total, integral, sistemática y absoluta del carrito.“¡Oh, no!” habría exclamado Sergio.

 “Lo que le dio coraje a mi amigo Sergio fue lo siguiente: El Honda Sedan, cuatro cilindros con todos los hierros y rodando sin ruidos misteriosos ni amortiguadores que sonaran como matre después de luna de miel, tenía un valor de $2,100 billetes.El arreglo de la avería costaría según Mr. Toffet $3,229 y 99 centavos pues se debería conseguir las piezas en Tokio, reemplazar la puerta izquierda, el tubo de escape y la tapa de las bielas. En otras palabras, pérdida total,” le contaba Cleto a su amiga. “Este es un robo a la luz del astro sol.Lo arreglan con 800 billetes y lo revenden a $5,000,” dijo la jeva en el lecho de un hotelito en el Berlin Turnpike.

Era cierto. Sergio saca las cuentas y lo habían puesto ante la terrible perspectiva de adquirir o alquilar otro vehículo significando una deuda más en instantes críticos de pago de ciertos compromisos con el IRS ($650) y afrontar el cambio de tres ventanas antes de la llegada del crudo invierno ($900). Desesperado Sergio habla con un amigo de un primo lejano, hijo de un muchacho experto en arreglos de carrocería a quien había afectado una artritis del mero. Este verdadero ángel por causalidad llamado Ángel de Dios (más conocido como Papo), dijo solucionarle el dilema por $1,400 billetes añadiendo sin arrugarse lo siguiente, “los de las compañías de seguro son unos paqueteros.Por 100 billetes extras te presto mi camioneta mientras consigo la puerta. Dame $1,000 y los otros 400 para fines de noviembre.”

Sergio es ahora un hombre feliz. De las cámaras de video nunca se supo, no volvió a hablar con el paradero de moscas y guarda la tarjeta del policía por si las moscas. ¡Ah! También le cambio al Honda el aceite por $57 dólares y lo preparó para el invierno.

Sin embargo, y de acuerdo con su esposa, ha desarrollado la extraña manía de fotografiar los automóviles estacionados en su lado e inspeccionar con detenimiento su cochecito Honda.Uno nunca sabe.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top