En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Estudiante hispana pregunta ¿Qué pasa con nuestra historia?

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Por Christopher Peak

Al alcanzar el tercer grado, Jayline Hernández Gómez sintió que faltaba algo en su educación. Aunque aprendió sobre la brutalidad del comercio transatlántico de esclavos, sus lecciones omitieron cómo Estados Unidos mantuvo el control de Puerto Rico, disparando ametralladoras contra los manifestantes en la década de 1930.

Al proponer un plan de estudios más inclusivo, la estudiante de ultimo año de la New Haven Academy, agregó su voz al debate en curso en la reunión de la Junta de Educación del martes por la noche en la Escuela King-Robinson sobre cómo las escuelas pueden reflejar mejor la nueva realidad de que casi la mitad de todos los estudiantes de New Haven ahora se identifican como hispanos.

Jayline Hernández Gómez le pide a la junta escolar que haga de la historia latinoamericana parte del plan de estudios.

Hernández Gómez dijo que es más importante enfocarse en lo que aprenden los niños, especialmente sobre la historia de América Latina y el Caribe, que en la raza de la persona que enseña.

“Aunque vengo de una familia sin educación académica, no fue que mis padres no me educaron”, leyó Hernández Gómez durante un comentario público de tres minutos. “El fallo vino de mis clases de historia “.

“He pasado 10 años en las Escuelas Públicas de New Haven, y lo que he aprendido apenas contrarresta la falsa narrativa de que los hispanos en Estados Unidos son incultos, flojos, violadores y narcotraficantes”, continuó. “Mis padres, aunque nunca terminaron la escuela secundaria, me han enseñado más acerca de ser un puertorriqueño independiente, exitoso y conocedor que lo aprendido en la escuela”.

La joven dijo que la educación era especialmente importante para ella porque se siente como si fuera “una estadística más”. Su madre quedó embarazada por primera vez a los 16 años, en un momento en que su padre estaba encarcelado. Pero les agradeció por, además de enseñarle a cocinar arroz con pernil y jugo de quenepas, a “cómo llevarnos, cómo esforzarnos por ser algo más que el promedio y cómo luchar por lo que merecemos”.

Jayline dijo que desearía que el sistema escolar hubiera hecho más para permitir una reflexión sobre lo que es ser un puertorriqueño adolescente en New Haven, donde los policías les dicen ¡lárguense!, una orden que tiene connotaciones muy negativas.

“El sistema escolar en el que me desenvuelvo, se enorgullece de celebrar la diversidad, pero los estudiantes solo aprenden sobre la historia hispana y latina durante el Mes de la Herencia Hispana”, dijo Hernández Gómez. “Para el tercer grado, las crueldades de la esclavitud americana habían sido perforadas en mi cabeza”. Jayline entonces se cambió para las clases en español. “Pero no sabía por qué ocurrió la masacre de Ponce en 1937”, cuando los policías dispararon contra 200 puertorriqueños que marchaban por la nacionalidad, “y por qué la policía quería ocultarlo”.

Yesenia Rivera, la única latina en junta  escolar y la única que entendió las palabras en español de Hernández Gómez no se pudo contener y la aplaudió.

El alcalde Toni Harp discute la equidad con otros miembros de la junta escolar en la reunión del martes.

“El plan de estudios”, agregó Jayline, “no incluía espacio para nuestras experiencias actuales y cómo se conectan con la historia de prejuicios de Estados Unidos”.

La joven le dijo a The Independent más tarde que había tenido que aprender sola. Ella dijo que investigó la Masacre de Ponce por su cuenta, mientras escribía su tesis junior en la New Haven Academy. Dijo que deseaba que esa historia hubiese sido parte de sus estudios durante la última década.

Dejó claro que volverá a las reuniones de la Junta de Educación, para seguir conversando sobre el plan de estudios y también a los escalones de los edificios del gobierno, para protestar por las detenciones de inmigrantes, como la de Mario Aguilar Castañon, el joven de Wilbur Cross que enfrenta deportación.

Su discurso provocó una inesperada discusión entre los miembros de la Junta de Educación, sobre en qué deberían concentrarse los maestros, especialmente en las clases de historia y literatura.

La alcaldesa Harp dijo que, si bien una nueva ley estatal requiere asignaturas optativas sobre la historia afroamericana y latinoamericana en las escuelas secundarias de todo el estado, el distrito debe asegurarse de que cada aula esté al día con un plan de estudios culturalmente receptivo.

Tamiko Jackson-McArthur, una mujer negra que se desempeña como secretaria de la Junta de Educación, dijo que no quería repetir lo que les sucedió a sus propios hijos, a quienes se les pidió, en la escuela primaria, que completaran una hoja de trabajo que decía: “Describa cómo sus antepasados vinieron a los Estados Unidos y los obstáculos que enfrentaron. Tuve que explicar demasiadas cosas a mis hijos”, dijo Jackson-McArthur

La alcaldesa Harp sostuvo que es importante que las instituciones públicas enseñen una variedad de perspectivas.

Harp dijo “esencialmente permitimos que la defensa de nuestra propia historia que hacemos, sea vista como algo que sirve para hacernos sentir mejor. Pero la verdad es que este país realmente necesita comprender sobre cuales espaldas se ha construido, en términos de toda su gente “.

Jayline Hernández Gómez se sentó durante toda la reunión de la junta escolar de tres horas del martes por la noche, escuchando el debate sobre cómo las escuelas de la ciudad podrían ser más equitativas.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top