En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Los compradores de casas con cimientos que se desmoronan perdieron ante decisión Suprema

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HARTFORD.- Recientemente alertaba a nuevos compradores de casas o condominios para que intentaran en lo posible adquirir estructuras habitacionales construidas antes o durante la década de los años 50.”

La razón de esta recomendación se basa en la mala calidad de materiales de construcción que caracterizan las décadas posteriores cuando en medio del apogeo y fiebre de la venta y compra de casas, se reemplazaron las vigas reales con frágiles piezas de tablas ensambladas, se inició el infame uso de madera reciclada para las paredes, y los cimientos se construyeron con un mineral químico llamado pyrrhotite que se re quebraja cuando se expone al oxígeno o al agua.

En el caso de los cimientos, recordaba una parábola de Jesús que tal vez hacía reír a sus oyentes cuando decía: “una casa no se puede construir sobre arena, sino en roca o piedra sólida.”Esto lo expresaba hace mas de dos mil años y habría echo reír a sus oyentes.

Pero regresemos al problema actual que afecta hoy a miles de familias en Connecticut.

Para confundir mas aun a los nuevos compradores sin experiencia, engañados o sin información de expertos (olvídese de los ingenieros que usualmente miran para otro lado y cobran religiosamente sus honorarios); muchas construcciones tienen en las paredes exteriores revestimientos fatulos de ladrillos distintos a las sólidas construcciones hechas de este legendario material por experimentados albañiles portugueses, italianos o latinos en las primeras décadas del siglo XX.

En décadas donde se privilegió la construcción fatula desde los años 60’ y hasta la actualidad; se estima que en Connecticut hay unos 34,000 hogares en la región Este y Norte de Connecticut que podrían estar afectados por cimientos que se han resquebrajado y anuncia un posible desmoronamiento.

Los reclamos de los frustrados compradores llegaron a la justicia cuando las compañías de seguros dijeron que “no pagarían por los años,” y se apeló a las autoridades y a los políticos haciéndose público el escándalo de los cimientos.

La mala noticia es que este pasado martes la Corte Suprema de Connecticut determina lo siguiente.

“La industria de los seguros en los contratos no reúne la definición de colapso como un ítem a pagarse,” con lo cual estas poderosas y al parecer omnipotentes empresas que se inician en los 1800, asegurando antes de la guerra civil hasta a los mismos esclavos considerados como propiedad de sus amos; NO se harán responsables por los pagos de caras reparaciones.

De hecho, para lidiar eficazmente con los cimientos resquebrajados; se deben utilizar montacargas especializados que levantan las murallas y los techos de las casas afectadas para de este modo dejar a la vista las bases de sustentación, repararlas o reemplazarlas, aunque de hecho únicamente se les da un “bañito de cemento o una manito de gato,” dijo Debbie McCoy quien es la dueña de un condominio con fallas estructurales en sus cimientos.

“La resolución de la Corte Suprema ha determinado que no podemos defender nuestro derecho a reparaciones y no tenemos una forma para disputar el lenguaje con letra chica en los contratos de las aseguradoras,” dijo McCoy quien invirtió sus ahorros de años de trabajo arduo en la construcción.

La Coalición de Connecticut en contra de las Bases/Sótanos Resquebrajados y en vías de Desmoronarse, dio a conocer una declaración pública frente a la decisión de la Corte Suprema expresando que la determinación legal fue un motivo de franca frustración y los dueños de casas o condominios afectados lamentan una vez más, se les deja sosteniendo un “saco de promesas vacías.”

“Estaba segura de los siguiente: la Corte Suprema llegaría a una determinación legal CONTRARIA a la de los propietarios de casas con los cimientos que se desmoronan, pero aun así esperaba estar equivocada. Hoy estoy muy desilusionada y solamente ruego y espero en Dios,” dijo esta propietaria cuya hija posee otra casa con el mismo problema de un posible derrumbe de cimientos.

Durante la presentación de argumentos frente a los jueces ocurrida el pasado diciembre, los abogados de los propietarios afectados le pedían a la Corte Suprema que la definición de “colapso” usada por la compañía de seguro cuando hay daños mayores en una construcción, cubrieran también aquellos danos asociados con los cimientos en vías desmoronarse.

Las aseguradoras ya de un modo rutinario han rechazado y negado las peticiones de los propietarios cuyas casas están aseguradas, respondiendo que el deterioro de los cimientos “no constituye un colapso estructural” dejando así a las víctimas de este desastre enfrentando un gasto que fluctúa entre los $185,000 y 350.000 dólares para las reparaciones que representa en si la compra de una casa nueva y otra hipoteca, además de los seguros con letra chica en los contratos.

Eric George, presidente de la Asociación de Compañías de Seguro de Connecticut dijo, “las compañías de seguros NUNCA intentaron cubrir los costos de reparaciones o reemplazos de cimientos en peligro de derrumbarse y hemos sido consistentes en este aspecto.”

George reconoció que el problema es serio y el estado de Connecticut (no ellos) han creado un sistema para establecer un marco de acciones dirigido a una solución viable y a largo plazo para los consumidores y familias de Connecticut,” dijo.

El congresista Joe Courtney ha hecho llamados a las compañías y respondan y ayuden a los dueños de las propiedades dañadas, ayudando a las víctimas de esta verdadera estafa a corregir el problema.

“La decisión de la Corte Suprema es un premio para la industria de los seguros” añadió Courtney.

Como un magro consuelo, los afectados y afectadas pueden usar ahora o en el futuro los fondos de Connecticut Foundation Solutions Indemnity Company para pagar por el reemplazo de los cimientos.

La decisión Suprema no afecta el acceso de personas que así lo requieran y lo soliciten a los 133 millones de fondos en reparaciones de los cimientos o tengan acceso a otros beneficios.

En el pasado y cuando se detectó el problema, la legislatura alertada por las víctimas del engaño, ha intentado inútilmente aprobar legislación requiriendo a las compañías de seguros se hagan responsable de estos defectos de construcción, pero hasta ahora sin resultados.

Por todo esto, protéjase y asesórese cuando adquiera una casa o condominio a los que ingenieros corruptos declararon al momento de firmar el contrato de compraventa “estar en buenas condiciones.” Después de la firma, los contratistas conocedores de los productos fatulos utilizados desaparecen del mapa o venden las propiedades a otras compañías con el embeleco de LLC (responsabilidad legal limitada), lo cual es una fuente de chanchullos.

Como decía Jesús, no adquiera propiedades erguidas sobre arena y consígase un abogado honesto que lea la letra chica de los contratos de compraventa y seguros. No confié tampoco en los informes de cuentas alegres de los ingenieros que juran que la propiedad y construcción están en perfectas carnes, y finalmente desconfíe de los contratistas.Consiga además propiedades o condominios construidos antes de los años 50’ con materiales confiables y duraderos.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top