En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Supuesto chantaje por parte de operarios de grúa

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Por Paul Bass

NEW HAVEN INDEPENDENT.- El propietario de una controvertida empresa de remolques, volvió a tener problemas con las autoridades municipales, después de que sus empleados supuestamente comenzaron a remolcar sin causa justificada, el vehículo de un enfermero profesional, y luego trataron de obligarle a pagar en efectivo sin ninguna razón.

Reyes: Estamos tomando medidas enérgicas.

El jefe policial, Otoniel Reyes, se propone reunirse esta semana con el dueño de la compañía, Anthony Monaco, y suspenderlo de la rotación de grúas autorizadas para transportar automóviles estacionados ilegalmente.

“Esto está cambiando”, declaró Reyes en una entrevista con The Independent. “Vamos a ponernos fuertes estos tipos” que violan las reglas de remolque de la ciudad. Reyes dijo que, en el último año, el departamento intensificó la vigilancia sobre las compañías especializadas y tuvo que sacar de servicio a algunas de ellas.

Reyes dijo que dos grúas que trabajan para el Centro de automóviles de alta tecnología Anthony Monaco, estaban el 2 de febrero, “al acecho” de personas que estacionan en un lote fuera del complejo Sherman Townhouses en 559 Sherman Pkwy., en Newhallville.

Un enfermero profesional llamado Naim Langston estacionó su Acura TLX 2018 en el parqueo, para visitar a pacientes en el edificio ese día. Dijo que notó las dos grúas esperando afuera con sus camiones. También notó que el estacionamiento no tenía ningún letrero que dijera “No estacionar”.

Langston, un ex asistente de despacho del departamento de policía, ahora trabaja ofreciendo asistencia de enfermería a pacientes con enfermedades mentales, para una compañía llamada Elara Caring. Ha estado visitando pacientes en el edificio durante más de un año, dijo, sin encontrar ningún problema de estacionamiento.

Dijo que una vez que terminó de visitar al paciente en el edificio del 449 de Sherman, salió y encontró que su Acura estaba enganchado a uno de los dos camiones grúas de Anthony.

Preguntó a uno de los conductores de las grúas por qué estaba remolcando su automóvil.

“Me dijo que yo era un visitante no autorizado dentro del complejo”, escribió Langston más tarde en una carta al jefe policial Reyes. “Le mostré mis credenciales de enfermero y le expliqué por qué estaba dentro del complejo. Además, le pregunté si como cortesía profesional, dejaría mi vehículo libre”.

A esta solicitud, el empleado supuestamente respondió que Langston “tenía que pagarle cien dólares en efectivo” para poder liberar su vehículo.

Langston se negó y en lugar de pagar el dinero solicitado, se sentó dentro de su auto y llamó a la policía.

Mientras tanto, los dos empleados de Anthony se le acercaron, informándole que “cuanto más tiempo estuviese conectado mi vehículo a la grúa, más dinero me costaría, pues el costo se duplicaría, triplicaría y hasta cuadruplicaría cada 15 minutos”.

Langston ignoró la amenaza y entonces, “ambos operadores se enfurecieron y comenzaron a maldecir “. Se volvieron agresivos y hostiles, exigiéndome que les pagara cien dólares en efectivo”, escribió Langston. “De hecho, sentí que me estaban extorsionando”.

Ante esa actitud, Langston subió el vidrio de su ventana y permaneció allí dentro de su vehículo, hasta que llegó la agente Monique Moore. Después de hablar con todos y verificar las credenciales de Langston, ella les pidió a los operadores de las grúas que liberaran el vehículo. Ellos se negaron. Moore, quien fue “amable, paciente y profesional en todo momento”, según Langston, dijo que no podía hacer nada más. Langston pidió hablar con el supervisor de la agente policial.

El supervisor, sargento Brian McDermott, llegó a la escena. Langston le mostró su identificación y “le informó que todavía tenía seis pacientes más para ver ese día”.

El sargento McDermott, después de caminar por el estacionamiento y no encontrar señales de “No estacionarse”, le pidió al dúo de la compañía de Anthony, que liberaran el vehículo de Langston, lo cual hicieron, dijo Langston.

Después de recibir la comunicación de Langston el jefe policial Reyes, le pidió a Brian Pazsak, el agente encargado de monitorear el sistema de remolque por grúas del departamento policial, que investigara.

Pazsak dijo a The Independent que confirmó la versión de Langston. Dijo que los operarios de Anthony transgredieron dos términos de las reglas de remolque de la ciudad: las grúas deben liberar un vehículo sin imponer ningún cargo, si el propietario aparece en la escena antes de ser remolcado, o incluso si el propietario aparece antes de que las grúas se hayan alejado menos de una cuadra. Además, las grúas nunca pueden aceptar dinero en efectivo a menos que proporcionen un recibo.

Reyes dijo que planea suspender a Anthony de la lista de grúas remolcadoras por 90 días. Diez grúas son parte de la lista, lo que les da derecho a remolcar autos que los policías multan en lugares sin estacionamiento (especialmente durante las horas pico), en lugares que bloquean las entradas y salidas y, de todas maneras, donde no está permitido el estacionamiento.

Anthony Monaco.

Anthony Monaco no devolvió varias llamadas que le hicimos en torno de esta historia.

Mónaco dirige tres negocios de remolque legalmente separados desde el mismo local de Gando Drive en New Haven, cerca de la línea North Haven: el Centro de automóviles High Tech de Anthony, Lombard Motors y el Garaje de Fountain. Ha tenido problemas con las reglas de remolque del departamento de policía de la ciudad en otras ocasiones.

En 2008, la entonces jefa policial, Stephanie Redding suspendió a una de las compañías de remolque de Mónaco, por cobrar de más a un cliente y usar un camión no aprobado para ese servicio.

A principios de ese año, Monaco fue acusado de establecer una segunda compañía falsa, para tratar de ganar dos lugares en la lista de remolque de la ciudad en lugar de uno. Afirmó que su entonces esposa dirigía por separado una de las compañías en la propiedad que poseía.

En 2009, las autoridades de la ciudad determinaron que Mónaco estaba usando un camión en el que debía impuestos, para remolcar automóviles en los que, precisamente, los propietarios debían impuestos. Ese año también fue separado del programa de remolque.

De acuerdo con el agente Pazsak, en 2017, el departamento de policía suspendió a la compañía de Mónaco, después que una de sus grúas remolcó indebidamente un automóvil durante una tormenta de nieve,

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top