En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Coronavirus cobra saldo desproporcionado a minorías en EEUU

Charlton Rhee posa para una foto en la ciudad de Nueva York el 18 de agosto del 2020. Rhee, cuyos padres emigraron de Corea del Sur, los perdió a ambos por el COVID-19. Alrededor de 215.000 personas más que lo usual murieron en Estados Unidos en los primeros siete meses del 2020, lo que indica que el número de vidas que se perdieron por el coronavirus es mucho mayor que el saldo oficial. Y la mitad de los muertos fueron personas de color _ negros, hispanos, indígenas y, a un nivel hasta ahora no reconocido, asiáticos. (AP Photo/Marshall Ritzel)
Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Alrededor de 215.000 personas más que lo usual murieron en Estados Unidos en los primeros siete meses de 2020, lo que indica que el número de vidas que se perdieron por el coronavirus es mucho mayor que el saldo oficial. La mitad de los muertos fueron personas que no son de raza blanca: negros, hispanos, indígenas y, a un nivel hasta ahora no reconocido, asiáticos.

Las nuevas cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) resaltan una marcada disparidad: las muertes entre las minorías durante la crisis han aumentado mucho más que entre los estadounidenses de raza blanca.

Para el final de julio, el saldo oficial de muertes en Estados Unidos por COVID-19 era de alrededor de 150.000. Ha aumentado desde entonces a más de 170.000.

Pero las autoridades de salud pública han sabido desde hace tiempo que algunas muertes por coronavirus, especialmente a inicios de la pandemia, fueron atribuidas a otras causas y que la crisis podría haber llevado indirectamente a la pérdida de muchas otras vidas al desalentar a personas con otros padecimientos graves a buscar tratamiento.

Un conteo de muertes por todas las causas durante el período de siete meses arroja lo que según los expertos es una imagen más completa y alarmante del desastre y sus dimensiones raciales.

Las personas de color son poco menos de 40% de la población de Estados Unidos, pero representaron aproximadamente 52% de todas las “muertes en exceso” sobre lo normal hasta el final de julio, de acuerdo con un análisis de The Associated Press y The Marshall Project, una organización noticiosa sin fines de lucro que cubre el sistema de justicia penal.

“El saldo de la pandemia muestra lo ubicuo que es el racismo estructural”, dijo Olugbenga Ajilore, economista del Center for American Progress, una organización de políticas públicas en Washington.

Los datos iniciales de casos, hospitalizaciones y muertes revelaron un efecto especialmente grande en negros, hispanos e indígenas, una disparidad atribuida a un acceso desigual a la atención médica y las oportunidades económicas, pero los incrementos en los números de muertes por razas no fueron reportados hasta ahora, como tampoco lo fue la carga desproporcionada sobre los estadounidenses de origen asiático.

Con los nuevos datos, los asiático-estadounidenses se suman a negros e hispanos entre las comunidades más azotadas, con las muertes en cada grupo arriba al menos 30% este año comparado con el promedio de los cinco años anteriores, concluye el análisis. Las muertes entre los indígenas estadounidenses subieron más de 20%, un conteo claramente menor que el real debido a la falta de datos. Las muertes entre los blancos subieron 9%.

El saldo entre los asiático-estadounidenses ha recibido menos atención, debido quizás en parte a que los números de quienes han muerto —unos 14.000 más que lo normal este año— son mucho menores que entre otros grupos. Aun así, el incremento de 355 entre los asiáticos es el segundo más elevado, después de los hispanos.

Cada año, mueren como promedio unos 1,7 millones de personas en Estados Unidos entre enero y el final de julio. Este año, la cifra fue de alrededor de 1,9 millones.

De las posibles 215.000 muertes adicionales por encima de la norma hasta el final de julio —un total que ha aumentado a hasta 235.000— la mayor parte fueron atribuidas oficialmente a infecciones con coronavirus. El resto fueron atribuidas a otras causas, incluso problemas cardíacos, hipertensión y otros tipos de padecimientos respiratorios.

CDC no ha provisto aún un desglose por razas o etnias de las muertes por otras causas. Los nuevos datos son considerados provisionales y sujetos a cambios a medida en que llegue más información. Ciertas categorías de muertes —suicidios y sobredosis de drogas, por ejemplo— a menudo requieren largas investigaciones antes de la asignación de una causa.

El efecto desproporcionado del brote en las comunidades de color no se limita a una región específica del país.

El virus azotó inicialmente las áreas urbanas de las costas este y oeste del país. ero de acuerdo con la estudiosa Carrie Henning-Smith, de la Universidad de Minnesota, esas disparidades se han visto también a medida en que el virus se disemina por el país hacia estados del sur y el oeste con grandes poblaciones rurales.

Por ejemplo, Arizona reportó casi 60% más muertes de indígenas en lo que va de año comparado con los años previos y Nuevo México registró un aumento de más de 40%. Entre los dos estados, han muerto 1.100 indígenas más que lo normal.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top