En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Se fusionan dos agujeros negros en uno de tamaño inédito

La ilustración difundida por LIGO/Caltech en septiembre 2020 muestra dos agujeros negros de masa solar 66 y 85 que se estrellan siguiendo trayectorias en espiral para formar el agujero negro GW190521. Los laboratorios LIGO y Virgo detectaron las ondas gravitatorias de la fusión en mayo de 2019. (LIGO/Caltech/MIT/R. Hurt (IPAC) via AP)
Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Los agujeros negros no dejan de causar extrañeza, incluso a los astrónomos. Acaban de detectar la señal de una antiquísima colisión violenta de dos agujeros negros que crearon uno nuevo de tamaño jamás visto.

“Es la explosión más violenta desde el Big Bang que haya observado la humanidad”, dijo el físico Alan Weinstein del Instituto Tecnológico de California, miembro del equipo que efectuó el descubrimiento.

Los agujeros negros son regiones del espacio tan densas que ni siquiera dejan escapar la luz. Los observados hasta ahora por los astrónomos eran de dos tamaños en general. Unos son “pequeños”, llamados agujeros negros estelares, formados cuando se colapsa una estrella y su tamaño es aproximadamente el de una ciudad pequeña. Los otros son los supermasivos, millones o miles de millones de veces más masivos que nuestro Sol, en torno de los cuales giran galaxias enteras.

De acuerdo con los cálculos de los astrónomos, no tenía sentido que los hubiera de dimensiones intermedias porque las estrellas que crecían demasiado antes de colapsar se consumen sin dejar agujeros negros.

Según los científicos, el colapso de una estrella no podía crear un agujero negro estelar mucho mayor que 70 veces la masa de nuestro Sol, dijo el físico Nelson Christensen, director de investigaciones del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia.

Pero en mayo de 2019 dos detectores captaron una señal que resultó ser la energía de dos agujeros negros estelares —cada uno de ellos demasiado grande para ser un estelar— que chocaban entre sí. Uno tenía 66 veces la masa de nuestro Sol y el otro 85 veces esa masa.

Resultado de ello fue el primer agujero negro intermedio que se haya descubierto con 142 veces la masa de nuestro Sol.

En la colisión se perdió una enorme cantidad de energía bajo la forma de una onda gravitatoria, que viaja por el espacio a la velocidad de la luz. Esa es la onda que captaron el año pasado los físicos en Estados Unidos y Europa por medio de detectores llamados LIGO y Virgo. Tras descifrar la señal y verificar el trabajo, los científicos publicaron los resultados el miércoles en las revistas especializadas Physical Review Letters y Astrophysical Journal Letters.

Debido a que los detectores permiten captar las ondas gravitatorias como señales de audio, los científicos pudieron escuchar la colisión, que por ser tan violenta y dramática, duró apenas una décima de segundo.

“Suena como un golpe sordo”, dijo Weinstein. “No suena como gran cosa en un parlante”.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top