En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Gobierno obliga a dueño de McDonalds pagar horas extras a sus empleados

Con el apoyo del Sindicato 32BJ y la presión de las autoridades del Estado, el Departamento de Trabajo obligó a que se pague las horas extras a los trabajadores de McDonalds del paradero de la carretera I-95.
Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

DARIEN. En los últimos días los trabajadores de McDonalds de la Plaza de servicio Project Services de la I-95, han comenzado a recibir cheques por cientos e incluso miles de dólares del propietario de este restaurant de comida rápida, George Michell, ante el veredicto del Departamento de Trabajo del Estado, quien dictaminó que los trabajadores “están sujetos a la aplicación de salarios estándar”.

Los cheques siguen una investigación de reclamos presentadas ante el Departamento de Trabajo de Connecticut por trabajadores de plazas de servicio en muchas tiendas diferentes en todo el estado. La agencia concluyó partes de su investigación y los trabajadores recibieron recientemente cheques atrasados de McDonalds operado por Michell Enterprises LLC por un total de cientos de miles de dólares.

Una carta del 1 de julio del 2015 de la comisionada laboral de Connecticut, Sharon Palmer, a los abogados del contratista de plazas de servicio Project Services, declaró que los trabajadores de las plazas “están sujetos a la aplicación de salarios estándar”. 

Además de los trabajadores de McDonalds, los trabajadores alegaron que los operadores de franquicias de marcas como Sbarros, Dunkin ‘Donuts, Panda Express y Taco Bell tampoco han pagado el salario estándar estatal. Los trabajadores de todas estas tiendas presentaron reclamos al Departamento de Trabajo para su examen.

“Mis compañeros de trabajo y yo hemos estado recibiendo cheques por los cientos de horas que nos pagaron mal”, dice Rosa Franco, quien trabajó en el McDonald’s Darien Northbound durante 13 años hasta que fue despedida en marzo. 

“Pero esto es solo una reivindicación parcial. Creo que los gerentes de la tienda usaron la pandemia como excusa para deshacerse de todo el turno de noche, que tenía algunos de los trabajadores más experimentados en la tienda, solo porque exigimos un trato justo. Los que continúan trabajando todavía no tienen tiempo pagado el tiempo por enfermedad, todavía enfrentan abusos por parte de la gerencia y aún no reciben la capacitación o protección adecuadas. Los controles son una victoria en nuestra lucha, pero los abusos continúan y seguiremos aumentando nuestras voces hasta que se detengan”, indicó Franco. 

“A medida que se acerca el Día del Trabajo, estamos orgullosos de haber ayudado a los trabajadores a lograr una victoria en su lucha por el simple respeto”, dijo Juan Hernández, vicepresidente de 32BJ SEIU, que ha estado ayudando a los trabajadores a organizarse durante el año pasado.

 “Pero no podemos descansar en esta victoria. En esta pandemia, la lucha por el respeto se ha convertido en una lucha por la supervivencia. Los abusos que enfrentan estos trabajadores en este McDonald’s se están reproduciendo en otras tiendas y en otras plazas de servicio de Connecticut. Toda la plaza de servicio los proveedores deben abordar la falta de salarios y beneficios adecuados, la negativa a traer de regreso a los trabajadores despedidos durante la crisis y la falta de atención adecuada a los problemas de seguridad”, señaló Hernández. 

En todo el país, los cocineros y cajeros de McDonald’s se declararon en huelga, abandonaron el trabajo, organizaron caravanas de automóviles y marcharon por las calles para protestar por la falta de seguridad de los trabajadores de McDonald’s. Desde California hasta Chicago, Florida y más allá, los brotes de COVID-19 han dejado a decenas de trabajadores enfermos, poniendo en riesgo a sus familias, clientes y comunidades.

 Meses después de la pandemia, los trabajadores de McDonald’s continúan luchando por el PPE adecuado, la licencia por enfermedad pagada y las protecciones integrales de COVID-19 en el trabajo, así como un salario mínimo de 15 dólares en todo el país y el derecho a unirse en un sindicato.

Con 175.000 miembros en once estados y Washington D.C., incluidos 5.000 miembros en Connecticut, 32BJ SEIU es el sindicato de trabajadores de servicios a la propiedad más grande del país.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top