En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

El estado cierra el acceso al “programa de asistencia de emergencia de alquiler” por Covid

Ruiz en los escalones de su edificio de apartamentos, por ahora.
Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Por Sam Gurwitt

El estado ha cerrado el acceso a un programa de asistencia de emergencia para alquileres, dejando incluso a solicitantes “afortunados” como Jonathan Ruiz, inseguros de si obtendrán el dinero prometido.

En julio, el estado anunció el fondo de 10 millones de dólares de la Ley CARES, llamado Temporary Rental Housing Assistance Program (TRHAP) (Programa de Asistencia para la Vivienda de Alquiler Temporal). Este programa brindará asistencia a los inquilinos que se atrasen en el pago de sus alquileres debido a la pandemia.

En ese momento, los activistas en materia de vivienda, dijeron que les preocupaba que el fondo no fuera lo suficientemente grande como para satisfacer la demanda a mediano y largo plazo.

Los temores de los activistas se han hecho realidad. El Departamento de Vivienda (DOH), recientemente publicó un aviso en el sitio web de TRHAP, anunciando que el programa está ahora cerrado a nuevos solicitantes.

“Debido al abrumador número de solicitudes de asistencia recibidas, el THRAP se cerrará de inmediato”, dice el aviso en el sitio web. “Por favor, tener en cuenta que, si el Congreso y la Administración Federal aprueban la financiación apropiada para reiniciar este programa, el Estado está preparado para hacerlo”.

El portavoz del Departamento de Vivienda, Aaron Turner, dijo que el departamento puso fin al programa de admisión a las 5 p.m. el 28 de agosto.

“Actualmente estamos evaluando más de 7.000 propuestas que se han recibido desde que el programa se abrió el 15 de julio”, escribió en un correo electrónico al Independent. “Es la intención del Departamento reanudar la admisión, después de que hayamos tenido la oportunidad de examinar una parte significativa de estas presentaciones”.

Afortunadamente para él, Ruiz solicitó al programa antes de que el estado lo cerrara. Es uno de esos primeros 7.000 “afortunados”, cuyas solicitudes aún se están procesando. Puede que aún reciba ayuda del estado para hacer los pagos de alquiler que no pudo hacer a partir de mayo. Pero ya han pasado dos meses, y todavía no se sabe si la ayuda está en camino.

Hasta finales de septiembre, Ruiz permanecerá con su pareja y sus dos hijos, en el apartamento de la avenida Mix en Hamden, donde viven desde hace un año. Pero con una solicitud de asistencia para el alquiler aún pendiente meses después de haberla solicitado y con una deuda creciente, Ruiz dijo que no podía renovar el contrato de alquiler.

Hasta que él y su familia puedan encontrar una vivienda más permanente, se mudará con su madre a Milford. Su novia y sus hijos, se mudarán con la madre de ella en Hamden.

“Un hogar propio”

Cuando la pandemia golpeó, Ruiz estaba trabajando en una planta de almacenamiento. Trabajó durante marzo y parte de abril. Luego tomó las dos semanas de vacaciones pagadas que se le permitieron.

Ruiz dijo que está en recuperación de una enfermedad similar al cáncer de médula ósea. Cuando tuvo un tiempo libre, fue a ver a sus médicos. Dijo que le advirtieron que no debía volver a trabajar porque era demasiado arriesgado.

Ruiz continuó con su permiso, sin sueldo, durante dos meses. Su empleador, dijo, le dijo que ya no podía mantener su puesto, y que tenía que privarse de él.

Dijo que logró obtener prestaciones por desempleo durante la primera parte del verano, pero que se agotaron porque ya había utilizado parte de su asignación por desempleo antes de la pandemia. Su pareja también estaba en el paro, y cuidaba de los niños. Una vez que el subsidio de desempleo se agotó, no tuvo ninguna fuente de ingresos.

Ruiz dijo que pudo pagar el alquiler en marzo y abril, pero no ha podido hacerlo desde entonces. Se atrasó en el pago del alquiler en 7.000 dólares, de los cuales ha logrado pagar 1.000 hasta ahora.

Recientemente consiguió un trabajo a medio tiempo en Bev Max, en Hamden, que le ayudará a cubrir algunos de los gastos de la familia, pero todavía está esperando a ver si puede conseguir ayuda para el alquiler.

Ruiz dijo que solicitó la ayuda del TRHAP apenas el programa estuvo disponible en julio. Dijo que presentó todo el papeleo tan rápido como pudo. Le dijeron que era elegible, y le asignaron un encargado del caso.

Sin embargo, desde que presentó su solicitud, no ha escuchado nada. Dijo que llamó a su asistente social y dejó mensajes, y envió correos electrónicos, pero aún no ha recibido ninguna respuesta.

Renovar su contrato de alquiler no era una opción, dijo, porque sólo acumularía más pagos de alquiler sobre los que él y su familia ya no han podido cumplir. Así que tendrá que vivir separado de su familia hasta que él y su novia puedan encontrar un ingreso más estable y un lugar para vivir juntos.

“Ahora mismo lo primero son mis hijos”, dijo. “Mi preocupación es que sean felices, que estén seguros y que tengan un hogar. Un hogar propio”.

Ruiz dijo que sus hijos están aceptando el cambio. Su hijo es demasiado joven para entender lo que está pasando. Su hija está actualmente en la escuela Shepherd Glen, aunque está estudiando completamente en línea. Por ahora, puede continuar en la escuela. Si la familia tiene que mudarse de forma permanente a un nuevo hogar, puede que tenga que dejar a sus amigos y empezar en una nueva escuela.

Ruiz dice que, pese a las difíciles circunstancias, está tratando de mantenerse positivo. Todavía tiene la vista puesta en su sueño de trabajar a tiempo completo en competiciones de fitness y como entrenador personal, y empezar un negocio de preparación de comidas. A largo plazo, dijo, eso será más rentable que sus trabajos anteriores, pero primero tiene que hacer la inversión en su propio entrenamiento.

Ruiz también pidió ayuda al Centro Comunitario Keefe. El Centro Keefe, que es administrado por el ayuntamiento, tiene una reserva de dinero más limitada que puede usar para ayudar con el alquiler. Pero ese dinero también tiene que financiar sus servicios públicos y otros programas de asistencia de emergencia.

Empleados del Centro Keefe le dijeron a Ruiz que debería seguir intentando conseguir ayuda del estado. El Centro Keefe puede ayudar si no logra obtener dinero de TRHAP. Pero si obtiene alguna ayuda para el alquiler local, no podrá acceder a TRHAP, que le daría más fondos de los que puede dar el Centro Keefe.

Y’Isaiah Lopes, coordinador de servicios comunitarios del Centro Keefe, dijo que, si Ruiz no puede obtener ayuda del estado, el Centro Keefe podrá suministrarle algo de dinero.

En julio y agosto, dijo Lopes, el Centro Keefe recibía de ocho a diez personas a la semana pidiendo ayuda para el alquiler. Dijo que los empleados les informaban sobre TRHAP, para ver si eran elegibles. En caso negativo, Keefe ayudaría.

Dijo que se ha encontrado con un número de personas que no se dieron cuenta de que la suspensión del desalojo del Gobernador Ned Lamont no significaba que estuvieran libres de pagar el alquiler, y que no habían pagado el alquiler durante meses.

La subvención de alquiler es sólo uno de los programas que Lopes administra, con fondos del Centro Keefe. A medida que el clima se hace más frío, dijo que le preocupa que haya una gran cantidad de personas que buscan ayuda para pagar el combustible para calentar sus hogares. El Centro Keefe usualmente puede dar 100 galones de combustible gratis a aquellos que lo necesitan. Si los fondos se agotan, contacta con el clero, que también tiene un fondo para ayudar en casos de emergencia. Dijo que está anticipando la avalancha de gente que busca ayuda, y está listo.

Por ahora, Ruiz tiene un plan, y debe seguir esperando la ayuda del estado. Pase lo que pase, aún le quedan 6.000 dólares para pagar el alquiler.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top