En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

EEUU: Centros de esquí sufren por falta de visas de trabajo

En esta foto del 27 de mayo del 2020, un empleado protegido por plexiglass procesa a un esquiador en la reapertura del centro de esquí Arapahoe Basin, que fue cerrado a mediados de marzo por la epidemia de coronavirus, en Keystone, Colorado. Una orden ejecutiva del presidente Donald Trump que prohíbe temporalmente una serie de visas ha creado otro obstáculo para los centros de esquí que tratan de contratar a suficientes trabajadores temporales para cubrir posiciones cruciales en la era del COVID-19. (AP Foto/David Zalubowski)
Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

DENVER, Colorado, EE.UU (AP) — Milagros Sotelo estaba esperando viajar de Perú a Tennessee para comenzar su trabajo en el centro de esquí de Ober Gatlinburg en el invierno. La estudiante de 22 años trabajó las dos últimas temporadas en la tienda de alquiler de equipo de ese centro situado en las Smoky Mountains, y estaba entusiasmada por reencontrarse con amigos, practicar el idioma inglés y tomarse una pausa de sus estudios de derecho en Lima, donde vive.

Pero el 22 de junio, el presidente estadounidense Donald Trump firmó una orden ejecutiva que prohíbe temporalmente la emisión de ciertas visas a trabajadores extranjeros, incluyendo las visas J-1 expedidas con frecuencia a estudiantes sudamericanos que viajan a Norteamérica en sus vacaciones de verano. Los planes de Sotelo quedaron en suspenso y ahora ella está tratando de encontrar un trabajo en otro lado.

Mientras los centros de esquí tratan de encontrar formas de operar de manera segura durante la pandemia, requiriendo mascarillas, implementando las directrices de distanciamiento social en las filas para los elevadores y eliminando el servicio de cena en restaurantes, el decreto de Trump ha añadido otro obstáculo cuando se acerca el invierno: la contratación de suficientes trabajadores temporales para cubrir posiciones clave, como operar los elevadores, servir comida y limpiar habitaciones.

Trump argumentó que los extranjeros representaban un riesgo para los trabajadores estadounidenses en momentos en que el país busca reactivar su economía.

“Los trabajadores estadounidenses compiten con los extranjeros por empleos en todos los sectores de nuestra economía, incluyendo millones de extranjeros que entran al país para realizar trabajos temporales”, dice la orden, que tiene fecha de expiración al final de año.

Pero Sotelo dice que hay suficientes empleos, especialmente en los centros de esquí y sus alrededores.

Muchos líderes de la industria concuerdan, diciendo que incluso con la orden de Trump en vigor es difícil cubrir los puestos temporales con trabajadores estadounidenses.

“Una gran parte de la razón — y eso es aplicable incluso durante el COVID — es que la mayoría de los estadounidenses quieren un empleo para todo el año. No quieren un empleo de tipo temporal”, dijo Dave Byrd, director de riesgos y asuntos regulatorios de la Asociación Nacional de Áreas de Esquí.

Byrd dijo que entre 7.000 y 8.000 trabajadores con visas J-1 cubren empleos en muchas de las 470 áreas de esquí en el país cada invierno. Otros 1.000-2.000 vienen a los centros de esquí de Estados Unidos con visas H-2B, que también están prohibidas por la orden de Trump. En total, los trabajadores extranjeros temporales forman de 5% a 10% de la fuerza laboral de los centros de esquí estadounidenses, de acuerdo con Byrd, que la califica como “una cantidad crucial”.

De acuerdo con un reporte de la asociación publicado en julio, poco más de la mitad de los 202 centros de esquí sondeados dijeron que tuvieron problemas para completar su plantilla laboral en la temporada invernal 2019-2020, y en promedio unas 44 plazas se quedaron sin cubrir. El reporte dice que 27% de las áreas de esquí tenían falta de personal en el verano y un promedio de 21 puestos quedaron sin cubrir.

Muchos puestos temporales no ofrecen prestaciones como seguro médico o planes de retiro, dijo Byrd, y es más duro reclutar trabajadores estadounidenses porque los centros de esquí están a menudo en áreas rurales con vivienda costosa.

En Ober Gatlinburg, septiembre y octubre se emplean para reclutar a estudiantes como Otelo en países como Brasil, Perú y la República Dominicana. Este año, pudiera ser difícil llenar los 150 puestos que usualmente son cubiertos por trabajadores extranjeros.

La asociación de áreas de esquí y los centros de esquí en todo el país estaban siguiendo de cerca dos demandas federales contra la orden de Trump, una en Washington y la otra en California. El juez en Washington mantuvo en vigor la orden, así que ahora la industria tiene sus esperanzas en que el juez en California la anule.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top