En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Elecciones en Puerto Rico, por Jorge L. Limeres

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

La inocencia es definida como el estado del alma,  limpia de culpa. Podríamos decir que esta definición se limitaría a los recién nacidos porque todos hemos  sido contaminados por ese envilecido medio ambiente.

Iré directamente al mundo de la política porque es donde encontramos la mayor cantidad de actores y actrices que fungen como dedicados políticos. Identificaremos “algunos magníficos ejemplos” que nos rodean en el Puerto Rico de hoy.

Trataré de explicar mi percepción de los candidatos a la gobernación a pesar de ser  un asunto delicado.

Afirmaré que los políticos han mantenido la habilidad de echarles la culpa a otros, aquella mala maña aprendida en la niñez cuando se les caía un plato al piso y se acusaba al pobre plato de haberse caído.

Entendemos que nadie asume responsabilidades y que buscamos al más sumiso para echarle la culpa.

Por eso, cuando escucho a los políticos me dan ganas de llorar. 

La línea de gobernantes que ha tenido mi nación ha hundido a Puerto Rico en deudas y desgaste moral. Pero todos somos cómplices. Ellos han justificado y legalizado sus acciones y nosotros calladitos.

Hoy tenemos a seis (6) candidatos a gobernador o gobernadora: cinco hombres y una mujer. No los conozco  personalmente, solamente por los medios noticiosos (fuente poco confiable en demasiadas ocasiones), pero más que eso, por  los hechos  y aquella vieja sentencia de mi juiciosa abuela: “dime con quién andas y te diré quién eres”. Eso me basta.

Aquí vamos:

Juan Dalmau (PIP) es senador en la legislatura, electo en el 2016. Dalmau goza de una reputación como hombre de familia y de una honestidad incuestionable. Tiene un historial de servicios públicos excelente y una brillante hoja académica. Dalmau sería un candidato ideal para presidente de nuestra nación pero los medios no le dan la oportunidad para ser electo gobernador de la colonia estadounidense. Los contrarios reconocen sus cualificaciones pero no es considerado adversario electoral por ser independentista.

Carlos Delgado Altieri (PPD) ha sido alcalde de Isabela por los pasados 20 años. Aparenta ser serio, introvertido, con poca pasión. En debates esas características no son positivas. Respondiendo luce lento, evasivo y enfatiza en la reencarnación del partido de Muñoz Marín. En mi opinión Delgado atrae solamente a los residuos del anquilosado Partido Popular.

Alexandra Lúgaro es la candidata del Movimiento Victoria Ciudadana, un nuevo partido, fue aspirante independiente a la gobernación en el 2016, terminando tercera en la votación. En las elecciones del 2016 fue una refrescante y sorprendente aspirante. Acepta sin titubeos que es independentista y atea. A través de entrevistas y artículos periodísticos emana la suficiente confianza de tratarla por su primer nombre. Alexandra es directa y honesta con sus respuestas. No titubea en sus contestaciones y tiene la habilidad de confrontar sin lucir agresiva. Esto lo ha demostrado en varias ocasiones que le han cuestionado asuntos de orden familiar y personal. No es una candidata que es “más de lo mismo”. Representa a un movimiento que ha aglutinado a personas de todos los partidos. Apoya consistentemente a organizaciones diversas y pluralistas. Su movimiento plantea la descolonización como una de sus metas.

Pedro Pierluisi (PNP) es el candidato del Partido Nuevo Progresista a gobernador. Fue Secretario de Justicia con el gobierno de Pedro Rossello en el 2003 y fue Comisionado Residente en Washington desde el 2008 hasta el 2017. Este candidato ha estado expuesto a la política casi toda su vida, ya fuera por amistad o relaciones familiares. Estuvo casado con la hermana de José Carrión III presidente de la Junta de Control Fiscal en Puerto Rico, que tiene poderes absolutos sobre el presupuesto en la isla. El padre de Pierluisi fue Secretario de Vivienda en el periodo gubernamental de Romero Barceló. Su experiencia política y sus relaciones lo convierten en el candidato idóneo del PNP, pero también en su extenso historial existe otra cara de la moneda que no mencionan los medios noticiosos.

Siendo Secretario de Justicia fue acusado de propiciar la venta de influencias políticas. También algunos legisladores se querellaron de someter declaraciones falsas al exonerar al ex senador PNP Freddy Valentín de unas acusaciones por corrupción. Otros pidieron al Departamento de Justicia que se investigara la muerte de dos jóvenes independentistas al estallar una bomba que señalaba la participación de Valentín. Otras quejas que apuntaban sobre Pierluisi terminaron siendo investigadas por agentes federales.

En el 2016 el New York Times publicó un artículo señalando posibles conflictos de interés entre varios clientes corporativos de la firma de su esposa que la beneficiaban por unos proyectos en la legislatura estadounidense propuestos por Pierluisi. Artículos de periódico señalan a Pierluisi de aumentar su valor financiero 27 veces más del original. Otras acusaciones fueron hechas en el pasado por las conexiones de este con la industria naviera acusado de conspirar para hacerle donativos a su campaña política.

Como si lo anterior fuera poco, Pierluisi, se situó en una posición embarazosa en julio del 2019 cuando el gobernador de entonces Ricky Rosello, en los últimos segundos de su gobernación, ya que el pueblo indignado exigía su renuncia nombro  a Pierluisi Secretario de Estado. En una movida apresurada cuando Rosello renuncio el 2 de agosto del 2019, declaro a Pierluisi gobernador. El recién nombrado Pierluisi tuvo que irse el 7 de agosto de su puesto al no ser aceptado por el senado de su partido  e inmediatamente  la Corte Suprema de Puerto Rico declaró inconstitucional dicho nombramiento.

Pedro, el hoy candidato a la gobernación, tiene experiencia en los asuntos de gobierno, no hay duda. Pero su credibilidad y su integridad se cuestionan. Pedro, también representó a clientes que exigen el pago de la deuda odiosa al pueblo de Puerto Rico. El hoy candidato defiende sus gestiones explicando que ese fue su trabajo.  Ahora, ¿defenderá al pueblo o a los banqueros? Yo, ya no me chupo el dedo. Ojala que los boricuas tampoco.

Eliezer Molina es el único candidato independiente. Es agrónomo y agricultor. Es fogoso y honesto. No lo considero “uno de los mismos”. Creo que le falta pulir sus presentaciones.

César Vázquez candidato por el Proyecto Dignidad. Ha sido médico por 44 años y fue pastor por 30 años. Representa a grupos conservadores cristianos, aunque su base puede ser algo liberal, es víctima de la percepción que se tiene de ciertos grupos religiosos.

Recordemos que los gobiernos fueron creados por la gente  para servirle a la gente, no para que la gente les rinda pleitesía a los que gobiernan.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top