En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Soldado hispano reparte 61.000 libras de comida aquí y Colombia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Cada mes entregaba a su madre la mitad de su salario para ayudar a comprar la despensa para obsequiar

DANBURY. A más de brindar atención a los pacientes con COVID-19 y distribuir equipo médico como miembro de la Guardia Nacional de Connecticut, Juan Herrera, junto a su madre, ha ayudado a entregar alimentos a las familias necesitadas durante la pandemia, tanto en Danbury, la ciudad que reside, como en Colombia, su país natal. Más de 2.500 dólares al mes, o sea la mitad de su salario, entregaba a su madre, para ayudar con la compra de alimentos para repartir. 

Desde el 7 de marzo, Herrera y su familia y amigos han entregado 61.000 libras de comida a 3.750 personas en el suroeste de Connecticut y han ayudado a 30 familias más en Cúcuta, Colombia, el país de origen de Herrera.

Juan Herrera, miembro de la Compañía142 Area Support Medical Company, en el Veterans Memorial Armed Forces Reserve Center en Danbury, en una de las jornadas de entrega de bolsas de comida. El joven de 20 años de edad, estudia Física en la UCONN y planea ingresar a la NASA y convertirse en piloto.

Desde marzo, cientos de soldados y aviadores de la Guardia Nacional de Connecticut han ayudado a sus comunidades locales durante la pandemia de COVID-19. Los miembros del servicio ciudadano se han puesto sus uniformes y han ayudado a diario a las mismas comunidades en las que viven y trabajan.

“De hecho, comencé a ayudar con las donaciones de alimentos antes de que comenzaran mis pedidos. Acababa de regresar de una capacitación individual avanzada y estaba organizando las cosas para comenzar la universidad. Mi mamá inició esta iniciativa y yo quería apoyarla”, dijo. Luego, se ofreció como voluntario para ser parte de la respuesta COVID-19 de la Guardia y estaba ayudando a entregar suministros médicos en servicio mientras entregaba alimentos durante su tiempo libre.

Lo que comenzó como una pequeña operación se ha convertido en un equipo de 16 personas que ha entregado alrededor de 61.000 libras de alimentos a 3.750 personas en el suroeste de Connecticut desde el 7 de marzo, según los datos de seguimiento del equipo. Herrera, de 20 años, y su familia también han ayudado a proporcionar recursos a 30 familias en Colombia.

El equipo de Herrera también ha entregado a varias personas positivas a COVID, dejando comida en sus puertas para una entrega sin contacto. “Usamos las redes sociales que realmente ayudan a correr la voz, para que las personas que necesitan la comida puedan comunicarse con nosotros. Lo que hemos estado viendo son familias de bajos ingresos o personas que perdieron sus trabajos y necesitan ayuda”, dijo.

El aumento en el apoyo ayudó a que la operación continuara mientras Herrera brindaba atención a los pacientes con COVID-19 en el Hospital Stamford. Allí, formó parte de un equipo de personal médico de la Guardia que apoyaba a la Reserva del Ejército de los EE. UU., La Marina de los EE. UU. Y la Fuerza de Tarea Médica de Aumento Urbano de la Fuerza Aérea de los EE.

Herrera, quien llegó a los Estados Unidos en 2017 y se alistó en el 2019, se vio obligado a ayudar a su comunidad en su momento de necesidad.

“No quería quedarme en casa sin hacer nada. Incluso si no me hubieran dado órdenes, habría tratado de ayudar. Incluso había presentado una solicitud al Servicio Médico de Emergencia Voluntario de Westport antes de recibir pedidos”.

La familia de Herrera ha sido una fuente de motivación para él para ayudar tanto con el uniforme como sin él. “Mi mamá dice que siempre debes ayudar a las personas, sin importar quiénes sean, porque eso hace un mundo mejor para todos”, dijo Herrera.

Herrera espera ver a su comunidad hacer las pequeñas cosas para apoyarse mutuamente mientras navegan en estos tiempos desafiantes. A la larga, las pequeñas cosas pueden marcar una gran diferencia.

“Le pregunté a un comandante del hospital qué podía hacer por los pacientes cuando vamos a sus habitaciones”, dijo Herrera. “Me dijo que solo prestara atención a las pequeñas cosas, ya sea darles una manta o llenar su taza de agua. Solo quiero que la gente sea amable y se escuche. Es posible que no obtenga algo a cambio directamente, pero puede ayudar a proporcionar una mejor comunidad para todos”.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top