En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Muestran que el virus se propaga en restaurantes, hogares privados y lugares de culto

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

…los grupos de coronavirus en Connecticut descubiertos por investigadores estatales

Por Dave Altimari /Hartford Courant

Las reuniones familiares también son una fuente importante de infección, muestran los datos. El estado identificó 12 grupos centrados en hogares privados, con 7.5 infecciones como la mediana. En un caso, el estado identificó 17 infecciones vinculadas a una sola residencia. La información no es una imagen completa, sino una instantánea parcial de las fuentes de infección.

Los brotes en hogares de ancianos e instituciones de educación superior no se incluyen porque son investigados por unidades separadas dentro del DPH. Ha habido una serie de brotes importantes tanto en hogares de ancianos como en campus universitarios. hc-covid_ctclusters_1112-01 Los datos brindan información clave sobre cómo el virus se está propagando tan fácilmente por Connecticut, con casos, hospitalizaciones y muertes que han vuelto a aumentar drásticamente desde el verano.

El aumento de las infecciones por coronavirus ha obligado a las escuelas a trasladarse a lugares remotos, ha provocado que los hospitales implementen planes de contingencia y ha llevado al gobernador Ned Lamont a revertir partes del plan de reapertura de los estados. Los datos fueron recopilados por el “equipo de brotes” del Departamento de Salud Pública del estado, operado por la Unidad de Epidemiología. El equipo rastrea posibles casos de brotes de COVID a través de su sistema de vigilancia de rastreo de contactos conocido como ContactCT, que comenzó a fines de agosto.

“A pesar de que nuestra capacidad de prueba se ha expandido enormemente, todavía hay más actividad de la enfermedad de la que realmente podemos medir, por lo que esto es algo subestimado”, dijo el portavoz del DPH Av Harris. “Pero estamos trabajando mucho para intentar rastrear la mayor cantidad de datos posible porque nos puede ayudar a decidir dónde debemos enfocarnos y enviar recursos”.

Por ejemplo, la epidemióloga adjunta del estado, la Dra. Lynn Sosa, advirtió que el número total de transmisiones domiciliarias es mucho mayor que las que ha investigado el equipo del brote. “No tomaría lo que proporcionamos como todas las transmisiones del hogar, sabemos que principalmente si alguien en un hogar se enferma, verá que muchas otras personas de ese hogar también se enferman”, dijo Sosa.

Seguimiento de brotes

A medida que el virus se propaga, un equipo de rastreo de contactos de cerca de 750 personas, incluido personal de tiempo completo, departamentos de salud locales y voluntarios, está entrevistando a residentes positivos de COVID en Connecticut. El objetivo es determinar sus contactos cercanos y dónde pueden haber contraído el virus para que los funcionarios de salud puedan intentar detener la cadena de transmisión.

 En los datos obtenidos por Courant, los restaurantes representan alrededor del 30 por ciento de los grupos y cada brote infecta en promedio a unas cinco personas. Hubo un caso en el que al menos 15 personas se infectaron. Anticipándose a un aumento adicional de COVID-19, los hospitales de Connecticut se preparan para ampliar su capacidad » Casi todos los casos son empleados de restaurantes, específicamente personal “auxiliar” como cocineros en lugar de clientes, según Sosa.

“En su mayor parte, los brotes en restaurantes ocurren principalmente entre los empleados si se piensa en el personal de cocina, su grupo de personas a veces trabaja en espacios muy, muy pequeños”, dijo Sosa, y agregó que en varios casos no siempre usan máscaras. “Tuvimos algunas situaciones en las que hubo pocos brotes de empleados y clientes, pero no siempre es fácil determinar si están relacionados o si la persona estaba infectada en otro lugar”, dijo.

 Las otras dos categorías con el mayor número de conglomerados son las que DPH llama “lugar de trabajo” y “hogar”, con 14 y 12 casos, respectivamente. La mediana del número de infecciones para los grupos de trabajo fue de 4,5. Si bien hubo un poco menos de grupos vinculados a hogares privados, el número de infecciones fue mayor, con una mediana de 7.5. El DPH divide los grupos en 10 categorías; otros incluyen lugares de culto, instalaciones deportivas, estuches de viaje doméstico, estuches de cuidado infantil y otros.

 El DPH también desglosa el grupo por semanas y los datos muestran que durante las últimas cinco semanas o aproximadamente desde el 3 de octubre, justo antes de que ocurriera la reapertura de la Fase 3 del gobernador Lamont, los brotes han ido en aumento, aunque los números han aumentado drásticamente durante los últimos 6 años. 8 semanas. Durante las últimas dos semanas ha habido más de siete grupos cada semana.

En la Fase 3, se permitió a los restaurantes aumentar la capacidad interior, pero a medida que el virus comenzó a propagarse más rápidamente, Lamont eliminó las restricciones. La capacidad interior se limitó nuevamente al 50 por ciento y también se requirió que los restaurantes dejen de servir a las 10 p.m.

“La trayectoria está aumentando en general y es anterior al inicio de la Fase 3, lo cual es consistente con el hecho de que comenzamos a ver casos en el estado aumentando a principios de agosto”, dijo Sosa. Connecticut tiene una de las tasas de mortalidad por coronavirus más altas del país. Este es el por qué. »

La mayoría de los casos en el hogar son de graduaciones o barbacoas familiares o involucran a un miembro de la familia infectado en otro lugar y llevándolo a casa. “Recientemente hemos tenido algunas situaciones en las que hemos tenido reuniones en el patio trasero como causa, pero a veces es difícil determinar cuánto de una fiesta fue afuera. Muchas veces hay personas adentro y afuera y se congregan junto a la comida, así que aunque podrían haber sido eventos al aire libre, probablemente hubo interacciones en el interior ”, dijo Sosa.

Haciendo contacto

 La tarea de rastreo de contactos comienza cuando una persona da positivo por COVID-19. Esos resultados se exportan automáticamente a la base de datos ContactCT donde comienza la carrera. Los directores de salud locales son alertados cuando hay casos en sus distritos para intentar contactar a la persona. Si no pueden, o como es el caso recientemente, están abrumados con casos, el estado tiene 165 rastreadores de contactos de tiempo completo y 125 voluntarios que los recogen.

El director de operaciones de Lamont, Josh Geballe, dijo que se debe establecer contacto con los infectados dentro de las 48 horas. Dijo que los datos más recientes muestran que en el 98 por ciento de los casos, los rastreadores han hecho contacto con la persona infectada en ese período de tiempo.

Geballe dijo que dos tercios de los contactados responden las preguntas necesarias para completar la encuesta. Luego, el rastreador ingresa los datos en el sistema para que los epidemiólogos puedan revisarlos. La tasa de respuesta del estado es aproximadamente la misma que la de los estados vecinos. Sosa dijo que “los números son bastante buenos considerando que este es un proceso voluntario y no se puede hacer que la gente coopere. En su mayor parte, creo que la gente entiende la importancia”, dijo Sosa. “Siempre habrá personas que digan que sí, sé que soy positivo y luego no te dirán nada más y luego habrá personas que ya se aseguraron de que sus amigos y vecinos sepan que son positivos”.

Geballe dijo que el rastreo de contactos es particularmente difícil en las ciudades. Para tratar de mejorar las comunicaciones con los miembros de las comunidades minoritarias que están en mayor riesgo de contraer el virus, el estado ha contratado rastreadores de contactos bilingües y ha contratado personas que viven en 11 ciudades a través de un programa de extensión comunitaria.

Sosa dijo que el programa de divulgación ha ayudado en brotes recientes en Danbury y Norwich.

“Sabemos especialmente cuando comenzamos a tener problemas de Danbury o Norwich, mucha gente estaba preocupada y no quería hablar con los rastreadores de contactos porque tenían que ir a trabajar, tenían que mantener a mi familia”, dijo Sosa.

“La idea es hacer preguntas específicas sobre dónde trabajan y los lugares o restaurantes a los que pueden haber ido y luego podemos buscar lugares comunes donde la gente dice que estaban para determinar si hay un brote”, dijo Sosa.

Las reuniones religiosas son un problema

 Los datos sobre conglomerados investigados por el estado son una mirada parcial al panorama general; no incluye brotes en hogares de ancianos o escuelas porque son investigados por unidades separadas dentro del Departamento de Salud Pública del estado.

Ha habido varios brotes de atención a largo plazo en las últimas semanas, desde Colchester hasta Canaan, a medida que aumenta el número de casos dentro de los centros de atención a largo plazo junto con la propagación del virus en la comunidad.

También ha habido varios brotes en los campus universitarios. Solo esta semana, UConn puso en cuarentena a más de 540 estudiantes en cinco dormitorios debido a un aumento en los casos de COVID-19. La escuela dijo que hubo 34 casos nuevos, el número más alto desde agosto. La semana pasada, la Universidad de Quinnipiac puso en cuarentena todo el campus durante dos semanas después de recibir 115 nuevos casos de COVID-19 en solo 48 horas.

También ha habido brotes en las escuelas, aunque los funcionarios estatales sostienen que las escuelas no son un súper esparcidor del virus incluso cuando algunos sistemas escolares anunciaron esta semana que iban al aprendizaje remoto debido a un aumento en los casos. “Lo que hemos visto en las escuelas es transmisiones limitadas en las que uno o dos contraen el virus y luego se detiene”, dijo Sosa.

“No estamos escuchando sobre más transmisiones dentro del aula o la escuela, por lo que si un maestro es positivo, no vemos que muchos de sus estudiantes también den positivo”. El lugar con el mayor número promedio de casos por brote son los lugares de culto, según los datos. Si bien solo ha habido seis grupos, el número promedio de casos en cada uno es de aproximadamente 10, según muestran los registros. Pero Sosa dijo que esos brotes no han ocurrido en grandes iglesias o catedrales, sino en “iglesias que se encuentran principalmente en las ciudades. “No imaginen el tipo de catedral grande, son iglesias más pequeñas de tipo escaparate en comunidades donde hay un grupo de personas en un entorno pequeño con tal vez no la mejor ventilación”, dijo Sosa.

Uno de los brotes más grandes que ha investigado DPH fue el del equipo de hockey masculino de Yale, que a principios de este mes tuvo un brote en el que hubo un total de 18 casos de COVID-19 de los 19 miembros del equipo.

El hockey en general ha sido una fuente de varios brotes y recientemente el gobernador Lamont dijo que la propagación del COVID-19 en el hockey y sus alrededores ha provocado al menos 45 infecciones en el estado. El brote de hockey de Yale se incluyó porque el equipo practica en una instalación comunitaria. El hockey está incluido en una categoría llamada “instalaciones deportivas”, que también incluye gimnasios y centros de fitness. El DPH ha investigado cuatro grupos, siendo el más grande 21 casos.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

LA VOZ HISPANA RADIO - WNHH 103.5 FM

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top