En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Un Artivista de New Haven se sumerge en la historia de Puerto Rico

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Por LUCY GELLMAN
www.newhavenarts.org

La obra de arte más reciente de Juancarlos Soto comienza en dos lugares, suspendida en algún lugar entre New Haven y Puerto Rico. En New Haven, está mirando un lienzo en blanco, listo para poner el pincel en la página, el lápiz óptico en el iPad. En Puerto Rico, tiene tres años nuevamente, sentado en el piso de la sala de estar de  sus abuelos mientras lee sobre el héroe popular Juan Bobo por primera vez.

Soto es el artista de New Haven detrás de la tienda Artivism de Etsy, un acrónimo de arte y activismo que abrió a principios de este año. En su último trabajo, el hombre de 35 años ha construido un puente entre su pasado y su presente, mezclando recuerdos de la infancia de Puerto Rico con su defensa de los derechos LGBTQ +, justicia reproductiva, Black Lives Matter y salud pública.

“Quería ir a mis raíces y también compartir mi perspectiva de cómo veía las cosas, en cuanto a defender las vidas de los negros, defender los derechos reproductivos, usar una máscara”, dijo. “Quería seguir haciendo arte para que incluso si Joe Biden ganara, la gente no volviera al brunch”.

De alguna manera, las imágenes se han elaborado durante décadas. Soto se mudó a New Haven desde Puerto Rico con su familia cuando tenía 15 años y utilizó el dibujo para comunicarse con sus compañeros y maestros mientras aprendía inglés como segundo idioma. Cuando tenía poco más de 30 años, se sintió atraído por representar a las personas detrás de las políticas que a menudo se convertían en temas de conversación política, desde DAPA (Acción diferida para padres de estadounidenses) hasta DACA (Acción diferida para los llegados en la infancia) y el Movimiento Yo también.

En ese momento, estaba trabajando en alcance comunitario, salud pública y justicia de inmigrantes (ahora está haciendo trabajo de defensa como director de administración de casos y servicios de apoyo en el New Haven Pride Center). Y, sin embargo, se sintió separado de su propia historia de indigeneidad y migración. En septiembre pasado, Soto regresó a Puerto Rico por primera vez en años para visitar a sus abuelos. Cuando era niño, se sentaba en el piso de su casa y leía historias sobre Juan Bobo, un simplón del campo convertido en héroe popular a los ojos de Soto.

Juancarlos Soto en noviembre de 2020, en el New Haven Pride Center. Foto de Lucy Gellman.

Durante su infancia, Soto lo entendió como el jíbaro, un agricultor autosuficiente que carecía de astucia callejera y gusto refinado. Juan Bobo era a la vez amado y desventurado, alguien de quien se podía burlarse amablemente.

Cuando revisó las historias cuando tenía 30 años, vio al jíbaro como parte integral de la sociedad puertorriqueña y la lucha por la independencia. Observó cómo más jóvenes puertorriqueños comenzaron a mudarse al campo y hablar sobre la soberanía agrícola como parte de su liberación. Juan Bobo, dijo, no era nada sencillo. Formaba parte de un reclamo popular.

Comenzó a unir su arte y activismo con la historia de Puerto Rico. Se conectó con grupos taínos a través de Facebook, reinventando cómo y cómo podría verse esa historia con ojos nuevos.

El trabajo que surgió de él está destinado a hablar de la complejidad de una diáspora. Una impresión muestra a tres mujeres reunidas entre el grito de guerra “La Generación / No Se Deja!”, Una levantando los puños mientras las otras abren la boca y gritan en protesta. Otro representa a la diosa Atabey en su forma tradicional, con rojos y verdes que parecen pintados en piedra, en lugar de impresos en papel fotográfico reluciente.

“Me animó a ir más allá de mis raíces indígenas, a conectarme con ellas y recuperar parte de nuestra historia”, dijo. “Algunas de estas imágenes que vemos de nuestros dioses taínos son las mismas imágenes que vemos una y otra vez. Y son hermosos y asombrosos. Pero, ¿cómo hablamos de ellos ahora, con nuestras sobrinas y sobrinos? ¿Con la generación más joven?

Cuando los cierres de COVID-19 arrasaron la región en marzo, recordó su viaje a Puerto Rico el año pasado. Sin darse cuenta al principio, dijo, estaba buscando el consuelo y la certeza de esos recuerdos.

Volvió a Juan Bobo, adaptando un cuento en el que el personaje titular viste a un cerdo con el maquillaje de su madre y lo lleva a misa. En la imagen de Soto, un niño se lleva un dedo meñique a la barbilla, sus ojos enormes y brillantes. En su cabeza, un sombrero de paja se desliza hacia un lado, mostrando su espeso y lustroso cabello negro. Con una correa que cuelga floja en su mano derecha, un cerdo cierra los ojos y abre la boca con una sonrisa de satisfacción.

Sus mejillas y labios están manchados de colorete, un rojo brillante que combina con el moño de su frente. Un collar de perlas cuelga de su grueso cuello. Abre la boca y una risa casi se escapa del fondo teñido de agua. Pero ella y su dueño no se sienten como el blanco de una broma cruel: sienten que están listos para la hora del cuento, al igual que el espectador.

En otro, Soto ha reinventado Atabey con un vestido suelto, sosteniendo un orbe perfecto y brillante entre sus manos de dedos largos. Sus ojos se cierran bajo cejas relajadas; enormes aros de oro adornan sus orejas. En su rostro verde tierra, cierra los ojos, quieta por un momento. Imágenes de la tierra, sana y vibrante, se arremolinan en la base de su falda. Su cabello negro se abre en abanico contra una cortina de luz de estrellas. Se siente, por un momento, que todo estará bien porque ella está allí.

Soto dijo que las imágenes se sienten bien durante COVID-19, cuando su trabajo es lo más cerca que puede estar de la isla. En medio de la cuarentena, comenzó un desafío de dibujo de 30 días para probar nuevos equipos de dibujo y experimentar con su estilo. Algunos días, dijo, su objetivo es simplemente hacer reír a sus espectadores durante 15 segundos mientras se desplazan por las redes sociales. Otros, está reuniendo su historia pasada y presente. En uno de sus dibujos más recientes, Stacey Abrams se encuentra junto a Alexandria Ocasio-Cortez, Deb Haaland y Nina Turner, con su mirada ardiente y segura.

“El artivismo que quiero hacer durante los próximos meses es realmente recordarnos la humanidad y la comodidad que hay en el otro”, dijo Soto. “Vengo de un pueblo que ha sobrevivido y sobrevivido a pesar de todo. Todavía tenemos en nuestros corazones alegría, celebración y amor, y quería hablar de eso. Y así comunico las cosas en el arte. Necesito poder evocar este espíritu de celebración, este espíritu de resiliencia”.

Imágenes cortesía de Juancarlos Soto.

Magaly Cajigas, quien trabaja con Soto a través de Puerto Ricans United, elogió al artista por su trabajo. El año pasado, compró camisas a juego para ella, su esposo y su hija Alanna, estudiante de último año en Cooperative Arts & Humanities High School. Cada vez que los mira, recuerda la fuerza y la riqueza de su cultura. Este año, COVID-19 echó a pique sus planes de visitar la isla por primera vez en 15 años. La última vez que estuvo allí fue para el funeral de su abuela. Dijo que las camisetas le recuerdan a su abuelo paterno, que todavía vive solo en Cayey. Ella espera regresar en 2021, como regalo de graduación para Alanna. Hasta entonces, sabe que tiene un consuelo cercano en Soto. “El trabajo de Juancarlos representa mucho sobre nuestra cultura”, dijo. “Es realmente gratificante ver a alguien que asimila nuestra cultura y la pone en lienzo, la pone en papel. Es una buena herramienta educativa… vincularse a nuestro pasado indígena y vincularse a la isla”.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

LA VOZ HISPANA RADIO - WNHH 103.5 FM

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top