En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

¿Existen los vampiros emocionales?

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Parte 2

 Por: Waldemar Gracia

En esta segunda parte estaremos hablando de Personalidades Que Roban Tu Bienestar Emocional. Algunas personas son capaces de agotar tus reservas de optimismo y buenas vibraciones. En esta vida te habrás encontrado con personas que te transmiten buenos valores y actitudes positivas y que te contagian de su positividad y alegría. Normalmente, tendemos a querer ser amigos y estar cerca de este tipo de personas, por razones más que obvias.

No obstante, existe otro tipo de individuos que tienden a debilitar nuestro estado emocional. Las razones por las cuales los vampiros emocionales hacen florecer las malas sensaciones en otras personas son muy variadas: pesimismo, egocentrismonarcisismo, inmadurez, falta de empatía…

Hoy ahondamos en la personalidad de estos vampiros emocionales; individuos que, inconscientemente o no, tienen la habilidad de sustraer la energía y el buen ánimo a las personas que le rodean, creando un halo de negatividad.

El principal problema que causan los vampiros emocionales es que no solo son capaces de enturbiar el ambiente durante lo que dure su presencia, sino que, a medida que nos relacionamos con ellos de forma cotidiana, nos acaban generando altas cotas de estrés y fatiga emocional.

Debemos tener en cuenta que el estado emocional de las personas que nos rodean acaba por afectarnos: las emociones se contagian, para bien o para mal. Y cuando se da la circunstancia de que estamos manteniendo emociones negativas durante cierto tiempo, los problemas psicológicos (y hasta algunos trastornos) pueden empezar a aparecer.

Es por esta razón que, si no tenemos más remedio que convivir con un vampiro emocional, es preciso que aprendamos a detectar sus rasgos distintivos y sepamos hacer frente a sus malas vibraciones.

Las 7 Personalidades Típicas De Los Vampiros Emocionales

Los individuos que se nutren de la energía emocional de los demás son propensas a manipular emocionalmente a sus ‘víctimas’ para poder así alcanzar sus metas o propósitos. Además, una vez han vaciado sus pensamientos y emociones negativas, abandonan el lugar de los hechos y se disponen a abordar a otra persona que pueda servirles para descargar su malestar.

Una Característica En Común: Falta De Empatía

Los vampiros emocionales se caracterizan por tener muy poca empatía. Se muestran claramente egoístas ya que utilizan la presencia de otra persona para vaciar toda la negatividad acumulada, sin reparar en que esto generará malestar y desazón a su interlocutor. No se ponen en el lugar de este último.

Aunque tienen ciertos aspectos en común, los vampiros emocionales pueden adoptar varias formas. Es por lo que hemos recopilado un total de siete personalidades típicas en las personas que te roban tu optimismo.

1. Personalidad criticona

No solo se encarga de poner pegas y mostrarse contrario a todo lo que hagas o digas, sino que su propósito último es hacerte sentir inferior a él. Tú siempre estás equivocado y él sabe la verdad de todo. Además, si le cuestionas su actitud, lo más normal es que se justifique diciéndote que “solo quiere lo mejor para ti”.

2. Personalidad pesimista

El vampiro emocional también puede adoptar la forma del pesimista empedernido. Siempre ve la vida con el vaso medio vacío, se muestra apesadumbrado, todo le parece negativo y te va a costar horrores convencerle de que está siendo demasiado pesimista… porque siempre tiene preparado un contraargumento que “demuestra” que la existencia no vale la pena.

3. Personalidad catastrofista

Los vampiros emocionales también pueden ser tremendistas. Esta personalidad lleva a un extremo el pesimismo, para ellos, cualquier hecho o situación adquiere una magnitud apocalíptica. Si tienes la mala suerte de coincidir con alguien así, notarás como pronto te sientes agotado y, en el peor de los casos, podrías empezar a incorporar a tus esquemas mentales algunas de sus paranoias.

4. Personalidad quejica y victimista

En una persona victimista es muy complicado encontrar apoyo emocional, puesto que ellos siempre van a considerar que sus problemas son mucho más importantes que el tuyo. Es probable que notes que el quejica descarga todos sus problemas cuando habláis, pero pocas veces se muestra abierta a escucharte y ofrecerte su brazo cuando tú lo necesitas a él.

5. Personalidad agresiva

Son personas que reaccionan de forma violenta sin venir a cuento. Si dices o haces algo que no les parece bien, puedes desencadenar su furia, por ejemplo, con un gesto que pueda ser malinterpretado o por un comentario que sacan de contexto.

6. Personalidad sarcástica

Esta es una personalidad vampírica especialmente molesta. A la persona sarcástica le encanta lanzar ironías sobre ti, dardos envenenados, mientras se protege detrás de la levedad de una “simple broma”. De este modo, nadie puede reprocharle su desplante, puesto que “tan solo era una broma.:”.

7. Personalidad pusilánime

El pusilánime es un vampiro emocional puesto que demanda de tu atención y tus cuidados por vicio. Acaba por robar tu valioso tiempo, tu espacio, y no es infrecuente que no aparezca por ningún lado cuando eres tú quien le necesitas a él.

¿Cómo Se Comportan Los Vampiros Emocionales?

Los vampiros emocionales se nutren de dos elementos para poder empezar a robar la energía emocional a los que les rodean: tiempo y proximidad. Es necesario que consigan establecer ciertos vínculos emocionales y de amistad con la otra persona. A partir de ahí, suelen aprovecharse de sus puntos débiles y se encargan de sacarles partido.

Por esta razón es difícil tener un buen estado emocional si el vampiro emocional es una persona que forma parte de nuestro círculo más cercano: familiares, amigos o tu pareja sentimental. Cuanto más próxima es la relación, más te va a costar evitar sus efectos nocivos.

El Vampiro Emocional Sabe Cómo Zafarse

De ti depende valorar si el vampiro emocional merece una segunda oportunidad. Es cuestión de detectar el problema a tiempo y tomar las medidas oportunas y justas: en algunos casos una charla sincera y de tú a tú puede surtir efecto y reconducir la situación. En otros casos, tal vez la mejor solución para ambos sea poner distancia de por medio.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

LA VOZ HISPANA RADIO - WNHH 103.5 FM

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top