Publicidad

Columnistas

El Santa del Chocolate entrega juguetes por auto –servicio

El ingenio de Leonel Arenas y de Nicole Rodas sorprendió a los ejecutivos de Intempo cuando ellos decidieron que este año, aun en medio de la pandemia, se entregarían los juguetes y el tradicional chocolate con su cup cake, tal como si fuera un restaurante de comida rápida, es decir, por auto-servicio.
Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

STAMFORD.- Ni la nieve impidió que Daniel Arenas, conocido como “el Santa del Chocolate”, llegue a entregar los juguetes por las fiestas de diciembre a los niños músicos de la organización para las artes Intempo y a los niños del grupo folklórico de danzas guatemaltecas. Obsequios que a la pandemia fueron dadas en botellas selladas traídas de fábrica.

Leonel Arenas, junto con Nicole García, la Reina Distinguida del Grupo Quetzal de Stamford, junto a sus padres, organizan año con año la jornada para entregar a los niños de Stamford los juguetes y el chocolate de la organización Intempo y el grupo de danza guatemalteca. 

En plena pandemia Arenas empezó en noviembre con una llamada a Angie Durrell, la directora  ejecutiva de Intempo, a quien le dijo: ¿Cuándo vamos a preparar todo sobre los juguetes para Navidad?

Tras recibir la carta de aprobación del programa Toys for Tots de Stamford, que regentan la Legión de Marinos, presidida por George Ducan, Durrell confirmó a Leonel y sus voluntarios que debían retirar el cargamento de juguetes de la iglesia de Saint Mary dos semanas después.

Operación que fue hecha por los esposos García, padres de Nicole, quienes cargaron las bolsas de juguetes hasta su hogar y desde ahí los clasificaron por edades y sexo y durante varios días se dieron a la tarea de envolverlos en papel de regalo y rotular con los nombres cada paquete. Tarea que en vez de volverse tediosa, como están tan acostumbrados, se les es fácil y hasta divertida.

La formalidad de este año del Santa del Chocolate fue entregar los juguetes por “auto-servicio” (drive thru). La convocatoria fue a la una de la tarde del domingo y a pesar de que cayó un poco de nieve y el frío era galopante los carros empezaron a tomar fila y uno a uno iba pasando, mientras Santa y sus duendecillos colaboradores hacían lo suyo. 

Los padres bajaban la ventanilla del automotor y desde ahí los niños tomaban el juguete envuelto en papel de regalo, puesto un listón y una tarjeta con su nombre. A medida que pasaban los carros y los niños veían a Santa, ellos pedían tomarse una foto; pero por asuntos del protocolo sanitario, éste lo hizo desde afuera del automotor. 

Este año Intempo recibió más regalos de lo dispuesto en años anteriores por Toys for Tots debido a que hubo mucho más donativos de la comunidad y porque muchas organizaciones decidieron NO organizar sus eventos; lo que resultó, entonces, que pudieron entregar también a sus hermanos y un buen número de ellos rifar.

“Nunca nos han dado una bicicleta. Este año nos dieron”, dijo Angie Durrell, juguete que fue seleccionado por Jenny Castellanos, voluntaria de Toys for Tots, que decidió empacar decenas de juguetes extras para los niños de Intempo porque representan la minoría étnica de la ciudad. 

Con la bicicleta en mano y otros juguetes especiales, Leonel Arenas, el Santa del Chocolate, parecía un niño cuando contaba, clasificaba y decidía uno a uno de los juguetes para quien iba a ser destinado. 

¿No sé cómo Leonel y la familia García tienen tanta alegría, entusiasmo y buena voluntad para NO desmayar en sus ganas de ayudar a su comunidad?, dijo Durrell. 

En una entrevista hecha en La Voz Hispana Radio a propósito de la entrega de juguetes a los niños hispanos de Intempo, Leonel Arenas, con su natural forma de contestar dijo: ¿A mí me encanta servir y ésta es mi contribución para mi comunidad? ¿No entiendo la vida sino se puede ayudar?”. 

Arenas, a más de ser el Santa del Chocolate de Stamford, también envió hace un par de meses dos cajas gigantes de juguetes a la Gomera, Guatemala, su lugar natal. Un día antes, con el apoyo de donativos de la comunidad agasajó a los bomberos de su pueblo y estaba en planes de que su hijo viaje a Ciudad Guatemala para comprar uvas y regalar a los niños de las aldeas cercanas.

“Muchos niños de La Gomera, que queda a orillas del mar, nunca han comido uvas, así que este año, gracias al cariño y al respeto que me tienen dentro de la comunidad y de sus donaciones he podido enviar dinero para comprar esta fruta”, repuso.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top