Publicidad

ACTUALIDAD

Columnistas

“Me preocupa el limitado sentido del olfato de mi esposo”

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Consulta

Titi Julia,

  No sabe usted el tremendo alivio que nos ha producido la noticia de que ya están colocando la tremenda vacuna con la tremenda aguja en contra del virus Covis-19 al que en mi barrio acá en Waterbury hemos bautizado como la “Jodienda,” con respeto. A nosotras con mis amigas no nos toca todavía porque estamos cerca de los 40, pero nos alegró saber que usted podría ser una de las beneficiadas porque están vacunando a los mayores de 75 y estaría así usted candidata para los dos pinchazos. ¡Es que eso duele! Tía, le decimos esto porque la necesitamos con sus inspirados consejos que son tan apreciados como un bacalao con vianda y tenemos que cuidarla mucho demasiado para que no se nos vaya.

  Una de las cosas que también nos alegra es que ya no aparece tanto la careta del Trump a través de los medios de comunicación social, careta que a decir la verdad nos tenia más cansadas que los supuestos descuentos que dan en CVS que cuando usted gasta más de 40 dólares, le rebajan dos miseros billetes y esperan que uno se alegre y les de las gracias. ¡Ay, Tía! Es que hemos sufrido demasiado.

  El caso es que como muchos esposos trabajan desde la casa y los hijos toman las clases por el internet, se ha comentado entre mis amigas que los olores tóxicos han aumentado en nuestros hogares y parte del presupuesto se nos va en comprar los vaporcitos ambientales que en algo ayudan sobre todo para cuando llegan visitas. Pero nos hemos dado también cuenta que como que a los tipos se les está yendo el importante sentido del olfato que con el del tacto, la vista, el gusto y el oído nos permiten alertarnos de lo que hay. Por allí por New Britain hablan del tercer ojo que estaría en la espalda, pero a nadie se lo he visto.

  En ese sentido nuestra amiga Regina nos ha contado un caso que se dio en su familia. Nos dice que un primo de ella que es simpático, trabajador, galante y agradable tenía un defecto muy grave y era que olía fuertemente a cebolla. El afectado usaba desodorantes, perfumes jazmín y gardenia de esos que venden por galón y nada. Debido a este problema ninguna muchacha se le acercaba y tenía muy pocos amigos. Como trabajaba de cartero no se captaba mucho el olorcito.

  Como Dios siempre provee, un día llego a la ciudad de New Britain donde vivía este pobre infeliz una muchacha que tenia otro problema. No podía oler y soportaba sin chistar el arte de hervir el bacalao que usted sabe que es más pasoso que el olor al pernil ya adobado.

  Cuando Jonás se enteró de esto se alegra mucho y pa’ rápido logró que se la presentaran, salieron a almorzar, pero con respeto, fueron al cine, pero jamás la nena ésta se quejaba de la hediondez. Jonás estaba más contento que un cartero con patineta y un día decidieron intimar yéndose al departamento de ella un sábado con nubosidad que tal como dice la canción del gran Manzanero, “esta tarde vi llover, vi gente correr” y todo lo demás.  Para mejorar la jornada, el muchacho llevó un video porno de la colección Pica Pica que se titulaba, “el Abrupto Misterio de la Puñalada de Carne.”

  Repentinamente la relación no continuó y la nena no quiso saber más de Jonás. Cuando una amiga le preguntó sorprendida que había pasado porque se sabía que ella soportaba sin chistar los malos olores y sobre todo la hediondez a cebolla de Jonás, la nena respondió, “si no es la hediondez a cebolla, pero hubieras visto como me lloraban los ojos.”

  La pobre muchacha esta ahora preocupada porque andan diciendo que un síntoma de que una pueda haberse contagiado con el Covis-19 es que pierde el sentido del olfato y hasta el gusto, cuestión que también sucede cuando uno tiene la simple influenza que según el Trump duraba tres días y se iba pa’rapido. ¡Qué ignorante!

  Y aquí esta la pregunta del año. ¿Pueden los hombres demorarse más en soportar malos olores y gases tóxicos que nosotras las hembras y están más expuestos a infectarse con el Covis-19?

  Se nos cuida mucho porque de las buenas quedamos pocas y algo desprestigiadas.

Rosalía

Respuesta

  Querida Rosi y gracias por considerarme tu titi, aunque, a decir verdad, pienso que vendríamos siendo primas y para tu conocimiento y el de otras personas a las que le agrada bochinchear acerca del prójimo, así como van las cosas con esto de la vacuna que nos protegerá del Covis-19, mi turno va a llegar como el tuyo por allí por Semana Santa y con cuidado. De todas maneras, dale mis saludos a tu abuelita.

  En relación al que nombraste cuya faz nos tiene más cansados y cansadas que las telenovelas mexicanas;   estudios recientes que miden el grado de ansiedad en la población estadounidense, están indicando que una gran mayoría de los ciudadanos están preocupados porque el Trump no se va de una vez por todas y su nombre vuelve a las noticias debido a que tiene que presentarse a la tremenda Corte del Senado donde deberán discutir si hubo o no un intento de conspiración y que fue el quien envió a los impulsivos mequetrefes para asaltar el Congreso siguiendo su plan de secuestrar a los congresistas y senadores obligándoles a designarlo a él como presidente. ¿Cómo la ves?

  En cualquier otro país esto se denomina alta traición, pero el tipo aun tiene aliados en el senado entre ellos el Rubio de Florida donde Trump está escondido en Mar o Lago, y el fatídico Ted Cruz que aun confunde a la gente con esto de que las elecciones fueron una trampa y que el Trump habría ganado. ¡Changuerías! Mija, esto es peligroso porque los políticos racistas aun creen tener esperanzas de crear un caos constitucional y un enredo de progenitora. Incluso están hablando de cometer actos terroristas y desatar una guerra civil. Estos tipos y tipas se olvidan de que la guerra civil que ensangrentó a la nación en 1861 entre las fuerzas de la Unión y los confederados produjo más de 600,000 muertos, decenas de miles de inválidos, y ciudades destruidas e incendiadas.

  La verdad Rosalía es que a mi no me gusta mezclar la política en mis modestos aportes al bienestar de las almas, pero es que esto es ya mucho demasiado y el asunto no está aun claro. Algo se huele en el aire y a propósito de oler, este asunto del olfato y el gusto tienen que ver con las maravillas de cuerpo humano. Lo de los cinco sentidos y nunca he estudiado lo del tercer ojo, es un sistema que nos permite estar conscientes del calor, el frio, los ruidos, las imágenes, los colores, lo suave y lo áspero y los olores, es decir lo que sucede en nuestro entorno.

  En lo que tiene que ver con el olfato, las fosas nasales (a los que muchos llaman erróneamente las “narices”) cuentan con células que se comunican con un área del cerebro donde el ser humano almacena durante su vida hasta 10,000 olores. Cada vez que las fosas nasales identifican un aroma, el perfume de una rosa, pestes o el olor de gente que no cree en los desodorantes, el estímulo viaja al cerebro a través del nervio olfatorio y allí se identifica pudiendo la persona reaccionar antes esta percepción. Los individuos que tienen afectado este mecanismo sufren de una enfermedad que en inglés se llama anosmia y que es la perdida del sentido del olfato.

  Lo de los malos olores que emiten determinadas partes del cuerpo femenino o masculino como son las zonas genitales, pies y axilas son absolutamente naturales y por esto en la sociedad moderna se ha promovido la limpieza, baños o duchas dos o tres veces al día, el lavado de la ropa y el uso de desodorantes y perfumes. Sin embargo, hay personas que no creen en estas normas de urbanidad, no se cepillan los dientes, no se bañan ni cambian de ropa y hay muchos que creen que a la mujeres nos gustan los tipos machos, hediondos, feos y peludos. También hay sociedades donde no hay comodidades como el agua caliente, no existe el acceso al jabón ni desodorantes, ni tampoco líquidos para lavar la ropa usada y hay olores que algunos denominan “culturales.”

  El hecho de ir al trabajo todos los días especialmente las personas que debían vestirse formalmente como es el caso de maestros y maestras de escuela, empleados y burócratas, ahora deben quedarse en la casa y por lo tanto vestir una camisa limpia, utilizar el desodorante, cortarse el pelo, afeitarse ya no es necesario. Como tampoco hay reuniones sociales o fiestas, no hay a quien impresionar y por esto de acuerdo al sociólogo Nicolas Zamudio, lo del Covis-19 está afectando el área de lo que era la limpieza habitual e incluso ambiental.

  La verdad es que para hombres o mujeres distinguir un olor desagradable es semejante y debido a las nuevas circunstancias de confinamiento hay más olores tóxicos en algunos hogares. El hombre o mujer cochinos o también denominados puercos existen y existirán, pero la tendencia actual es que la limpieza diaria durante la crisis de la Pandemia está siendo afectada. A esto también se puede agregar la fatiga del confinamiento que es una tipo de depresión donde en interés por el cuidado del cuerpo disminuye.

  Me despido de ustedes y recuérdenle a los hombres y mujeres de la familia que bañarse no es solamente para impresionar, sino que para librar a la piel de bacterias y excretas.

  Y con esto me despido para tomar una ducha.

Julia

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top