Publicidad

ACTUALIDAD

Columnistas

Super Bowl: Defender será clave ante dos dinámicas ofensivas

En esta imagen suministrada por la NFL, el quaterback de los Chiefs de Kansas City Patrick Mahomes y su contraparte de los Buccaneers de Tampa Bay Tom Brady durante la noche de apertura del Super Bowl, el lunes 1 de febrero de 2021. (NFL vía AP)
Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Insinuar que la defensa podría ser el factor que decida este Super Bowl suena a una falta de respeto.

Con Patrick Mahomes y la explosiva ofensiva de Kansas City en un bando, Tom Brady y el habilidoso ataque de Tampa Bay en el otro, esperar que alguna de las dos formaciones defensivas pueden imponer su ley o ser peligrosos asoma como un disparate.

Pero mejor lea bien lo siguiente:

CUANDO LOS CHIEFS TENGAN EL BALÓN

Después de haberse establecido claramente como una potencia ya sea que Mahomes les lance el balón a los estelares Travis Kelce y Tyreek Hill, a un impresionante grupo de otros objetivos, o entregándole el ovoide a Clyde Edwards-Helaire — sin mencionar que el mismo quarterback puede correr — Kansas City es capaz de anotar rápidamente. Y a menudo.

¿Cuáles serían las posibilidades de Tampa Bay de defender a estos endemoniados velocistas y diversos objetivos?

Por principio, los Bucs cuentan con el mejor grupo de linebackers de la NFL: Shaq Barret es un especialista en presionar al quarterback, Lavonte David brilla contra la carrera y Devin White puede hacer de todo un poco. Son capaces de por lo menos causarle algún tipo de problemas a Kelce, el mejor tight end de la liga.

Los Bucs demostraron lo sólida que puede ser su presión al quarterback en su victoria en la final de conferencia sobre Green Bay. Capturaron a Aaron Rodgers en cinco ocasiones y lo acosaron constantemente, a pesar de la sólida línea ofensiva de los Packers.

La elusividad de Mahomes es similar a la de Rodgers, y es mucho más probable que salga corriendo con el balón. Mantenerlo dentro del bolsillo y bajo presión es fundamental, y los Chiefs no contarán con su tackle izquierdo titular Eric Fisher (tendón de Aquiles). Kansas City debe controlar a Barrett, al defensive end Jason Pierre-Paul y la presencia interna que significa Ndamukong Suh.

Con una sólida presión al quarterback, los Bucs pueden proteger a un perímetro que hace grandes jugadas, pero también las permite. En caso de que los safeties Antoine Winfield Jr., un novato, y Jordan Whitehead no puedan ver acción o estén limitados por las lesiones, eso podría traerles problemas… y touchdowns de los Chiefs.

Carlton Davis, Jamel Dean y Sean Murphy-Bunting son los principales cornerbacks que intentarán detener al expreso de Kansas City. Nadie en la defensiva de Tampa Bay puede igualar la velocidad de Hill o de Mecole Hardman.

CUANDO LOS BUCCANEERS TENGAN EL BALÓN

Si Tampa Bay está al ataque en los últimos minutos en un partido apretado, pues definitivamente que los Chiefs tendrían que estar preocupados.

Sólo hay dos maneras de vencer a un equipo de Brady en el Super Bowl. Una es anotar más puntos en un duelo de ofensiva desenfrenada, como lo hicieron los Eagles hace tres años. La otra es aplicar una asedio constante por el medio y los costados para que suelte el ovoide antes de lo que prefiere o que pueda acomodarse. No olviden que Brady fue interceptado en tres posesiones consecutivas en el juego por el campeonato de la NFC.

La obligación de proporcionarle escudo recaerá en una sólida línea ofensiva en la que que destacan el guard izquierdo Ali Marpet y el novato tackle derecho Tristan Wirfs. Tendrán las manos llenas con los defensores Chris Jones y Frank Clark, así como un destacamento de linebackers y otros backs defensivos que saldrán a derribar al pasador.

Brady no podrá correr para extender las jugadas como lo hace Mahomes, pero podrá desprenderse pronto del balón, y por ratos, anticipar las coberturas de los Chiefs incluso antes de que éstos enseñen sus cartas.

En Mike Evans, Chris Godwin y Scotty Miller, más los tight ends Rob Gronkowski y Cameron Brate, Brady dispone de receptores con los que se siente a placer.

Aunque los Chiefs son excepcionales en la posición de safety con el All-Pro Tyrann Mathieu y Daniel Sorensen, los cornerbacks Charvarius Ward, L’Jarius Sneed, Bashaud Breeland y Rashad Fenton no están en ese mismo nivel.

EQUIPOS ESPECIALES

Los Bucs se decidieron por Jaydon Mickens para devolver patadas de despeje luego de varios cambios en la posición, particularmente debido a las lesiones. Contratar a Ryan Succop ha sido una de sus mejores decisiones de cara a la campaña y ha demostrado ser confiable al patear goles de campo, aunque ha fallado cinco intentos de punto extra. El pateador de despeje Bradley Pinion tiene una pierna fuerte, pero la cobertura les ha triado problemas en la postemporada.

Las unidades de despeje son un punto que Kansas City debe atender. El balón suelto de Hardman ante Buffalo fue el ejemplo más reciente en una serie de decisiones cuestionables. Sin embargo, también tiene una devolución para touchdown esta campaña.

Harrison Butker, al igual que Succop, es confiable en goles de campo, aunque no tanto en los puntos extra. El pateador de despeje novato Tommy Townsend ha hecho un trabajo sólido.

ESTRATEGAS

Dos hombres que ya rebasan los 60 años han desafiado las tendencias de contratar entrenadores jóvenes, muchos de los cuales gozan de su primera experiencia en el cargo. Andy Reid y Bruce Arians, ambos con brillantes conceptos ofensivos y que han contribuido enormemente al fútbol americano durante este siglo, son entrenadores que juegan para ganar y no del tipo de los que juegan para no perder y que, inevitablemente, terminan perdiendo.

Los Chiefs de Reid tienen al ataque más innovador que haya visto la NFL, posiblemente desde los Rams del “Greatest Show on Turf”. Parte del crédito va al coordinador ofensivo Eric Bieniemy, pero Reid siempre ha puesto a prueba los límites. El coordinador defensivo Steve Spagnuolo es igualmente agresivo, y sus mejores equipos siempre han generado una intensa presión sobre el quarterback. Basta preguntarle a Brady sobre la manera en que sus invictos Patriots de 2007 fueron maniatados por la defensiva de “Spags” en el Super Bowl.

Arians le deja las labores defensivas al coordinador Todd Bowles, y ese acuerdo ha resultado particularmente efectivo en los últimos dos meses. Brady se ha adaptado mejor a los esquemas ofensivos y al coordinador Byron Leftwich, quien ha incorporado varias de las jugadas favoritas de su quarterback al plan de juego.

INTANGIBLES

Kansas City busca convertirse en el primer equipo en refrendar su campeonato desde Nueva Inglaterra (encabezado por Brady) en las temporadas de 2003 y 2004. Reid afianzaría sus credenciales de Salón de la Fama con una victoria. Bieniemy dejaría en claro que merece un puesto como entrenador en jefe.

Brady, desde luego, va en busca de su séptimo anillo en su 10mo Super Bowl. Ya ha demostrado la enorme responsabilidad que tuvo en la supremacía de los Patriots, pero ese factor es el que en realidad lo impulsa todavía más a igualar esos logros con su nuevo equipo.

Ah, y claro: El Super Bowl se lleva a cabo en el estadio de los Buccaneers, la primera vez que un equipo juega en casa en las 55 ediciones. El estadio no estará lleno, pero estar en un escenario conocido no estorba.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top