Publicidad

Columnistas

Los registros de personas con discapacidad debatidos en las conversaciones de reforma policial

En esta foto del jueves 14 de enero de 2021, Victoria Mitchell, derecha, sostiene las cenizas de su hijo Michael Gregory mientras su hija Mikaiya Gregory Mitchell, izquierda, se sienta con ella en su casa en Bridgeport, Connecticut. Los funcionarios de Connecticut están debatiendo un programa estatal de voluntariado. registros de personas con problemas de salud mental y discapacidades para informar a los agentes de respuesta. El hijo de Mitchell, Michael, tenía problemas psiquiátricos y fue asesinado a tiros por la policía en 2020. Mitchell adoptó a Mikaiya como su hija después de la muerte de su hijo. (Foto AP / Jessica Hill)
Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HARTFORD, Connecticut (AP) – Victoria Mitchell desearía que la policía hubiera tenido una idea completa de la lucha de su hijo con la enfermedad mental y hubiera reaccionado de manera diferente antes de que un oficial le disparara y lo matara el año pasado en Ansonia, Connecticut.

Su hijo, Michael Gregory, había sido diagnosticado con trastorno bipolar e intentó suicidarse varias veces. Estaba en crisis cuando le dispararon el 2 de enero de 2020, mientras cargaba a los agentes con un cuchillo, después de decirles que iban a tener que dispararle.

Mitchell, una enfermera que atiende a personas con enfermedades mentales, apoya algunas partes de un registro estatal propuesto para las fuerzas del orden público de personas con discapacidades, incluida la enfermedad mental. La idea está siendo estudiada por el Grupo de Trabajo de Responsabilidad y Transparencia de la Policía del estado como una forma de alertar a los oficiales sobre la discapacidad de alguien y evitar el uso mortal de la fuerza.

“Tal vez si algo así hubiera estado disponible, hubieran procedido de manera diferente, sabiendo que él no está en su sano juicio”, dijo. “Podrían haber llamado a alguien para aliviar la situación”.

La mano de Victoria Mitchell, derecha, tiene un nuevo tatuaje con el nombre de su hijo Michael Gregory mientras es tocada por la hija de Gregory, Mikaiya Gregory Mitchell en Bridgeport, Connecticut. Los funcionarios de Connecticut están debatiendo un programa estatal de registros voluntarios de personas con problemas de salud mental y discapacidades para informar a los agentes de respuesta. El hijo de Mitchell, Michael, tenía problemas psiquiátricos y fue asesinado a tiros por la policía en 2020. Mitchell adoptó a Mikaiya como su hija después de la muerte de su hijo. (Foto AP)

La propuesta de Connecticut sería una gran expansión de los programas de registro voluntario que ya existen en una gran cantidad de departamentos de policía en todo el país, que están dirigidos principalmente a ayudar a los oficiales a encontrar personas con enfermedad de Alzheimer o demencia que desaparecen y llevarlas a casa.

Un número menor de departamentos ha agregado personas con autismo y trastorno bipolar en un esfuerzo por mejorar sus interacciones con personas con discapacidades del desarrollo y de salud mental, en respuesta a las protestas públicas sobre los tiroteos por parte de la policía.

Desde 2015, casi una cuarta parte de los casi 6.000 tiroteos fatales cometidos por la policía en los EE. UU. Han involucrado a personas con enfermedades mentales, según una base de datos del Washington Post sobre tiroteos policiales.

Los defensores de las personas discapacitadas, sin embargo, dijeron que hay problemas importantes con los registros, incluida una mayor estigmatización de las personas con discapacidades y preocupaciones por la privacidad.

Los registros son una “idea terrible”, en parte debido a una suposición errónea de que darán como resultado mejores resultados en los encuentros con la policía, dijo Kathleen Flaherty, directora ejecutiva del Connecticut Legal Rights Project, que brinda servicios legales a personas de bajos ingresos con discapacidades psiquiátricas.

“Creo que podría ser con la misma facilidad que sabiendo que están lidiando con alguien con diagnóstico X, Y, Z, debido al sesgo y las opiniones estigmatizadas que tienen las personas con ciertos diagnósticos, es posible que simplemente esté preparando las cosas para el fracaso, involuntaria pero eso podría ser lo que suceda ”, dijo.

A los defensores de los discapacitados también les preocupa que el gobierno recopile información sobre las discapacidades de las personas y cuánto tiempo se almacenaría la información.

Después de que el grupo de trabajo de responsabilidad policial de Connecticut presentó el registro, surgieron preocupaciones similares y el panel decidió recientemente estudiar más el tema antes de decidir si lo recomendaría formalmente a los legisladores estatales.

“Es un acto de equilibrio difícil”, dijo Jonathan Slifka, presidente del subcomité del grupo de trabajo para mejorar las interacciones de la policía con la comunidad de discapacitados. “Existe una vacilación inherente en nombre de las personas dentro de la comunidad de discapacitados para identificarse a sí mismas debido al potencial de estigma, prejuicio, cualquier otra cosa”.

Slifka y Flaherty son miembros de la comunidad de personas con discapacidad.

Los nombres en el registro de Connecticut serían ingresados ​​voluntariamente por personas que quieran estar en el registro, o posiblemente por sus familias.

Los registros son una de las muchas ideas que se están considerando en todo el país para mejorar las interacciones de la policía con las personas discapacitadas y con enfermedades mentales. Otros incluyen enviar expertos en salud mental a las llamadas con la policía, o en lugar de la policía, y brindar más capacitación en intervención en crisis y desescalada a los oficiales.

Muchos oficiales de policía creen que los registros ayudan a los oficiales cuando se encuentran con personas con enfermedades mentales y otras discapacidades.

En Santa Clarita, California, la ciudad y la estación local de la Oficina del Sheriff del Condado de Los Ángeles crearon un registro en 2004 para mejorar la forma en que interactúan con la comunidad de discapacitados, luego de que los agentes del orden arrestaron a dos adolescentes con autismo en diferentes incidentes dentro de la misma semana. pero desconocían sus discapacidades.

Victoria Mitchell, derecha, mira fotos en la cuenta de Instagram de su hijo Michael Gregory mientras su hija Mikaiya Gregory Mitchell, izquierda, la mira en su casa en Bridgeport, Connecticut. Funcionarios de Connecticut están debatiendo un programa estatal de registros voluntarios de personas con problemas de salud mental y discapacidades para informar a los oficiales de respuesta. El hijo de Mitchell, Michael, tenía problemas psiquiátricos y fue asesinado a tiros por la policía en 2020. Mitchell adoptó a Mikaiya como su hija después de la muerte de su hijo. (Foto AP)

Si bien el registro de Santa Clarita se ha centrado en los últimos años en ayudar a encontrar personas con enfermedad de Alzheimer, demencia y autismo que se pierden y devolverlas a casa, también está abierto a personas con trastorno bipolar. Incluye un par de cientos de personas y ha sido una herramienta valiosa para la comunidad, dijo Kathleen Secchi, coordinadora de la oficina local del Family Focus Resource Center, uno de los muchos socios comunitarios en el registro.

La policía de Westport, Connecticut, creó un registro voluntario para personas con alguna discapacidad o enfermedad mental en 2018. Permite que las personas con discapacidades o sus familiares se inscriban en la lista. Aproximadamente 20 personas están ahora en el registro en la ciudad de aproximadamente 28,000 personas, dijo el teniente de policía David Wolf.

“Vemos gente y tratamos con gente en crisis con bastante regularidad, por lo que es realmente importante que estemos preparados, tengamos buenas estrategias y, de hecho, tengamos grandes recursos a los que podamos llegar, lo cual hacemos”, dijo Wolf.

Mitchell, la madre de Connecticut cuyo hijo fue baleado por la policía, dijo que al menos la policía debe registrar en sus propios sistemas informáticos cuando se encuentran con personas con enfermedades mentales y otras discapacidades y poner esa información a disposición de los oficiales durante las llamadas.

Aproximadamente seis semanas antes de que le dispararan, la policía de Ansonia arrestó a Gregory por violar una orden de protección obtenida por su novia, a pesar de que su novia y Mitchell suplicaron a los oficiales que lo llevaran a un hospital psiquiátrico.

Mitchell dijo que cree que la policía sabía, o debería haber sabido, sobre ese arresto cuando respondieron a la llamada que condujo al tiroteo del oficial Brendon Nelson, a quien un fiscal encontró justificado en el tiroteo. Nelson estaba entre los oficiales que arrestaron a Gregory seis semanas antes.

La policía de Ansonia se negó a comentar sobre el tiroteo, pero dijo que los oficiales reciben capacitación sobre cómo reducir la tensión y cómo interactuar con personas con enfermedades mentales.

“Si la policía recibe una llamada y está involucrada en una situación con alguien y se trata de una crisis o problema de salud mental, ¿por qué no pueden ponerlo en sus registros, en sus registros?” Dijo Mitchell. “Si le hubieran dicho: ‘No vas a ir a la cárcel, solo te llevaremos al hospital para que te examinen’, tal vez habría dejado el cuchillo”.

LA CARICATURA DE REINALDO

VEA MAS CLASIFICADOS

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top