Publicidad

Columnistas

¿Qué es la autoempatía?

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

La empatía es uno de los conceptos más populares de la Psicología, pero la autoempatía es una capacidad prácticamente desconocida y a menudo subestimada, a pesar de su importancia para nuestro bienestar psicológico. La autoempatía es una capacidad psicológica que nos permite notar y reconocer lo que sucede en nuestro interior. Nos proporciona un puesto en primera fila para captar y comprender nuestros pensamientos, emociones e impulsos.

Sin embargo, la empatía es una cualidad volcada esencialmente hacia fuera. Es un ponerse en el lugar del otro para comprender sus puntos de vista y experimentar sus emociones. La autoempatía, al contrario, se enfoca hacia dentro. Nos permite darnos ese abrazo reconfortante tan necesario cuando las cosas van mal.

¿Es pues la autoempatía autocompasión?

Una razón por la cual nos resistimos a practicar la autoempatía es porque la confundimos con la autocompasión y la percibimos más como un eufemismo de la autocomplacencia. Eso nos genera cierto rechazo y hace que nos tratemos con excesiva dureza.

La autoempatía implica una exploración profunda y personal de lo que sucede en nuestro mundo interior. Es el “yo” que se observa a sí mismo de manera empática. Eso significa que nos abrimos a nuestras experiencias interiores sin juzgarlas, como haríamos con un amigo. Sin embargo, mientras que la autocompasión implica tratarnos con la misma amabilidad, preocupación y apoyo que le brindaríamos a un buen amigo, la empatía hacia uno mismo va un paso más allá porque suprime los juicios.

A diferencia de la autocomplacencia, que puede convertirse en una fuerza destructiva, la autoempatía suele generar un mayor nivel de autoconocimiento, sensibilidad ante el sufrimiento propio y un mayor compromiso personal para encontrar soluciones útiles a los problemas que nos preocupan.

La autoempatía, por tanto, implica reconocer que, al igual que el resto de las personas, merecemos comprensión y compasión. Ello no evitará que nos exijamos el máximo de nosotros, pero evitará que nos recriminemos y castiguemos injustamente cuando no podamos lograrlo. De cierta forma, la autoempatía equilibra las varas de medir que usamos con nosotros mismos y con los demás.

Cuando somos autoempáticos, comprendemos que sean cuales sean los errores que hayamos cometido, nos merecemos una segunda oportunidad. Enfocamos la comprensión que normalmente damos a los demás hacia nosotros mismos para no quedarnos atascados en el lodazal de nuestros juicios y recriminaciones.

La autoempatía no nos libera de nuestras responsabilidades ni de la necesidad de disculparnos cuando nos equivocamos, tan solo significa que, al igual que los demás, merecemos tratarnos con amor, compasión, comprensión y empatía. Esta capacidad nos ayuda a sentirnos bien en nuestra piel y hacer las paces con nosotros mismos mientras nos esforzamos por convertirnos en la persona que queremos ser.

¿Cómo puedo desarrollar la Autoempatía?

 

  • Para desarrollar la autoempatía, primero debemos ser plenamente conscientes de su importancia. Sabemos que la empatía es un ingrediente esencial para mantener buenas relaciones interpersonales, pero no es algo que normalmente reflejemos hacia dentro. Necesitamos cambiar urgentemente esa creencia. 
  • Podemos pensar en la amabilidad y la comprensión que nos dedicamos como el equivalente a una máscara de oxígeno en un avión. Antes de ofrecer empatía y compasión a los demás, debemos ponernos la máscara e inhalar oxígeno nosotros mismos.
  • Para ayudar a los otros, primero debemos ayudarnos, como reveló un estudio realizado en la Universidad de Harvard en el que se apreció que cuando nos sobrecargamos emocionalmente, nos criticamos en exceso y nos agotamos psicológicamente, nuestra capacidad empática hacia los demás también disminuye.

Tres pasos a seguir:

1. Hablarnos como le hablaríamos a un amigo

La primera norma para desarrollar la empatía hacia uno mismo es: no decirnos lo que no le diríamos a nuestro mejor amigo. Cambiar la manera en que nos hablamos nos permitirá tratarnos con mayor amabilidad. No podemos sentir compasión por nosotros mismos si nos recriminamos constantemente y nos pasamos gran parte del día lanzando dardos envenenados a nuestra autoestima que terminan convirtiéndose en profecías autocumplidas.

2. Aceptar las emociones

La autoempatía implica zambullirnos en nuestros sentimientos y emociones. Pero a veces, cuando nos ponemos en contacto con nuestro mundo interior, encontramos cosas que no nos gustan. Podemos notar, por ejemplo, que dentro de nosotros bulle más ira o desprecio del que es “socialmente aceptable”. Entonces surge el impulso de alejarnos de nosotros mismos para evitar esos sentimientos.

3. Perdonarnos y tratarnos con bondad

Ser amables con nosotros mismos es un aspecto esencial de la autoempatía. La bondad hacia uno mismo implica ser comprensivos y perdonarnos cuando nos equivocamos, evitando convertirnos en jueces demasiado severos e intransigentes con nosotros mismos. Así impedimos que los errores del pasado se acumulen en el fardo de las culpas y las dudas hasta el punto de aplastar nuestra autoestima y autoconfianza.

Fuentes:

Riess, H. (2017) The Science of Empathy. J Patient Exp; 4(2): 74–77.

Neff, K. D. & Dahm, K. A. (2015) Self-Compassion: What It Is, What It Does, and How It Relates to Mindfulness. Handbook of Mindfulness and Self-Regulation; 121-137.

Sherman, N. (2014) Recovering lost goodness: Shame, guilt, and self-empathy. Psychoanalytic Psychology; 31: 217–235.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top