Publicidad

Columnistas

Investigadores rastrean las variantes de COVID en Connecticut

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

NEW HAVEN.- La tasa de positividad diaria de Connecticut para COVID-19 se mantuvo por encima del 4 por ciento el miércoles mientras los investigadores continúan rastreando las variantes de COVID-19 en todo el estado.

En todo el estado, se detectaron 1,457 nuevos casos de COVID-19 de 33,848 pruebas hasta el miércoles, lo que eleva la tasa diaria de positividad al 4,3 por ciento. La tasa de positividad de siete días se sitúa justo por debajo del 3,5 por ciento, la más alta desde principios de febrero.

A principios de esta semana, el gobernador Ned Lamont dijo que escuchó que en Nueva York hasta el 50 por ciento de los nuevos casos de COVID-19 podrían deberse a variantes, pero el panorama era menos claro en Connecticut.

“Realmente no lo sabemos. No estamos haciendo tanto de esa secuenciación genética como podríamos”, dijo Lamont el lunes.

Josh Geballe, director de operaciones de Lamont, dijo que el estado está trabajando en estrecha colaboración con la Escuela de Salud Pública de Yale, que está realizando gran parte de la secuenciación y el análisis de variantes en Connecticut.

Geballe dijo el lunes que los expertos creen que alrededor del 30 al 40 por ciento de los casos nuevos están conectados a la variante B.1.1.7 de COVID-19, la cepa que se cree que proviene del Reino Unido. “Es una estimación en este momento”. Dijo Geballe.

El estado ha confirmado 283 casos de la variante a través de una secuenciación genética que requiere mucho tiempo. Los datos muestran que Connecticut también ha registrado 46 casos de variantes detectadas por primera vez en California, junto con cinco casos de la variante B.1.351 que se vieron por primera vez en Sudáfrica y un solo caso de la variante P.1 que se vio por primera vez en Brasil.

La Escuela de Salud Pública de Yale está comenzando a buscar la nueva variante que ha surgido en Nueva York, conocida como B.1526, pero aún no se han reportado casos en Connecticut.

Mark Masselli, presidente y director ejecutivo de Community Health Center, dijo que ha habido un aumento en la tasa de positividad y el volumen de pruebas en toda la red, que opera sitios de prueba en todo el estado.

“En el área de Danbury y Stamford vamos a vigilarlo de cerca, la variante de Nueva York”, dijo Masselli. “Queremos asegurarnos de que estamos vacunando a la mayor cantidad de personas lo más rápido posible para que el virus no pueda afianzarse aquí “.

Si bien las variantes son algo a tener en cuenta, Keith Grant, director senior del sistema de prevención de infecciones de Hartford HealthCare, no cree que un aumento en los casos pueda deberse a los comportamientos recientes de las personas.

“Creo que se trata menos de las variantes que de nuestras estrategias, nuestra disciplina, nuestra actitud que ha cambiado un poco”, dijo Grant, director senior de sistemas de la red para la prevención de infecciones.

Dijo que algunas variantes, incluidas las B.1.1.7 y P.1 que han aparecido en Connecticut, son motivo de preocupación.

“Aprecie el hecho de que la única forma verdadera de detener realmente la mutación del virus es controlar la propagación en sí”, dijo Grant. “Si continuamos haciendo las cosas que hicimos al comienzo de esto… definitivamente lo lograremos. No va a ser un camino fácil bajar … pero creemos que estamos en el camino correcto “.

El Dr. David Banach, jefe de prevención de infecciones en UConn Health, sugirió que las tasas de positividad más altas recientes podrían ser el resultado de que más personas se hagan la prueba después de sentirse enfermas a medida que más y más personas se vacunen.

Banach dijo que los hospitales no son informados si un paciente que trataron por COVID-19 luego regresa como un caso de una de las variantes. Si bien tener esos datos podría ser útil para los hospitales, “no creo que cambie ninguna de nuestras medidas de control de infecciones”, dijo.

Dado que el tiempo que lleva confirmar que un caso de COVID-19 es una variante, el Dr. Michael Parry, jefe de enfermedades infecciosas del Stamford Hospital, dijo que los pacientes ya habrán sido atendidos, por lo que la información no es “clínicamente relevante”.

“El problema es que simplemente no sabemos quién tiene variantes”, dijo Parry.

La Dra. Rochelle Walensky, directora de los CDC, citó preocupaciones sobre las variantes de propagación esta semana después de reconocer que tanto los estados del noreste como del medio oeste están comenzando a ver un aumento significativo en los casos.

“Como dije antes, la relajación continua de las medidas de prevención mientras los casos aún son altos y las variantes preocupantes se están extendiendo rápidamente por todo Estados Unidos es una seria amenaza para el progreso que hemos logrado como nación”, dijo Walensky el lunes en un reunión informativa semanal de la Casa Blanca sobre la pandemia.

La declaración de Walensky se produce cuando Connecticut y otros estados redujeron recientemente las restricciones. El viernes pasado, Connecticut levantó los límites de ocupación en muchas empresas y lugares públicos al tiempo que aumentó el tamaño de reunión permitido. Connecticut ha mantenido los requisitos de que las personas usen máscaras y se distancien socialmente.

Si bien la tasa de positividad de Connecticut ha mostrado ligeros aumentos en las últimas semanas, sigue siendo solo una métrica que los funcionarios estatales sopesan al evaluar si se deben abordar las restricciones sobre reuniones y negocios. Lamont ha citado a menudo las hospitalizaciones como la medida clave que utilizará para determinar si aliviar o aumentar las restricciones destinadas a frenar la propagación del virus.

El miércoles, un aumento neto de nueve pacientes más elevó el censo de hospitales del estado para la enfermedad a 412, a la par con la primera semana de noviembre durante la ola otoñal de infecciones. Siete muertes más atribuidas a la enfermedad, lo que eleva el número oficial de muertos de Connecticut a 7.852.

Parry señaló que el censo de pacientes con COVID-19 de Stamford Hospital ha tenido una tendencia a la baja durante las últimas semanas, con solo 16 pacientes reportados hasta el miércoles.

“Creo que solo necesitamos más vacunas en nuestro haber y un poco más de tiempo”, dijo Parry.

El estado continúa avanzando con su programa de vacunación, alcanzando más de 1 millón de primeras dosis esta semana. Las autoridades dijeron que el estado sigue en camino de lanzar la elegibilidad para la vacuna universal para adultos el 5 de abril.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top