Publicidad

Columnistas

Oficiales de salud redoblan esfuerzos contra la indecisión hacia las vacunas tras la pausa de la vacuna de J & J

En esta foto de archivo del 6 de marzo de 2021, las cajas junto a los viales de la vacuna COVID-19 de Johnson & Johnson en una farmacia de Denver. Los funcionarios de salud de EE. UU. Están sopesando los próximos pasos mientras investigan coágulos de sangre inusuales en una pequeña cantidad de personas que recibieron la vacuna. (Foto AP / David Zalubowski, archivo)
Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Por Mary Ellen Godin, Record-Journal staff

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades le insistió a los estados y a los proveedores que pararan el uso de la vacuna J & J y ahora los oficiales de salud deben enfrentar el reto de ganarse de nuevo la confianza a todas las vacunas. De acuerdo a los reportes recientes, seis mujeres entre las edades de 18 a 48 años padecieron de coágulos cerebrales severos dentro de 13 días de haber recibido la vacuna de J & J de un total de casi 7 millones recibidas.

Los efectos secundarios de las vacunas contra el COVID-19 son relativamente leves, y los efectos serios son sumamente raros, de acuerdo a los expertos médicos.

La pausa actual de la vacuna de Johnson & Johnson que dominó titulares causó un retraso a los oficiales de salud pública que han tratado de superar la indecisión ante las vacunas.

“Es extremadamente reconfortante que tuvimos seis eventos en 6.85 millones de dosis,” dijo James Cardon, director de integración clinica para Hartford HealthCare, “con suficiente sensibilidad para conseguir esos seis eventos, para reconocerlos y decir ponganlo en pausa me deja saber que le estamos dando muy alta prioridad a que las personas estén seguras cuando las vacunamos”.

Hay nueve efectos secundarios posibles entre las tres vacunas autorizadas que se consideran típicas: dolor en el lugar donde recibió la vacuna, inflamación o enrojecimiento, dolor muscular o en las articulaciones, malestar general, agotamiento, fiebre o escalofríos, inflamación en nódulos linfáticos, dolor de cabeza, náuseas o vómitos. Las personas también han reportado sarpullido en la cara, brazos y cuerpo.

“Los efectos secundarios son una posibilidad cuando se recibe cualquier vacuna”, dijo Alexandra Edmonson, enfermera de familia certificada en el Community Health Center. “Pueden ser localizadas, como dolor e inflamación en el brazo, o pueden ser sistémicas, y afectar el cuerpo entero con fiebre, escalofríos y dolores musculares.”

Los expertos dicen que los efectos secundarios son una indicación que la vacuna le está enseñando al cuerpo a responder a la presencia del COVID-19 o sus variantes y a batallar el virus. Los efectos secundarios generalmente sólo duran entre dos y tres días y varían en su severidad y duración.

Hay una pequeña posibilidad que la vacuna pueda causar una reacción alérgica severa, usualmente entre unos minutos hasta una hora después de recibir la vacuna. También conocida como anafilaxia, los pacientes pueden sentir dificultad respiratoria, inflamación de la cara o garganta, palpitaciones, sarpullido, mareos o debilidad.

El efecto secundario más común es dolor en el lugar de la inyección similar al de la vacuna contra la difteria y el tétano (DPT) que deja el brazo – o el muslo en bebés – sensible por varios días.

Más del 73 por ciento de las personas que recibieron la primera dosis de la vacuna de Pfizer BioNTech o Moderna sintieron dolor en el lugar de la inyección. Y los nueve efectos secundarios, particularmente el agotamiento, aumentan significativamente después de la primera dosis, dijo Edmonson. Muchas personas reportaron que no tuvieron ningún efecto secundario. “Varía de persona a persona”, dijo Edmonson.

Cualquier dolor o malestar se puede tratar con Tylenol o ibuprofen dos veces al día, ella dijo. Las vacunas de Moderna y Pfizer y sus posibes efectos secundarios se están examinando en niños de 12 a 15 años.

Los efectos secundarios reportados de la vacuna de Johnson & Johnson son similares y algunas personas con alergias han descubierto que la vacuna de Johnson & Johnson es más tolerable.

WALLINGFORD – Cuando los oficiales de la Comunidad Hispana de Wallingford recibieron las noticias acerca de la suspensión de la vacuna de Johnson & Johnson unas horas antes de la clínica de vacunación programada para el martes, les tomó sólo unas cuantas llamadas al Departamento de Salud para cambiar a la vacuna de Moderna sin tener que retrasar la clínica.

Después de la administración de más de 6.8 millones de vacunas de Johnson & Johnson, los oficiales federales ordenaron la suspensión de su distribución debido a preocupaciones acerca de su seguridad, después de recibir reportes de seis casos de efectos secundarios de coagulación raros y severos. El CDC y el FDA de los Estados Unidos están analizando la información de los 6 casos de coagulación reportados en individuos que habían recibido la vacuna de Johnson & Johnson.

En su esfuerzo por alcanzar a las comunidades marginadas, SCOW pudo vacunar a 104 personas en la clínica emergente del martes.

Adriana Rodriguez, directora ejecutiva de SCOW, colaboró con varios compañeros comunitarios para asistir en la participación de vacunación entre la comunidad Latina.

“Estamos muy complacidos de tener la oportunidad de colaborar con el Departamento de Salud de Wallingford para ofrecer esta clínica emergente en SCOW. Entendemos los retos que muchos enfrentan al intentar programar una cita para la vacuna. Para muchos, hay factores adicionales que los desaniman a continuar con el proceso de programación de citas.” ella dijo. “Algunos ejemplos son la barrera del idioma, la falta de conocimiento de la tecnología, falta de transportación y la inseguridad. En SCOW, hemos estado trabajando con empeño en colaboración con nuestras agencias colaboradoras para proveer conocimiento, participación y educación.”

Erick Morales de Wallingford anima a que otros programen su cita lo más pronto posible. Morales dice que él pone su confianza en la ciencia y no está preocupado acerca de la vacuna.

“Los problemas no se pueden evitar en una operación de tan gran escala. Seis casos considerando las millones de personas vacunadas es un tamaño de muestra tan pequeño. Yo no deje que lo que las personas me decían me afectara. Ya se han administrado millones de dosis y todos aparentan estar bien,” él dijo.

La clínica de vacunación de SCOW incluyó voluntarios bilingües que sirvieron de intérpretes para personas que lo necesitaban, jóvenes voluntarios que explicaron lo que se podía esperar en la clínica, una zona de asientos afuera, y un área separada para la registración.

“Esta clínica de vacunación ofrece muchas buenas oportunidades para que nuestros jóvenes y adultos se vacunen. Nuestros estudiantes del programa de liderazgo juvenil, ¡Adelante! América, aprovecharon la oportunidad de ser voluntarios durante sus vacaciones de primavera,” dijo Daisy Lopez, la coordinadora del programa ¡Adelante! America. “Lo hicieron, no solo por el requisito de las horas comunitarias para la escuela, sino porque muchos de ellos están interesados en ejercer una carrera en el campo de la salud, y esta clínica les dio la oportunidad de ver de primera mano lo que eso implica. Nos encanta inculcar en nuestros estudiantes el sentido de comunidad y no hay mejor manera de hacer eso que retribuir y servir de voluntario.”

Las citas para las vacunas se hicieron internamente en SCOW por teléfono.

“Muchos clientes nos estaban llamando para pedir ayuda para programar sus citas. Empezamos con esa lista y después llamamos a los clientes que expresaron interés en recibir la vacuna. Pudimos llenar todos los espacios en dos horas.” dijo Lopez.

Leticia Mendoza Aguirre, de Wallingford dijo que contraer el COVID-19 no es algo que quiere sufrir otra vez así que se está vacunando para mantenerse saludable.

“Hemos estado escuchando tanto acerca de los efectos secundarios, pero decidí que esto es por mi propio bien y por eso me vacuné. Si nadie se vacuna, esto nunca se terminara,” dijo ella.

Máscaras gratuitas fueron distribuidas en la localidad donde se dieron las vacunas, junto con panfletos adicionales de información acerca de la vacuna contra el COVID-19. Aquellos que recibieron la vacuna tuvieron la oportunidad de tomarse una foto con un marco que decía “Me vacune.”

Jose Medina, de Wallingford, quien trabaja en Ulbrich Steel, dijo que al principio no le fue posible programar una cita, pero Adriana le ayudó a inscribirse en SCOW.

“Al principio, estaba indeciso porque la vacuna salió de la nada. Vi que todos estaban recibiendo la vacuna, incluyendo mi esposa e hijo. Decidí seguir su ejemplo. Cada precaución ayuda,” dijo él.

SCOW estará ofreciendo su próxima clinica emergente para la segunda vacuna el 11 de mayo. Para más información, comuníquese con SCOW al (203)265-5866.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top