Publicidad

Columnistas

El arte de superar las adversidades

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

El sendero de la vida no siempre es llano y pintoresco, los obstáculos, las encrucijadas y los baches son parte de todo trayecto. Algunos son lo suficientemente pequeños como para poder evitarlos o sencillos como para hallarles una solución rápida, pero otras veces debemos ajustarnos los cinturones y transitar por ellos. Alguien inspiradamente dijo que: “al enfrentarnos a algún problema, hagámoslo siempre de frente; con la cabeza erguida y apretando bien los dientes. Cuando sea en vano, esquivarlo, y prestando entonces atención a un esfuerzo cabal en pos del triunfo o de la derrota, ¡luchemos hasta el final!”. A veces los problemas son inevitables y no tienen soluciones fáciles. En tales casos, lo mejor que podemos hacer es seguir yendo en una dirección positiva.

Al transitar por caminos escabrosos, tal vez nos ayude a recordar los momentos en los cuales hicimos cosas difíciles en el pasado, cuando superamos los desafíos, cuando hayamos alivio tras una prueba o adversidad, o lidiamos con personas, trabajos o problemas que nos empujaron hasta nuestros límites.

Quizá al recordar como hicimos frente a adversidades pasadas, nos dará la confianza para hacerlo otra vez. Mientras tanto, no olvidemos disfrutar el trayecto, aun cuando la vida presente impedimentos y pesares. Vale la pena recordar que los obstáculos no definen el camino; más bien debemos tratar de ver las bendiciones que aún tenemos. Reconozcamos nuestras virtudes y todo lo bueno que hay en nuestro interior, y aún en las otras personas de nuestro aprecio y confianza. Y hasta es posible que encontremos formas de ayudar y alentar, lo cual servirá para allanar nuestro propio camino.

Más importante aún, ¡sigamos avanzando!, “porque las fuerzas que esperamos las tendremos, correremos y no nos cansaremos, caminaremos nuestras veredas y no nos fatigaremos”. En poco tiempo la senda se allanara, y al no habernos dado por vencidos, veremos que estaremos más cerca de nuestro anhelado destino, “porque fe es la sustancia de las cosas que no se ven pero que son verdaderas”.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top