Publicidad

Columnistas

La antrifagilidad, mas allá de la resiliencia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Uno siempre sabe en qué momento se presenta la falla o el error. Podría buscar razones y mitigar un poco lo que mal se siente al ser descalificado. Pero bastan unos segundos de oscuridad mental casi inexplicable, que cambian el resultado. Aun así, asumo mi responsabilidad y sé que “Cuando estoy al final de las cosas, solo estoy al principio otra vez”.

De lo que sí estoy seguro, es que “aunque hay que saber perder, nadie va en pos de sufrir una derrota”, no obstante, una de las grandes ironías de la vida es que en los momentos más duros, revelamos nuestras mayores fuerzas. Nunca sabemos cuánto podemos resistir hasta que podemos resistirlo. Recuerdo haber leído, que un profesor de la Universidad de Yale consideró que “la mayoría de nosotros es mucho más fuerte de lo que supone”. Él nos compara a una rama verde que tal vez no parezca tan resistente como una más madura, pero cuando azota el vendaval, es la rama verde la que sobrevive, doblándose mas no llegando a quebrarse. …

A veces, puede ser fácil de olvidar una caída o un fracaso, cuando los vientos de la vida parecen zarandearnos. Las personas tenaces saben que no pueden detener la tormenta, pero que si pueden hacerle frente y tomar control del presente y por ende, del futuro. Cualquiera que sea el reto; hacen lo que pueden por seguir adelante. Y eso es la otra bendición oculta del fracaso o sufrimiento; esas experiencias que parecen debilitarnos, en muchos casos no sólo revelan nuestras fuerzas, sino que las incrementan. Esto requiere tenacidad, pero al mismo tiempo, nos enseña también a ser tenaces. Nos instan a ver las cosas con más optimismo al renovar esfuerzos y continuar relacionándonos con personas más positivas.

Estas mismas fuerzas y experiencias, nos hacen enfrentar nuestras ideas negativas, crean una perspectiva más amplia, y hasta pueden inspirarnos a apoyar y ayudar a los demás con buena voluntad y disposición, lo cual siempre nos hace sentir mejor. En resumen, si con paciencia logramos soportar toda prueba o adversidad, desarrollaremos la fuerza y la tenacidad necesarias para doblarnos sin quebrarnos,  permanecer positivos y poder disfrutar tranquilidad en medio de las tormentas y fracasos de la vida.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top