Publicidad

Columnistas

Los médicos recomiendan vacunas de mRNA para personas con deficiencias autoinmunes

Un vial de la vacuna Pfizer para COVID-19 en una foto de archivo de AP de enero. Los médicos están animando a las personas con deficiencias autoinmunes a vacunarse a pesar de las dudas sobre su eficacia en la población.
Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Por Mary Ellen Godin, Record-Journal staff

Las personas con deficiencias autoinmunes enfrentan enfermedad seria y posible muerte si contraen el COVID-19 y se recomienda que se vacunen, a pesar de las preguntas acerca de su eficacia en esta población.

Los médicos expresan su frustración acerca de la falta de estudios disponibles para medir los niveles de inmunidad en pacientes vacunados, pero están de acuerdo que alguna protección es mejor que ninguna protección.

“Definitivamente se recomienda la vacunación contra el COVID para pacientes con trastornos reumatológicos y autoinmunes, particularmente porque se considera que estos pacientes tienen más alto riesgo de ser hospitalizados y de sufrir peores resultados a causa del virus de COVID en comparación a la población general,” dijo el Dr. Marwan Haddad, director médico del Centro para Poblaciones Claves con el Community Health Center Inc.

Haddad dijo que los que deben evitar la vacuna son las personas que son alérgicas a algún ingrediente en las vacunas. Aquellos con deficiencias autoinmunes deben consultar a su proveedores médicos acerca de cuándo deben recibir su vacuna. Los pacientes que sufren de alguna enfermedad autoinmune tienen un sistema inmunológico hiperactivo que se ataca a sí mismo, dicen los expertos. Esta familia de enfermedades incluye LES (lupus eritematoso sistémico) artritis reumatoidea, esclerosis múltiple, enfermedad inflamatoria intestinal, y diabetes Tipo 1, entre otros.

Muchos médicos locales están recibiendo orientación para pacientes con deficiencias autoinmunes del American College of Rheumatology (ACR) el cual lanzó sus recomendaciones en febrero.

“Aunque hay información limitada de estudios basados en grandes poblaciones, parece ser que los pacientes con condiciones autoinmunes e inflamatorias tienen más alto riesgo de desarrollar COVID-19 que requiera hospitalización en comparación a la población general y sufren peores resultados asociados con la infección,” dijo Jeffrey Curtis, presidente del Grupo de Expertos de Dirección Clínica de Vacunas contra el COVID-19 del ACR. “Basado en esta preocupación, el beneficio de la vacunación contra el COVID-19 sobrepasa cualquier posible riesgo pequeño de reacciones autoinmunes o brotes de la enfermedad después de la vacunación.”

Los médicos usualmente recomiendan las vacunas de ARN mensajero hechas por Pfizer BioNTech y Moderna sobre la inyección de Johnson & Johnson. Las vacunas de ARN mensajero contiene fragmentos de ARN mensajero, el cual dirige a las células a producir una proteína espicular específica, el cual aumenta una respuesta de anticuerpos al virus. La vacuna de Johnson & Johnson utiliza un virus debilitado en su vacuna.

“No nos gusta darle un virus debilitado a personas con trastornos inmunológicos”, dijo el Dr. John Magdali, jefe especialista en reumatología en Hartford HealthCare.

Desafortunadamente, las pruebas experimentales de Pfizer y Moderna excluyeron a los voluntarios recibiendo tratamiento inmunosupresivo, pero por el simple tamaño de las pruebas experimentales y las millones de dosis distribuidas alrededor del globo, los médicos pueden concluir los resultados y desarrollar mejores prácticas.

Si hubiese un problema con los brotes de la enfermedad, ya hubiesen aparecido, dijo Magdali.

Los pacientes con deficiencias autoinmunes deben ponerse la vacuna cuando su sistema inmunológico esté más fuerte, lo cual significa que deben postergar ciertos medicamentos y tratamientos inmunosupresores por una o varias semanas.

Por ahora, la mayor consideración para los pacientes con enfermedades autoinmunes o dermatólogas es el momento en que reciben la vacuna. La recomendación principal del ACR es que postergue ciertos medicamentos por una semana después de vacunarse. El postergar el medicamento puede aumentar la posibilidad del éxito de la vacuna.

“Uno de los retos actuales es que no tenemos una prueba para medir los anticuerpos de las vacunas”, dijo Magdali. “Podemos examinar los anticuerpos de COVID si ha tenido COVID. Pero las medidas de los anticuerpos de la vacuna, todavía no están fácilmente disponibles. Es un juego de adivinanzas el saber si están inmunológicamente comprometidos.”

Magdali y otros especialistas no han visto muchos casos de brotes de enfermedad después de vacunación aparte de los efectos secundarios normales.

Por ejemplo, si alguien tiene lupus y el lupus está atacando los riñones, puede ser que los médicos posterguen la vacuna. Pero han habido bastantes vacunaciones en pacientes reumáticos o con lupus que no han tenido evidencia de un brote de su enfermedad.

“Muchos de nuestros pacientes se han vacunado.” dijo Magdali. “Los que dicen que no están preocupados de los efectos secundarios. Ellos deben estar igualmente preocupados de contagiarse con la infección de COVID. El COVID es una diferencia de vida y muerte.”

A medida que pase el tiempo, los doctores y científicos esperan aprender más acerca de la vacuna y los niveles de protección en pacientes con deficiencia inmune y riesgos de brotes de enfermedad.

“Es como los estudios que están haciendo con los niños”, dijo Magdali. “Ahora hay una base de datos de 200 millones. Esa es una base de datos muy buena. Si hubiese algo con una respuesta autoinmune, ya la hubiésemos visto. No estamos al inicio.”


Traducción por Lizandra Mejías-Salinas, Comunidad Hispana de Wallingford.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top