Publicidad

Columnistas

¿Se ocupa Ud. de la Salud Mental de sus hijos?

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

La mayoría de la población está acostumbrada a tratar el tema de la medicina preventiva aplicado a las enfermedades comunes y en pocas ocasiones se pasean por la situación de que nuestro cerebro es susceptible de padecer problemas de salud mental.

De acuerdo a una información suministrada por la UNICEF, para finales de 2019 más del 20% de los adolescentes en el mundo sufrían de trastornos mentales, el suicidio era la segunda causa de muerte entre jóvenes de 15 a 19 años y el 15% de la población juvenil que viven en países de medios o bajos ingresos han pensado en la posibilidad de suicidarse. Y a ello tendríamos que agregarle las consecuencias dejadas por el COVID-19 producto del aislamiento preventivo en los hogares en donde en muchos casos fueron expuestos a violencia física, psíquica y sexual.

De acuerdo al Instituto Nacional de Salud Mental (National Institute of Mental Health, conocido por sus siglas: “NIMH”),  los padres deben ponerse en alerta cuando los niños presentan: Rabietas o están muy irritables; cuando hablan frecuentemente de tener miedo o preocupaciones; refieren dolor de estómago o de cabeza sin causa conocida; manifiestan insomnio o pesadillas cuando pueden dormir, no juegan con otros niños, baja considerablemente el rendimiento en la escuela y cuando hacen acciones repetitivas. Y para el caso de los niños mayores y adolescentes cuando expresan pérdida de interés, poca energía, duermen mucho tiempo, les gusta estar solos, participan en acciones que impliquen riesgos, tienen pensamiento suicida y en ocasiones manifiestan que alguien está tratando de controlar sus mentes.

Los padres al notar alguna de estas situaciones, deben conversar con los profesores donde el hijo estudia y con el médico de confianza para que éste los refiera a un centro especializado donde le harán entrevistas tanto al hijo como a sus progenitores.

En cuanto al tratamiento hay que decir que hoy en día se actúa en 4 segmentos: La Psicoterapia la cual se aplica a padres e hijos y que ha dado buenos resultados, el Tratamiento Farmacológico que se basa en antidepresivos, los llamados estabilizadores del estado de ánimo y los estimulantes. La Consejería familiar que ayuda a las familias a comprender el problema y el Apoyo a los Padres donde juega un papel fundamental la capacitación de los mismos para manejar la situación correctamente.

Amigos lectores, si alguno de Uds. necesita este tipo de ayuda puede llamar a la línea gratuita del “NIMH” al 1-866-615-6464, escribir al email: nimhinfo@nih.gov o entrar al portal web:  nimh.nih.gov donde en la parte inferior tiene la sección CHAT  ONLINE  donde será atendido inmediatamente.

______________

*Columnista en semanarios en New York, New Jersey, Delaware, Pennsylvania, Connecticut, Texas, Florida y California. Los invito a escuchar nuestro programa de radio “Salud y Calidad de Vida” por wtcradio.net todos los viernes a las 10:00 am (ET).

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top