Publicidad

Columnistas

Cómo desarrollar una mentalidad ganadora

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Por:  Waldemar Gracia

Cuando hablamos de mentalidad ganadora, es fácil que lo primero que nos imaginemos sea una persona individualista cuya principal meta es ser más competitiva que el resto. Sin embargo, también podemos entender este concepto de una manera que no tenga que ver con la avaricia: ser ganador puede significar, simplemente, no renunciar a conseguir aquellas metas personales que, si se apuesta por el esfuerzo, pueden llegar a ser alcanzadas.

Dicho de otro modo, tener una mentalidad ganadora implica no dejarse seducir por las múltiples excusas que muchas veces nos ponemos a nosotros mismos para no salir de nuestra zona de confort. Fenómenos como la disonancia cognitiva, por ejemplo, hacen que lleguemos a abrazar creencias poco razonables por el simple hecho de que nos permiten reducir el malestar que aparece cuando notamos contradicciones en nuestro modo de pensar: podría haber estudiado para el examen, pero no lo he hecho a pesar de que quiero aprobar, pero al fin y al cabo da igual porque ese profesor me iba a suspender igualmente.

Construyendo Una Mentalidad Ganadora

Para acostumbrarse a mantener una mentalidad productiva es necesario adoptar nuevos hábitos y costumbres. Estas son algunas de ellas.

1. Localizando los objetivos

En primer lugar, es necesario saber cuáles son nuestros principales objetivos en la vida o en un ámbito concreto de esta en la que sintamos que no avanzamos.

2. Detectando las excusas

El segundo paso para construir una mentalidad ganadora es examinar los propios pensamientos y aprender a localizar las excusas que nos mantienen estancados.

3. Salir de la zona de confort

Este es el paso más difícil, ya que implica exponernos a situaciones algo estresantes pero que nos acercan más a nuestras metas.

La procrastinación, o “síndrome de ya lo haré mañana” también es un refugio muy habitual entre las personas estancadas en sus proyectos, y por eso es necesario prevenir su aparición haciendo que todo lo que importe durante un momento sea realizar aquello que sentimos que debemos hacer.

4. Mantener el hábito

Una vez hemos roto con la dinámica del inmovilismo, es mucho más fácil seguir avanzando, pero igualmente hay que vigilar lo que hacemos para no renunciar al proyecto.

 

ALGUNOS RASGOS PARA TENER UNA MENTALIDAD GANADORA

Como en todos los aspectos de la vida, hay cinco ingredientes indispensables para obtener el éxito: la pasión, el entusiasmo, el optimismo, la fortaleza interna y la perseverancia.

  • Metas claras.
  • Autoconfianza.
  • Autoimagen positiva.
  • Auto consciencia.

Las personas ganadoras son aquellas que se arriesgan y van por sus sueños y metas; que conquistan los objetivos, y, a la vez, que tienen la habilidad, innata o adquirida, de fortalecerse cuando algo no sale tal lo planificado.

Vivir, pensar, sentir y actuar bajo la guía de una mente ganadora es un trabajo arduo y permanente, las 24 horas, todos los días. De allí que muy pocas personas lo logran; y quienes lo hacen, se destacan frente a los demás. Estos son los rasgos que los distinguen por sobre la media: 

  1. Metas claras. Son sumamente precisos respecto a los objetivos a lograr; dedican un buen tiempo a diseñar su propósito, y a ajustar cualquier cosa que los saques del rumbo.
  2. Autoconfianza. Las personas de mente ganadora confían en sí mismos y en su potencial. Suelen tener mucha tolerancia a la frustración, decepción y al fracaso, de los que se reponen rápidamente. Saben que podrían ser traicionados y envidiados, y que esto forma parte del juego de la vida. 
  3. Autoimagen positiva. La autoimagen es la representación interna de quién eres y qué quieres cuando te miras al espejo. La gente de mentalidad ganadora puede ver más allá, saben auto observarse con profundidad, potenciar lo bueno y mejorar lo que aún les falta. 
  4. Auto consciencia. Mantienen un nivel de energía muy alto todo el tiempo, por lo que tienen una mayor consciencia acerca de cómo están, en cada momento.
  5. Fortaleza interna. Cualquier logro se basa en una mentalidad ganadora. De forma tal que las personas de mente ganadora saben lo que necesitan activar dentro para auto propulsarse sin desviarse demasiado del objetivo. 
  6. Autodeterminación. Se afirman permanentemente en su fortaleza y no en sus debilidades. No se victimizan y van al frente sin descuidar que puede haber otros a los que les cueste seguirle el ritmo. También son hábiles y rápidos en la toma de decisiones, rasgo que deja sorprendido al entorno. Tienen velocidad inusual en el procesamiento de mucha información dispersa; saben conectarla y darle sentido, para encauzarla a favor de su meta. 
  7. Autovaloración. Este rasgo de las personas con mente ganadora se basa en confiar en que cuentan con todos los recursos necesarios para salir adelante, incluso cuando no se sabe cómo seguir, o ante fracasos.
  8. Autodisciplina. Cuando se comprometen, van a fondo. Actúan siempre en dirección para alcanzar lo que buscan. Son decididos y es raro que titubeen al definir cuestiones cruciales. Tienen una buena relación con el factor riesgo/oportunidad. Suelen ser ordenados, o rodearse de personas que los ayuden en su alto desempeño, para focalizarse en ese caso a lo que más placer les produce y lo que mejor saben hacer.

Conclusión

Mantener una mentalidad ganadora nos permitirá estar prevenidos contra las excusas que utilizamos para no salir de la zona de confort y, a la vez, ver cómo los objetivos con los que tanto fantaseamos en el pasado se van acercando o cumpliendo, siempre que dependan solo de nosotros. Es por eso que adoptar esta manera de pensar haciendo que forme parte de nuestra cotidianidad tendrá un impacto muy positivo tanto en nuestra autoestima como en la satisfacción generada a través del esfuerzo.

Fuentes:

Soroka, S. et. Al. (2019) Cross-national evidence of a negativity bias in psychophysiological reactions to news. PNAS; 116 (38):

Norris, C. J. (2019) The negativity bias, revisited: Evidence from neuroscience measures and an individual differences approach. Social Neuroscience; 16: 68-82.

Gottman, J. & Levenson, R. (2002) A Two-Factor Model for Predicting When a Couple Will Divorce: Exploratory Analyses Using 14-Year Longitudinal Data. Family Process; 41(1): 83-96.

******************************************************************************

Las opiniones vertidas por Waldemar Gracia no reflejan la posición de la Voz Hispana. Nombres, lugares y circunstancias han sido alterados para proteger la identidad de los personajes citados en la historia.

Nota: Si has encontrado esta columna útil o interesante, o si tienes alguna pregunta, puedes comunicarte con el autor por correo electrónico a: wallygracia@yahoo.com

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top