Publicidad

Columnistas

¡Mi Padre es el mejor!

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Por: Waldemar Gracia

El sol estaba radiante, la temperatura era ideal, apenas se podía apreciar alguna pequeña nube en el cielo. Carlitos parecía no percatarse de ese fenómeno, su mirada estaba centrada en unos patitos que nadaban alegremente, siguiendo a su “mama” en pequeño lago. Carlitos de apenas 5 años, se entretenía mientras que su padre lo observaba. Era el tiempo de Carlitos estar con su padre. Según papeles de la corte, Carlitos solo podía pasar fines de semanas alternados con su padre.

La atención de Carlitos estaba completamente fija en “familia” de patitos hasta que se oyó sonar las campanitas de un camión que anunciaba la venta de helados. Como era de esperarse, Carlitos quiso disfrutar de un sabroso helado de mantecado junto a su padre. Mientras se lo iba comiendo, Carlitos…algo reflexivo le pregunta a su padre; “papi…¿como yo se si los patitos están con la mama o están con su papa?”. A Carlitos le había llamado la atención de que los patitos no estaban acompañados de dos patos adultos sino de uno solo. Su padre…mirándole con mucho cariño le recordaba no descuidar su helado, pues se le podía echar a perder si se descuidaba.

Carlitos insiste en preguntar de nuevo a lo que su padre le responde: “no siempre se tiene la suerte de tener ambos padres juntos a la vez”. “A veces por cosas de la vida los adultos deciden que es mejor separarse…pero eso no significa que lo mas importante para ellos sigan siendo sus hijos”….“Carlitos…tu eres lo mas importante para mi”…. Carlitos mira fijamente a su padre y le dice; “papi yo te quiero mucho…tu eres el mejor papa del mundo”.

¿Qué es ser el mejor padre del mundo? ¿Quién es el mejor padre del mundo? Este domingo se celebra el tradicional día de los padres. El día de los padres es una celebración que para algunos no es tan “importante” como el día de las madres. Nuestra cultura latina con frecuencia no le hace justicia a hombres buenos, a hombres dedicados al bienestar se su familia.

Este artículo va dedicado a esos hombres que si saben ser hombres. Hombres que han sabido darles el primer lugar a los valores de la familia. Trabajando incansablemente por dar de si lo mejor. Por ofrecerle a sus hijos las mejores oportunidades para desarrollar un carácter y una personalidad responsable. Hombres que sacan de su tiempo para escuchar a sus hijos, para compartir con ellos. Para atender no solo a sus necesidades físicas y materiales, pero a las necesidades emocionales y espirituales.  

Los psicólogos y estudiosos de las dinámicas de la familia señalan que la figura paterna es primordial para el desarrollo emocional equilibrado en los adolescentes. Muchos jóvenes son seducidos a experimentar con drogas cuando no han tenido la oportunidad de desarrollar una relación estable y de confianza con la figura del padre en particular. Otros, contemplan el suicidio al sentirse atrapados en medio de serios problemas emocionales. Se sienten solos y desamparados, aunque vivan en una casa con sus dos padres y rodeados de hermanos y hermanas.

El verdadero padre (tanto el que engendra como el que cría) toma la iniciativa de acercarse a su hijo o hija para brindarle apoyo y la oportunidad de dialogar. Aunque no diga nada, su presencia puede ser suficiente para inspirar un poco de confianza en sus hijos. El verdadero padre se ocupa de enseñarle a sus hijos el temor de Dios y trata de inculcarles valores y principios que le guiaran por el resto de sus vidas.

El verdadero padre sabe hacer tiempo para asistir al partido de “béisbol” o “basketball”. Hace los arreglos necesarios en su trabajo para estar la noche del “concierto” donde su hijo hace su debut tocando la flauta. El verdadero padre no pone como excusa el trabajo para olvidarse de las fechas importantes de su hijo o de su hija. No se olvida de su cumpleaños, tampoco se olvida de otras fechas importantes para el niño.

El verdadero padre se identifica con los gustos y preferencias de sus hijos. Esto no significa dejar que el niño o la niña sean complacidos en todo. A los niños hay que educarles y disciplinarles con mucha ternura y amor. Pero hay que darles la oportunidad de que vayan definiendo y desarrollando su propia personalidad, así como también de expresar lo que les gusta y lo que no les gusta. A casi todos los niños les gustan los animales. Algunos quieren un perrito, otros un gatito. Aunque no le permita tener una mascota en su casa, el verdadero padre sabe llevarlo a lugares donde podrá ver y jugar con los animales que le gustan, tal y como el padre de Carlitos hizo hoy.       

Invito a todos los padres a mirarse en lo interior y reconocer que siempre has querido ser el mejor padre del mundo. Y a ustedes hijos e hijas, quien sabe si lo mejor de tu padre aun estas por descubrirlo.

¡Feliz día de los Padres!

*****************************************************************************

Las opiniones vertidas por Waldemar Gracia no reflejan la posición de la Voz Hispana. Nombres, lugares y circunstancias han sido alterados para proteger la identidad de los personajes citados en la historia.Nota : Si has encontrado esta columna útil o interesante, o si tienes alguna pregunta, puedes comunicarte con el autor por correo electrónico a : wallygracia@yahoo.com

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top