Publicidad

Columnistas

“Traicioné a mi prima Lupe y ahora me siento culpable”

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Consulta

Tía Julita:

  Le envío este e-mail porque tal como lo hacen otros acongojados, quiero desahogar en sus hombros de anciana mis lágrimas y pesares y evitar darme una Cuba libre que después me pondría más deprimida que los ex empleados de Trump que no encuentran trabajos por ser y haber sido mentirosos, embusteros y patrañeros.

  Tengo 23 años y trabajo como ayudante de la asistente de un anestesiólogo en el Hospital de Yale. Me levanto a las cinco de la mañana y me voy al gimnasio para rebajar la grasa de la cintura y endurecer las nalgas. Prefiero hacer esto con esfuerzo, antes que someterme al bisturí de un cirujano de Bosnia que se hacía llamar Bakiaste Oknavichio. Este tipo había lanzado un especial de primavera e intervino a mi prima que quería parecerse a la Kardashian.

  Tía, Oknavichio le ha sacado grasas extras de la cintura y la barriga a mi primita y enseguida se las injerto en las asentaderas. ¿Resultado?  Muy triste ya que ahora mi amiga no se puede sentar y tiene una infección que no alivian los antibióticos y quizás le tengan que extirpar la nalga derecha. El ciruja desapareció del chinchorro en New Haven y ahora Rosalyn no sabe a quién demandar.   

   Bueno, esto no tiene nada que ver con la causa de mi desasosiego mental y hormonal ya que el caso es que yo tenía un conocido que se llama Renato. Por favor publique su nombre, aunque éste se enoje y para que aprenda lo que es sufril. Es que me dan deseos de partirle la cara.

  Este tipo estaba comprometido con una prima mía que se llama Fortunata, pero a la que llamamos entre amigos “Fortuita,” ya que le pasan cosas y siempre esta más salada que una sopa de aceite de bacalao con salsa de jengibre, ja-ja-ja. 

  Sin embargo y por esas cosas de la vida que tienen que ver con los calores desenfrenados, tormentas como la del año pasado que nos dejaron sin luz por una semana, y los cambios en la atmósfera y estratósfera, Renato se quedó una noche conmigo porque hubo una tormenta de lluvia truenos y rayos que nos cayó desde el cielo y se quedó sin luz y no podía usar la computadora porque se le fue el GuayFive y tenía que terminar un trabajo. Mi prima, que era su prometida, había tenido que viajar a Nueva York para tomar un curso y de ese modo nos quedamos solos.

  Mala idea.

  Tía, yo siempre admiré los músculos de este macho, su abdomen parecido al de los espartanos, la dureza de sus miembros, su paquete, y su pelo tan espeso en los hombros y los brazos que pareciera que tiene los sobacos al revés. Así y dada la soledad, el halo romántico de un cirio, y una canción que tocan en la radio que dice “De a poquito, no te sabes mover,” que a mí se me ocurrió en bailarle, caí en sus brazos, me rendí a sus arrumacos, aunque la verdad es que traté hasta el último momento de decir que no, pero me la ganó la pasión desenfrenada, el pecado original y un trancazo de brandy que me había dado para relajar los músculos y disminuir las inhibiciones.

  Cuando llegó mi prima, Renato sin mi autorización ni consulta le dio la mala noticia de nuestro encuentro carnal por el Facebook y a Fortuita la traición le cayó como una patada fulminante en el riñón izquierdo porque se transformó en el hazmerreír del Green y ahora le apodan CornudaUno. La he llamado al celular, y aunque tratamos de ser civiles, ella me salió con una sarta de groserías y juró venganza. A Renato le dijo que no le deseaba mal, pero que esperaba que se le cayeran todos los dientes y las muelas y que le quedara solamente un diente de oro y que ese se lo robara un gitano. ¿Se imagina? También está echando a correr el rumor de que Renato es trasvertí y bisexual.

  A mí me dijo que me tendría de carreritas a la toilette lo cual se está cumpliendo. Lo peor de todo es que estoy con atraso, soy católica y no quiero que me excomulguen por un posible aborto.

  Por favor aconséjeme y de pasada recomiéndeme algo para pasar unas diarreas fulminantes que no me dejan salir ni a comprar unas frías.

  Gracias desde ya por sus atinados consejos.

Luna

Respuesta:

Mira Luna, Lunita:

  De todos modos, se la pegaste a tu prima en complicidad con su novio Renato, y la que traicionaste con alevosía, premeditación y sobreseguro.

  Aunque te trates de excusar con el cuento de la tormenta de rayos y centellas, debes aprender a recogerte y pensar en las consecuencias del acto. Por otra parte, ya le tenías ganas al tipo, le sedujiste con el baile del vientre y esa porquería de las canciones nuevas que tiran en ciertas radioemisora de Hartford entre ellas, “Poquito, poquito, mami,” o “Muévete lento, pero después acelera, acelera, mami, hay que rico.” Estos temas le gustan a la Sultana, pero tú eres una mujer estudiada pero no has estudiado ética.

  Sin embargo y para el efecto de lo que la historia diga de ti en la próxima centuria, fuiste tú y nada más que tú que se la jugaste floja a tu prima ya que aprovechando que estaba oscuro y como por las noches todos los gatos son de tonos grises, Renato cayó en tus redes como esos salmones medios lerdos a los que les entra agua en los ojos y se desplazan en contra de la corriente. Es que los tipos son débiles mirando nenas con estas faldas amplias pero cortas que usan ahora en verano y que con una brisita dejan al descubierto aquello y lo otro.

  En otras palabras, mi vida, ahora no te puedes quejar de que la otra haya recuperado a su jevo musculoso y peludo, pero lo que me está preocupando es lo que los médicos llaman promiscuidad sexual ya que como sean los arreglos entre las parejas modernas, la fidelidad es fundamental para preservar la salud y así evitar que ustedes que van yendo de flor en flor o de floro en floro, no lleguen muy lejos por eso del SIDA, las hepatitis malas, el fungís vaginal, y la variante Delta que estás haciendo escante entre los muchachos. ¿Tú me entiendes?

  En cuanto a lo de las maldiciones, yo te recomendaría que no creyeras en esas cosas ya que la gente se sugestiona y al ponerse nerviosos o nerviosas internalizan los líos y hasta le creen las lisuras a un vendedor de automóviles, a un mecánico, o a un supuesto experto en virus de computadores.

  Eso de las caries de Renato se pueden explicar fácil: o no se lava los dientes, o no ha escuchado hablar de la importancia de la limpieza dental llevada a cabo por personas como el Dr. Canino que en media hora te deja las encías más limpias que las de un recién nacido. Su lema es “Yo velo por usted de día y de noche y por eso, no hay muela que se le afloje,” además que ahora los dentistas no hacen puentes permanentes porque están detrás de los chavos de los condenados implantes que son más caros que un trasplante de la cabeza de arriba.

  Ahora bien, lo de tu indigestión. Se puede captar que internalizas las emociones y somatizas tus problemas, pero vete a un médico especializado en diarreas y constipaciones ya que no domino esas materias.

  Luna, recógete, no les quites los novios o novias a otras y establece una relación seria, fiel y estable para favorecer tu salud mental, genital y tu situación estomacal e intestinal.

  Te deseo que te lo pasen bien y date una vueltita por la clínica para eso de los exámenes de sangre y de orina porque nunca sabes lo que había debajo de la capucha del que te dije. ¡Ah! si quieres llorar, usa el hombro de tu abuela o de tu mai y no el mío.

  Abrazos,

La Tía que te desea lo mejor y recuerda que Dios perdona.

Comentarios a los Consejos de la Tía. Tía Julia, yo soy católico, apostólico y puertorriqueño y no me gustó nada la decisión de los obispos faldudos que quieren excomulgar al presidente Biden. ¿Porque estos tipos que ahora se parecen a los clérigos iraníes y se meten en política no dijeron nada cuando Trump mentía, metía mano con nenas y engañaba a su esposa? ¿Porque fallaron estos oscurantistas al no denunciar a los curas depravados y a los pedófilos? Con mi esposa y familia (somos 14) estamos muy tristes y no daremos más los diezmos. Lo que pasa tía es que estos tipos se creen infalibles pero lo que son es la quinta columna del trumpismo que desean traer de vuelta al embustero adúltero el 2024.

Vocabulario.

Hacer escante: crear conmoción, arrasar, o hacer un impacto de madre.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top