Publicidad

Columnistas

Sin Cristo andamos ciegos

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Un buen día, cuando Jesús salía de Jericó acompañado de sus discípulos y de mucha gente, un mendigo ciego llamado Bartimeo estaba sentado junto al camino pidiendo limosna. Al oír que Jesús pasaba muy cerca, empezó a gritar:

“—¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!

 Muchos lo reprendían para que se callara, pero él gritaba más todavía:

—¡Hijo de David, ten compasión de mí!

 Entonces Jesús se detuvo, y dijo:

—Llámenlo.

Llamaron al ciego, diciéndole:

—Ánimo, levántate; te está llamando.

El ciego arrojó su capa, y dando un salto se acercó a Jesús, 51 que le preguntó:

—¿Qué quieres que haga por ti?

El ciego le contestó:

—Maestro, quiero recobrar la vista.

Jesús le dijo:

—Puedes irte; por tu fe has sido sanado.

En aquel mismo instante el ciego recobró la vista, y siguió a Jesús por el camino” (Marcos 10:46-52 DHH).

En aquel tiempo, Jesús sanó a los ciegos físicos y espirituales. Para eso había venido. En la sinagoga de su Nazaret natal, declaró: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar el evangelio a los pobres. Me ha enviado para proclamar libertad a los cautivos, y la recuperación de la vista a los ciegos; para poner en libertad a los oprimidos; para proclamar el año favorable del Señor” (Lucas 4:18-19).

Hoy, el Espíritu Santo continúa dando vista espiritual a los oprimidos por Satanás. Millones de seres humanos viven como el ciego Bartimeo, en densa oscuridad, al borde del camino, ajenos a la Verdad.

Hubo un tiempo en que yo anduve así, en completa oscuridad. Creía que veía, pero estaba ciega. Me acostumbré a tropezar con las mismas circunstancias, a repetir patrones de comportamiento que me dañaban a mí y a otras personas, lo más triste es que no sabía cómo salir de ese círculo vicioso.

Un bendito día, alguien me habló de Cristo, y clamé: “Jesús, tú que eres el Mesías, ¡ten compasión de mí y ayúdame!” Entonces, sucedió el milagro. Jesús me dijo: “¿Qué quieres que haga?” Yo respondí: “Maestro, haz que pueda ver”. En ese glorioso instante, se abrieron mis ojos espirituales y pude ver el Camino que conduce a Dios, y lo seguí.

Jesús es el camino, y la verdad, y la vida; nadie va al Padre, sino por él (Juan 14:6). Si hoy reconoces tu ceguera espiritual, no endurezca tu corazón. Ve hacia Cristo con fe, porque en ningún otro hay salvación, confiesa tus pecados con sincero arrepentimiento y síguelo.

Si quieres leer más artículos, sígueme en mis redes sociales:
Facebook: Reflexiones Cristianas Vive la Palabra
Instagram: @lilivivelapalabra
Blog: Vivelapalabra.com

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top