Publicidad

Columnistas

Anclados en Cristo

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Todo experto marinero sabe que necesita un ancla para navegar. El ancla es un instrumento de hierro con forma de anzuelo y puntas rematadas en ganchos, va sujeto a una cadena y se arroja desde una embarcación al fondo del mar, para asegurar la nave y evitar que esta derive.

La Escritura usa un ancla de manera metafórica para describir la esperanza firme y segura que los creyentes tenemos en Cristo. Así como el marinero, en medio del mar embravecido, arroja el ancla para sujetar su embarcación y no ser arrastrado por el fuerte oleaje, los cristianos nos sujetamos a la esperanza que tenemos en Cristo. “Esta esperanza mantiene firme y segura nuestra alma, igual que el ancla mantiene firme al barco. Es una esperanza que ha penetrado hasta detrás del velo en el templo celestial” (Hebreos 6:19 DHH).

Cristo Jesús es nuestra ancla en medio de las aguas turbulentas de la vida. Ciertamente, los cristianos vamos a sufrir aflicciones, pues de este mundo quebrantado por el pecado nadie sale ileso, pero los cristianos sufrimos con los ojos fijos en la bendita esperanza del evangelio: “la esperanza de vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde los tiempos eternos” (Tito 1:2).

La vida de ser humano es corta y llena de sinsabores. Nuestros días están contados. Puede que algunos lleguemos a los setenta años; y los más robustos, sobrepasen los ochenta. Pero una cosa es segura: todos morimos (Salmo 90:10). Nadie puede salvarse del poder de la tumba.

No obstante, hay Uno que entró en el lugar de los muertos y resucitó (Rom. 14:9). Él es nuestro Sumo Sacerdote. “Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra, dijo Jesús. (Mt. 28:18). Por lo tanto, ¡Todos tendremos que comparecer ante el tribunal de Cristo! Porque escrito está: “«Tan cierto como que yo vivo—dice el Señor—, ante mí se doblará toda rodilla y toda lengua confesará a Dios»” (Rom:14:10-11).

Todos los seres humanos, tantos los que creen como los que no creen en Jesús, estaremos un día ante el trono celestial y seremos juzgados. Dice la Biblia que “Dios traerá toda obra a juicio, junto con todo lo oculto, sea bueno o sea malo (Ecl. 12:14). Ese glorioso día, los que hemos depositado nuestra fe en Jesucristo y andado en obediencia a sus Estatutos, escucharemos al Juez de la tierra decir: «Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor»” (Mt. 25:23).

Esta es la esperanza del cristiano. ¡Una esperanza viva! Pues, Jesús es el “Gran Sumo Sacerdote” (Heb. 4:14). Él entró al lugar santísimo, una vez y para siempre, y con su preciosa sangre lavó nuestros pecados. Gracias a su bondad e infinita misericordia: “No hay ahora condenación para los que están en Cristo Jesús” (Rom. 8:1).

Jesús es el ancla que nos mantiene quietos y perseverantes en nuestros padecimientos. Aferrémonos a Él, pues comprende nuestras luchas, porque enfrentó todas y cada una de las pruebas que enfrentamos nosotros, pero sin caer en pecado.

Bendigamos a Dios y demos gloria a su nombre, porque en Cristo tenemos una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos. Y por medio de nuestra fe, somos protegidos por el poder de Dios para heredar la salvación que está preparada para ser revelada en el último tiempo (1 Ped.3-5).

Si quieres leer más artículos, sígueme en mis redes sociales:
Facebook: Reflexiones Cristianas Vive la Palabra
Instagram: @lilivivelapalabra
Blog: Vivelapalabra.com

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top