Publicidad

Columnistas

Nelson Pinos gana la suspensión de la deportación

Nelson Pinos afuera de First & Summerfield el viernes.
Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Por Thomas Breen

Más de 1330 días después de tomar el primer santuario en una iglesia del centro, Nelson Pinos puede regresar a su casa y a su familia en el anexo con un pequeño suspiro de alivio, ahora que el gobierno federal ha decidido dejar temporalmente de intentar deportarlo a un país. No ha vivido allí desde hace tres décadas.

Pinos es un ex trabajador de una fábrica de 47 años, casado y padre de tres hijos e inmigrante indocumentado que llegó por primera vez a los Estados Unidos desde Ecuador en 1992.

Según su abogado Glenn Formica, y como informó por primera vez Meghan Friedmann del Registro de New Haven, Pinos recibió una suspensión de un año de deportación el viernes pasado del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) federal.

Eso significa que, por primera vez desde que se mudó a una pequeña oficina convertida en dormitorio en la parte trasera de First & Summerfield Church el 30 de noviembre de 2017, Pinos no tiene que preocuparse de que los trabajadores federales de inmigración lo detengan y lo saquen de esta. país, su familia y la comunidad a la que ha llamado hogar durante décadas.

Pinos (derecha) y el pastor Flippin dentro de su habitación en First & Summerfield.

“Esto es pequeño, pero grande”, dijo Pinos con una sonrisa mientras él, Formica, la pastora de First & Summerfield Vicki Flippin, y los activistas locales por los derechos de los inmigrantes John Lugo y Kica Matos visitaban la iglesia de Elm Street el viernes antes de una conferencia de prensa de celebración más grande programada para el sábado.

“Pequeño”, porque la suspensión actual de la deportación dura solo hasta un año. Formica y Pinos aún deben solicitar al gobierno federal una estadía prolongada o algún otro recurso legal que le permita permanecer en el país con su esposa e hijos.

“Grande” porque Pinos pasó casi cuatro años de su vida escondido en la iglesia o fuera de la iglesia y temeroso de que la policía federal de inmigración lo aprehendiera y deportara.

Durante el próximo año, al menos, puede deshacerse de esa preocupación y reanudar una vida casi normal.

Dormitorio de la iglesia de Pinos.
El santuario de First & Summerfield.

Docenas de meses después de tomar refugio del esfuerzo intensificado de la entonces administración Trump para deportarlo a fines de 2017, y después de innumerables protestas y conferencias de prensa y otras grandes y pequeñas muestras de apoyo de defensores de los derechos de los inmigrantes locales, estudiantes, abogados y la comunidad. miembros — Pinos es ahora un hombre temporalmente libre.

“Esto es algo que pensé que no iba a suceder”, dijo Pinos. “Estoy muy agradecido de haber tenido tanta gente buena” que se preocupa por su bienestar y el de su familia durante tanto tiempo.

Kica Matos y el abogado Glenn Formica.Kica Matos y el abogado Glenn Formica.

“Extasiada”, dijo Matos cuando se le preguntó cómo se sentía ahora que Pinos tiene una suspensión temporal de la deportación. “Nelson y su familia han sufrido mucho. Es solo un respiro temporal. Estamos decididos a seguir luchando “.

Señaló que Pinos es el último de los ocho inmigrantes indocumentados que se refugiaron en el estado durante y después de la Administración Trump. Los ocho han recibido ahora suspensiones de deportación.

Pastor Flippin.

Flippin ofreció una alegría similar por la nueva postura del gobierno federal, atenuada por la consternación por el tiempo que tardó en llegar el alivio y lo temporal que permanece.

“Hemos llorado con Nelson durante toda la desesperación. Ahora nos regocijamos. Y estamos reflexionando sobre toda la lucha “.

En su habitación de First & Summerfield.

En su dormitorio reformado en la parte trasera de la iglesia, Pinos dijo que pasó casi todos los días de sus primeros 20 meses en el santuario de la iglesia misma.

Luego, a fines de 2019, habiendo perdido toda esperanza de que el gobierno federal alguna vez le otorgara una suspensión de la deportación, decidió comenzar a pasar más y más tiempo fuera de la iglesia y con su familia en su casa de New Haven.

Pinos (derecha) caminando por Elm Street con Lugo…
… Y recibiendo un abrazo de felicitaciones de Joelle Fishamn.

Pinos dijo que decidió pasar cada vez más tiempo fuera de la iglesia porque “no tenía un camino claro cuando iba a terminar”.

“Si sucedió, déjelo pasar”, dijo cuando se le preguntó sobre el riesgo de dejar la iglesia incluso con la orden de deportación activa colgando sobre su cabeza.

El viernes, con la seguridad de al menos un año de indulto por delante, Pinos miró hacia la iglesia con un poco más de tranquilidad.

“Tenía 43 años cuando vine aquí por primera vez. Ahora tengo 47 años ”, dijo. “Esta es mi casa desde hace mucho tiempo”.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top