Publicidad

Columnistas

Argentina: menores reciben Moderna, habrá más dosis Sputnik

Jóvenes esperan una dosis de la vacuna Moderna para el COVID-19, donada por el gobierno de Estados Unidos, en un centro de salud en Quilmes, Argentina, el martes 3 de agosto de 2021. Argentina está vacunando a jóvenes con afecciones preexistentes entre 12 y 17 años. (AP Foto/Gustavo Garello)
Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

BUENOS AIRES (AP) — Miles de adolescentes argentinos con factores de riesgo comenzaron a ser inmunizados el martes con la vacuna contra el nuevo coronavirus del laboratorio estadounidense Moderna mientras que semana empezará la distribución de las segundas dosis de la Sputnik V de fabricación nacional en momentos en que la propagación de la contagiosa variante Delta asoma como la mayor preocupación en el país sudamericano.

Los jóvenes de entre 12 y 17 años que reciben el inmunizante en las distintas provincias del país sufren diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares, renales, respiratorias, cáncer y están afectados por discapacidades intelectuales y del desarrollo, entre otras dolencias.

El objetivo es inmunizar a cerca de 900.000 adolescentes antes de que la variante Delta comience a propagarse masivamente en el país sudamericano, algo que las autoridades dan por descontado luego de que en las últimas semanas fueron detectados más de 80 infectados, la mayoría viajeros que llegaron de países vecinos y de Europa.

Para inmunizar a los jóvenes las autoridades sanitarias emplean vacunas del lote de 3,5 millones de dosis de Moderna donadas por Estados Unidos días atrás. El inoculante funciona a través de tecnología del ARN mensajero y se requieren dos dosis para la inmunización total.

Argentina tuvo que modificar una ley a través de un decreto para poder recibir las vacunas de Moderna, luego que esa misma ley dificultó a fines de 2020 la consecución de un acuerdo con Pfizer, cuya vacuna también se emplea para inocular a la población adolescente. Después de arduas negociaciones con ese último laboratorio estadounidense, Argentina logró sellar recientemente un acuerdo para adquirir 20 millones de dosis durante 2021.

Miles de familias argentinas vienen reclamando desde hace meses que sus hijos con discapacidades y comorbilidades sean vacunados.

En tanto, y en medio de la demora en la llegada de las segundas dosis de la Sputnik V al país sudamericano desde Rusia, el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) y la argentina Laboratorios Richmond anunciaron que esta semana “la empresa comenzará a enviar la vacuna producida en Argentina al gobierno del país, incluidas 150.000 dosis del segundo componente”, luego de que “superaran con éxito el control de calidad” en Moscú.

Asimismo señalaron que Richmond podrá producir más de tres millones de dosis del segundo componente de la vacuna Sputnik V en agosto.

En diciembre Argentina se convirtió en el primer país de América Latina en vacunar con la Sputnik V y ha sido el primero de la región en comenzar la producción de la vacuna rusa.

La Sputnik V se basa en una plataforma de vectores adenovirales humanos y utiliza dos vectores diferentes para dos dosis durante el proceso de vacunación. Más de siete millones de personas aguardan la segunda dosis de Sputnik V después de haber recibido la primera.

El retraso motivó el reclamo del gobierno argentino a su par ruso para que acelere la entrega.

Argentina ha registrado hasta ahora unos 4,9 millones de contagios y más de 106.000 fallecidos por COVID-19, muchos de los cuales murieron a causa de la segunda ola de contagios producida por las variantes Lambda (Andina) y Gamma (Manaos) y que ahora están en descenso.

Argentina ha aplicado una primera dosis de distintas vacunas (Sputnik V, AstraZeneca y Sinopharm) a 25,3 millones de personas y dos dosis a unas 7,3 millones de una población total de aproximadamente 45 millones.

El gobierno ha señalado que el objetivo es lograr que el 60% de la población mayor de 50 años cuente con el esquema completo de vacunación en agosto ante el peligro que supone la variante Delta. Para ello se analiza la combinación de distintos inoculantes.

Según el Ministerio de Salud, por ahora se han detectado 89 casos de esa variante en distintas ciudades argentinas, de los cuales “70 son casos importados y 17 relacionados con importación”. En tanto las autoridades investigan si dos casos detectados en Buenos Aires “sin nexo conocido con la importación” pueden ser considerados una muestra de circulación comunitaria.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top