Publicidad

Columnistas

“¡Sorpresa! teníamos familiares que desconocíamos”

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Pregunta

Tía Julia:

  “Para ir al grano” como decía el dermatólogo Dr. Leprínokf que con un ungüento te elimina el piquiñín, estoy ahora en medio de este calol más confundida que mosca de museo por unas informaciones que me llegaron recientemente desde la Isla del Encanto.

  Mi papá tiene ahora 83 años y desde hace tiempo se ha está dejando canas, pero me cuentan que se le ve pletórico de salud, va con regularidad a la playa, usa tanga masculina, tiene un girlfriend de 68, se parece un poco a Vicente Fernández, y únicamente vive afectado por la presión alta, el colesterol más elevado que el precio de los cursos universitarios, artritis severa en los dedos de las manos, palpitaciones, flatulencias, piernas que brincan de noche, asma y apnea que contrarresta con una maquinaria tipo bozal con la cual parece astronauta.

  Papá también fastidia mucho con sus changuerías, pero en fin como decía el pillo de Giuliani, exabogado personal de Trump el mental, “no somos seres perfectos. ¿Me lo dice o me lo pregunta?

   Hace tres semanas, dos días, y tres horas, mi hermana me llamó muy preocupada desde Yauco, la cuna del verdadero café; para informarme que había llegado a su casa una tipa como de 42 pepas que vestía bien y pronunciaba muchos las eses y las des. ¿Una picapleitos?

  Migdalia que dijo que era su nombre, dio sus excusas por llegar sin aviso ni anestesia y le aseguró a mi hermana que no vendía productos Avon, no estaba haciendo colectas para difuntos que no existen, no era Testigo, ni hacía encuestas para la compañía de electricidad.

  Pa’ seguida le presentó su tarjeta en la que aparecía su nombre completo “Migdalia Toro Saldaña” que coincide con el apellido paterno de nosotros. Al principio a mi hermana esto le pareció extraño y sospechoso, pero por la tarjeta se enteró de que esta señora trabajaba en el departamento de prensa de una conocida radioemisora de Ponce, y según le contaron después a través de radio Bemba, es conocida, no es política ni pilla y cuenta con fama entre sus iguales.

  En seguida le preguntó a mi hermana si mi papá se llamaba fulano a lo cual ella le respondió que si, pero que vivía entre Massachusetts y Las Piedras porque viaja mucho ya que tiene una buena jubilación como un ex chofer de un exsenador que era un pillo.

  “Entonces me parece que nosotros somos familiares muy cercanos,” le dijo la Migdalia con una cara de tristeza semejante a la de una persona que trata de hacer gárgaras boca abajo y no le resultan.

  Para abreviar el cuento, le informó con voz quebrada a mi hermana lo siguiente.

   “Mi mamá antes de morir me dijo que mi papá no era la persona a quien yo consideraba mi padre. Nunca conocí a mi verdadero progenitor, pero de acuerdo con el nombre del suyo, vendría siendo mi papá.” Migdalia se fue con lágrimas en los macos y quedó de regresar con unas fotos Polaroid que le dejó la mamá donde aparecen mi pai, la Migdalia y su mai.

  Lo que pasa ahora es que mi papá tiene unas fincas de varias cuerdas en un campo de Las Piedras donde mi otro hermano cría lechones, pavos y gallinas, y nos estaría dejando como herencia las casas donde estamos viviendo. Mi otro hermano Pucho está residiendo en Florida y cuando le contamos el embrollo se enojó mucho ya que piensa que podemos estar siendo víctimas de un intento de fraude.

  Yo llamé a mi pai, y admitió que cuando estaba joven había conocido a esta muchacha que era bailarina exótica y que habían mantenido una relación carnal por varios años, estando mi pobre madre viva. Dijo que lo de esta hija “por el lado” era la pura y santa veldá. 

  Yo quiero mucho a mi viejo, pero me parece que fue una persona irresponsable y más egoísta que los Repus del Congreso. Me dice que se había enterado de que su ex amante había fallecido y que “a veces” y cuando se podía, le enviaba dinero para que su hija Migdalia estudiara periodismo y administración.

  Tía Julia, por favor aconséjeme acerca de este embrollo.

Miriam

Respuesta

Miriam:

  Realmente me imagino como te sientes ya que estas sorpresitas son peores que una carta del IRS informándote que en tu devolución de impuestos de los tres últimos años hubo un error y que debes pagarles $13,000 billetes. Las personas involucrada en estos líos tiene esperanzas porque puedes hacer un arreglo de pagos que no sea doloroso. Entiendo que te confunde que el Trump no esté todavía en la cárcel por los chanchullos de chavos que le debe al gobierno, pero esperemos que el brazo de la justica le alcance.

  Por supuesto que el tema de tu papi playboy es un tema muy privado ya que desde que el mundo es mundo ha existido la pasión desbocada que fastidió a Adán y Eva, la poca vergüenza actual y la irresponsabilidad de padres aficionados al adulterio.

  Hay realidades como es el caso de tu padre en el que se engendraron inocentes que de algún modo sobreviven estos pecadillos y que también se sienten más escamados que gato con un techo de vidrio.

  Pero como decía un chofer de guagua escolar de New Haven, “vamos a tomar las cosas con calma y proceder de un modo científico, contundente y rotundo con la indisciplina.”

  Como bien dices, esto de los hijos o hijas que no conocen a sus verdaderos padres está de moda en las telenovelas y en los programas de la Dra. Polo, pero siempre ha sucedido así ya que en muchas familias hay este tipo de secretitos que se vienen a conocer cuando papá esta a punto de colgar los guantes, o la madre biológica decide dejar de respirar.

  Por lo que me dices, tu papá no ha negado la paternidad y reconoció a la hija lo cual es loable porque hay otros que no lo hacen dejando a criaturitas como en el aire en esta existencia cuestionable.

  Al parecer esta relación como tú dices “carnal,” fue prolongada ya que de hecho el hombre tenía dos hogares, el de tu mamá y la de la “segunda,” costumbre común de marineros que en cada puerto tienen un amor.

  Esta aparición de hermanos o hermanas extras tiene por supuesto consecuencias legales debido a las leyes de familia relacionadas con la herencia y sucesiones que se arrastran desde el tiempo de la jurisprudencia romana y el Código de Justiniano.

  Sin embargo, creo que lo más importante es reconocer que esta persona sea realmente hija biológica del machote de tu padre. Una vez aclarado este punto, como decía mi profesora de español a la que llamábamos cariñosamente Ms. Flu, por lo fañosa; habría que hacer una reunión de familia, tomar las cosas con serenidad, y hablar.

   En el caso de que sean hermanos legítimos, piensen en el alcance humano de esta situación ya que muchas veces estas personas víctimas de errores de los adultos, están emocionalmente confundidas y lo que solamente buscan es una aclaración y no necesariamente la compensación económica, aunque tú sabes cómo están los tiempos con esto del alza de la gasolina y el costo del arroz y la leche de vaca.

  Las cosas se complicarían si es que el esposo de tu hermana Migdalia se mete en el asunto y abruma las negociaciones del proceso legal reclamando un porcentaje importante e inesperado.

  Suerte y den la bienvenida a la hermana que con todas sus limitaciones financieras salió a flote y es hoy una profesional. Si el asunto se puede arreglar sin picapleitos será mucho mejor porque allí se les irán los chavitos.

Cariños y suerte.

Julia

Comentario a los Consejos de la Tía Julia.  “Cuando tenga sed y estés ansioso por la pandemia, pueden ser estas sensaciones gustativas y emocionales provocada por dos cosas. La primera, la señal inconfundible de una diabetes espiritual o, la necesidad urgente e inaplazable de unas frías que son más baratas que el ron o el coñac que le afectan más rápido el páncreas. En el caso segundo y si tienes citas con la novia, no te olvides de mascar chicle.” Felipe de West Hartford.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top