Publicidad

Columnistas

No podemos olvidar

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

En estos días se recordara con mucha tristeza los sucesos del 11 de septiembre del año 2001. Las ciudades de Nueva York y Washington fueron objetos de un ataque con una violencia que no se iguala en la historia de esa nación. Los más de tres mil muertos en este vil ataque nunca serán olvidados. El sentido de impotencia, el dolor, la pérdida no solo de lo material sino de los miles de seres humanos ha calado en lo más profundo del corazón de todo ser humano que tenga tan siquiera un poco de sensibilidad. Ese día, en un relampagueante momento los Estados Unidos de América fueron  víctimas de un insensato ataque y que por mucho tiempo dejará una huella indeleble en este pueblo.

Aquella mañana se me hizo difícil creer lo que oía y veía  mientras se repetían las imágenes una y mil veces en los medios de comunicación. Pensé en las veces que había estado allí y en las miles de personas aterrorizadas, tratando de huir. Pensé en la angustia de aquellos que no habían podido salir de aquel infierno. Pasaron por mi mente miles de rostros con muecas de dolor, vi cientos de ojos que pedían ayuda sabiendo que nadie podía contestarle. Pensé en el terror de los que se habían salvado pero que quedaban marcados para siempre con aquella horrible experiencia. Sentí un intenso dolor por todas esas víctimas. Y lloré.

Luego, se habló de terrorismo, de venganza y como consecuencia lógica: de guerra. Se culparon naciones, etnias, grupos políticos y religiosos.

Los gobernantes estadounidenses hablaron con su característica soberbia como si tuvieran total conocimiento de los hechos. A esto siguió una histeria colectiva invitando a la violencia y al terror en un tono oficialista y  autoritario como si fueran los dueños del mundo.

El tiempo era de introspección, de buscar la razón, no de amenazas y de perseguir fantasmas. Cada día que transcurría lo evidente cobraba mayor importancia para entender lo que había sucedido.

Entonces aparecieron en mi memoria escenas pasadas de otros hechos históricos. Cerré los ojos y vi como en Hiroshima cientos de seres humanos desaparecían en un microsegundo en aquel infierno nuclear. Miles quedaron huérfanos y miles se revolvían quemados  en aquel nefasto y cruel ataque contra una población civil. Vi como esa misma escena se repetía poco tiempo después en la otra ciudad japonesa de Nagasaki. Más de 200,000 murieron en aquellos violentos ataques.

Pasó por mi mente en veloz secuencia otro ataque, también un 11 de septiembre, pero del 1973, al Palacio de la Moneda, en Chile, donde se asesinó al Presidente Salvador Allende, electo democráticamente por esta nación sur americana. Ese ataque no fue solamente en contra de la democracia chilena, fue en contra de la civilización y esperanza de los pueblos libres. La evidencia de que el gobierno estadounidense apoyó y participó en esta barbarie ha sido claramente documentada. El saldo para el pueblo chileno fue de más de 20,000 personas asesinadas y la desaparición de más de 30,000 personas. Miles de chilenos tuvieron que abandonar su país por décadas, gracias a la persecución política y violaciones a los derechos humanos por parte de la dictadura de Augusto Pinochet, que procedió a Allende.

No me olvido de Panamá cuando el ejército de los Estados Unidos, bombardeó e invadió a esa nación para arrestar a Manuel Noriega, presidente panameño, puesto allí precisamente por el gobierno estadounidense. El saldo de esa aventura política- militar fue de 560 panameños muertos. Ni una redada en el peor gueto de los Estados Unidos se hubiese atrevido ejecutar tamaña matanza.

No puedo olvidar la Republica Dominicana en el 1963, cuando maquinaciones estadounidenses forzaron la salida de Juan Bosch (Presidente electo democráticamente), imponiendo el gobierno de su conveniencia para luego enviar 42,000 infantes de marina (en el 1965) para salvaguardar los intereses estadounidenses en Dominicana.

La lista de respaldo a dictadores es larga y triste. Los derechos de los pueblos del mundo han sido violados una y otra vez. Las máscaras que lleva esa otra violencia, ese terror ha tenido muchas formas: la colonización, la militarización, el imperialismo, el neoliberalismo y la globalización son algunas de éstas. Algunas sofisticadas para engañar a los pueblos, otras burdos ejercicios de fuerza.

En Puerto Rico, luego de 123 años de coloniaje impuesto por los Estados Unidos, hemos podido sobrevivir a pesar de los intentos de eliminar nuestra identidad nacional, nuestra cultura. Los invasores han utilizado  formas diferentes. La persecución, la encarcelación de miles, el uso compulsorio del inglés como medio de enseñanza por 48 años, promover que millones tengan que emigrar, el asesinato impune a miembros de organizaciones independentistas han sido algunas de las atrocidades cometidas contra los puertorriqueños. El atropello y la injusticia siempre respaldados por fuerzas represivas para obligarnos a vivir subyugados.

No olvido como es que los Estados Unidos han respaldado a dictaduras que han violado y sembrado el terror a millones de latinoamericanos. No olvido como han contribuido a que gobiernos democráticamente electos hayan sido derrocados a través de intervenciones militares y con artimañas de agencias y corporaciones estadounidenses. No olvido como han invadido y bombardeado poblaciones civiles para colocar gobiernos títeres que respondan los intereses “democráticos” de la América estadounidense. Como han extorsionado y sobornado gobiernos y funcionarios para facilitar y ampliar su dominio político y económico.Como han explotado inmisericordemente los recursos naturales y el medio ambiente de nuestra América y como han respaldado y protegido a las clases dominantes para que continúe el abuso y el hambre de los que tienen menos.

Para aquellos que duden, todo es documentable. Lo que no se puede documentar son las millones  de caras, reflejando la angustia, el hambre, el dolor de los que han vivido esas experiencia, tampoco se ve las lágrimas en los rostros de los que no tienen nada.

No olvidemos la tan “planificada” retirada de Afganistán en estos pasados días. La inteligencia estadounidense o no tuvo la capacidad de advertir lo que podía ocurrir o el Presidente Biden, como su predecesor Trump poco le importan los seres humanos, ni tan siquiera sus propios soldados. Esto no es nada nuevo, después de todo hay que seguir “democratizando” a los “tarados” del mundo.

Los bombardeos no es la única violencia que existe. Violar derechos humanos, servicios de salud y educativos pésimos, una justicia que solo le sirve a los privilegiados, el hambre, el discrimen, el engaño son otras formas de violencia y terrorismo.

Esto le ocurre diariamente a millones de seres humanos, en las calles de nuestra América.

Nosotros lo sabemos pero guardamos silencio. Por miedo de que nos pase a nosotros.

La violencia y el terror en los pobres, no son noticia. La mejor arma contra el terror y la violencia es la justicia: para todos. Sin justicia jamás habrá paz.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top