Publicidad

Columnistas

El Gran Muro de Luz: el poder marítimo chino en Sudamérica

En esta foto de julio de 2021, proporcionada por Sea Shepherd, se ve a un barco de bandera china que pesca calamares en la noche en altamar fuera de la costa oeste de Sudamérica. El número de barcos con bandera china en el Pacífico sur ha aumentado casi 10 veces, de 54 barcos activos en 2009 a 557 en 2020, según la Organización Regional de Ordenación Pesquera del Pacífico Sur (South Pacific Regional Fisheries Management Organization, o SPRFMO, por sus siglas en inglés), un grupo intergubernamental de 15 miembros encargados de asegurar la conservación y pesca sostenible de las especies. Mientras tanto, el tamaño de su pesca ha aumentado de 70.000 toneladas en 2009 a 358.000. (Isaac Haslam/Sea Shepherd vía AP)
Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

A BORDO DEL OCEAN WARRIOR, en el Oceáno Pacífico (AP) — Son las 3 a. m., y después de cinco días de navegar por altamar, el Ocean Warrior está rodeado por un atolón de luces resplandecientes que se apodera del cielo nocturno.

“¡Bienvenido a la fiesta!”, exclama el tercer oficial Filippo Marini, mientras el espectáculo inunda el puente del barco e interrumpe su guardia nocturna.

Es la primera mirada de los conservacionistas de los océanos a la flota pesquera más grande del mundo: una armada de casi 300 navíos chinos que han navegado por la mitad del mundo para atraer al elusivo calamar de Humboldt desde las profundidades oscuras del océano Pacífico.

Mientras el hip hop italiano resuena por el puente, Marini garabatea frenéticamente en un papel la identificación electrónica de los 37 barcos pesqueros que aparecen como triángulos verdes en el radar del Ocean Warrior antes de que desaparezcan.

Inmediatamente detecta una serie de señales de alerta: dos de los barcos han entrado en modo ‘oscuro’, es decir, han apagado su dispositivo de seguimiento obligatorio que da la posición de un barco apagado. Otros más están transmitiendo dos números de radio diferentes, una señal de posible manipulación.

The Associated Press y Univision, la cadena de televisión en español, acompañaron al Ocean Warrior este verano en un viaje de 18 días para observar de cerca, por primera vez, la distante flota pesquera china en altamar frente a Sudamérica.

El patrullaje de los conservacionistas fue motivado por la indignación internacional que se desató el verano pasado, cuando se descubrió a cientos de navíos chinos que pescaban calamares cerca de las lejanas islas Galápagos, el sitio considerado Patrimonio Mundial de la UNESCO que inspiró a Charles Darwin, naturalista del siglo XIX, y es el hogar de algunas de las especies marinas más amenazadas del mundo, desde tortugas gigantes hasta tiburones martillo.


Esta historia es un proyecto conjunto entre The Associated Press y la cadena de televisión en español Univision


El despliegue de China hacia esta remota extensión del océano Pacífico no es accidental. Décadas de sobrepesca han llevado cada vez más lejos de casa a su flota de ultramar, la más grande del mundo —oficialmente limitada a 3.000 barcos, pero posiblemente compuesta por miles más. Mantener una flota tan considerable en el mar, a veces durante años, es a la vez una hazaña técnica sólo posible gracias a miles de millones en subsidios estatales y una fuente de orgullo nacional similar a lo que fue el programa espacial de Estados Unidos para varias generaciones.

Beijing dice que tiene tolerancia cero para la pesca ilegal y señala acciones recientes como una moratoria temporal en la pesca en altamar como evidencia de su administración ambiental. Aquellos que ahora critican a China, incluido Estados Unidos y Europa, agotaron los océanos durante décadas.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top