Publicidad

Columnistas

¿Es normal sentir celos?

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Parte 1

Por: Waldemar Gracia

¡Todos he sentido Celos en algún momento de nuestra vida! Es natural tener celos de vez en cuando. Podríamos decir que es un comportamiento “normal” en los seres humanos y en el Reino Animal también. De hecho, para muchos los celos pueden considerarse como una prueba de amor. Sin embargo, cuando salen de control pueden arruinar el día a día en una relación, incluso pueden ocasionar su ruptura.

Los psicólogos explican que los celos son un sentimiento de malestar causados por la sospecha o temor que la persona amada, le sea infiel o vuelque su afecto en otra persona. Surgen como consecuencia de un exagerado afán de poseer algo de forma exclusiva. Los celos más comunes son los que se dan en la relación de pareja.

Los celos, como el resto de las emociones (tristeza, alegría, ira..) forman parte del ser humano. Sentir celos de forma moderada no es sinónimo de estar trastornado, pero se convierte en algo patológico cuando la sensación de malestar es tan absorbente que interfiere negativamente en la relación de pareja y en el bienestar personal.

Los celos forman parte de la relación de pareja en mayor o menor medida. Estos, que podemos llamar celos adaptativos tienen que ver con el apego y el vínculo con la persona amada y el miedo a perderla. Estos celos no generan distorsiones ni pensamientos suspicaces sobre la persona amada y su entorno ni generan sospechas con respecto a las relaciones que mantiene con otras personas más allá de la relación sentimental.

Los celos patológicos o celotipia se caracterizan por ser preocupaciones excesivas y reiteradas sobre la fidelidad y lealtad de la pareja. Estas preocupaciones generan una elevada ansiedad y un estado de hipervigilancia que lleva a desarrollar conductas de control sobre la pareja orientadas a la disminución del malestar emocional derivado de estas preocupaciones.

Los celos comienzan con una sutil desconfianza de que la pareja le es infiel. Esta duda le produce tal angustia que le lleva a un estado de vigilancia constante. Al principio la conducta más frecuente es hacer una serie de preguntas que parecen inocentes, para averiguar qué hizo la pareja cuando él o ella no estaba: ¿Qué has hecho? ¿Con quién has estado? ¿Con quién has hablado?…. En esta primera etapa, la pareja suele esforzarse en explicar con detalle todas sus acciones para convencer al celoso que sus dudas son totalmente infundadas. Esto es un error, el celoso raramente queda convencido y paradójicamente se consigue el efecto contrario.

El celoso comienza una nueva conducta de vigilancia: registro de bolsillos, constantes llamadas telefónicas, entradas en el Facebook y en el WhatsApp, seguimientos, revisión de la ropa en busca de signos de infidelidad… Estas conductas comprobatorias tienen como objetivo reducir la angustia de la persona que sufre los celos. Sin embargo, el alivio es transitorio, al poco tiempo vuelve aparecer el malestar y el sujeto tiende a repetir de nuevo el mismo proceso.

Todo esto crea en la pareja un clima emocional angustioso. El celoso dedica gran parte de su tiempo a comprobar la veracidad de sus sospechas, que en la mayoría de los casos son infundadas, llegando a interferir en el desarrollo de su vida cotidiana. Su pareja se siente acosada (generalmente sin motivos) y comprueba tristemente que sus explicaciones en vez de aliviarle sirven de base para nuevas sospechas.

¿Como Identificar A Una Persona Celosa?

Según los expertos en el comportamiento humano; las personas celosas sufren un gran malestar emocional fruto de la desconfianza y de un exagerado afán de posesión. Todos somos capaces de sentir celos en algún momento de nuestras vidas, pero hay personas que están más predispuestas a padecerlos. Los celosos suelen tener unos rasgos de personalidad característicos:

  1. Son inseguros. Esa falta de confianza en sí mismos hace que sean muy dependientes de su pareja.
  2. Son muy desconfiados, lo que les impide un adecuado funcionamiento de la vida en pareja, que tiene que estar basada en el diálogo, el respeto y la confianza mutua.
  3. Tienen una baja autoestima. Suelen pensar que los demás valen más que ellos. Esto facilita la presencia de los celos, porque piensan que cualquier rival tiene más meritos que él, para seducir a su pareja.
  4. Suelen ser introvertidos, son personas solitarias que se relacionan con poca gente, con excepción de su pareja, con la que crean una dependencia excesiva.
  5. Las experiencias vividas. Las personas que han sufrido una infidelidad en una relación anterior o han presenciado escenas de celos en el ámbito familiar pueden desarrollar una personalidad celosa.

 En nuestro próximo artículo hablaremos de como prevenirlos y como tratarlos.

Referencias:

  • Darwin, C. (1946). La expresión de las emociones en el hombre y en los animales (Tesis Doctoral).
  • Fisher, H. (2004). Por qué amamos. Editorial Taurus, Alfagura

 *************************************************************************

Las opiniones vertidas por Waldemar Gracia no reflejan la posición de la Voz Hispana. Nombres, lugares y circunstancias han sido alterados para proteger la identidad de los personajes citados en la historia.

Nota : Si has encontrado esta columna útil o interesante, o si tienes alguna pregunta, puedes comunicarte con el autor por correo electrónico a : wallygracia@yahoo.com

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top