Publicidad

ACTUALIDAD

Columnistas

Panadería “Sabor Ambateño”, no puede abrir sus puertas por culpa del municipio

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

NORWALK.- Byron y Mercy Sánchez, vienen casi a diario a su panadería a la que le llamaron: Sabor Ambateño, para intentar lograr abrir su negocio que va por ocho meses sin poder abrir las puertas al público porque no reciben el Certificado de ocupación del Departamento de Reurbanización.

El letrero ¡Próximamente! (Coming Soon) colocado en una de las ventanas de la nueva panadería “Sabor Ambateño”, de Byron Sánchez en River Street, sigue desde febrero de este año, que ya son ocho meses sin que pueda quitárselo debido a que el propietario del edificio Jason Milligan y la Ciudad de Norwalk mantienen un proceso de revisión sobre los procedimientos legales de edificación, que acorde con el dueño de la propiedad, “a cada instante cambian las leyes municipales para impedir que salga adelante”.  

Mientras Byron Sánchez, su inquilino, está varado sin poder tomar decisiones porque tiene una inversión de más de cien mil dólares en maquinaria, una planta de trabajadores a quienes debe pagar salarios y un ir y venir de New York para inspeccionar a cada rato el caso que mantiene su casero con la Ciudad. 

Después de haber invertido 100.000, los ahorros de toda su vida, Byron Sánchez, tiene los equipos de su panificadora empolvados y arrumados, y no puede deshacerse del trato porque toda la maquinaria fue diseñada y comprada a la medida del espacio de su panadería que por años fue el edificio del  My Three Sons, un lugar de entretenimiento infantil. 

“No puedo abrir la panadería ni alejarme de ella”, dice Sánchez en tono preocupado. “Estoy en el medio de una disputa legal. No puedo ni hacerme al municipio ni al dueño porque por cualquier lado, salgo perdiendo”. 

La panadería, llamada Sabor Ambateño, en honor al pan tradicional de su ciudad natal Ambato, una urbe central del Ecuador, aún no ha recibido el certificado de ocupación de la Municipalidad de Norwalk sin el cual no puede abrir ni operar. 

Los funcionarios de la ciudad dicen que la disputa se refiere a algo sobre lo que Sánchez no tiene poder: es decir la fachada de propiedad de Jason Milligan, quien tiene una demanda a la Ciudad que ya va por dos años y aún no se resuelve. Acorde con la agencia, Milligan abrió una puerta en el edificio pero pidió permiso para abrir una ventana. Ese detalle hace que Sánchez no pueda abrir su negocio. 

Jason Milligan, un agente de bienes raíces y culpa a la Ciudad, afirmando que ha sido tratado injustamente, sus derechos civiles violados por “un nuevo proceso repentino” supuestamente “inventado” por la Agencia de Reurbanización.

Si bien esta última disputa se prolonga, él permanece involucrado como demandado y demandante en juicios con la ciudad. Uno es sobre su propiedad en Wall Street Place, conocido como POKO, otro, por un intento de invalidar el Plan Vecinal de Wall Street West Avenue, aprobado en el 2019.

El “nuevo proceso repentino” se refiere a las reglas destinadas a mantener la sensación de vecindario histórico del Distrito Central de Negocios, lugar de la panadería, ubicada precisamente a metros de la Main Street, adyacente a la estación de buses de Belden Avenue, a una cuadra de la Biblioteca Pública, a metros del Norwalk River; prácticamente en el corazón de Norwalk. 

Pero, las reglas legisladas por la Comisión de Zonificación, se implementaron para cumplir con las pautas del plan de reurbanización de Wall Street / West Avenue en el 2019 aprobado por el Consejo Municipal. Un plan que Milligan sostiene que es ilegal, quien ha estado luchando contra el plan en los tribunales, tratando de anularlo con el argumento de que la designación de la ley no es válida.

JASON MILLIGAN

“Creo que la Agencia de Reurbanización es corrupta y no le tengo ni el más mínimo respeto. Estoy gastando miles de dólares para descubrir sus mentiras y fraudes. La Agencia tiene demasiado poder. Sus reglas son vagas y cambiadas por capricho. Es imposible comprender y cumplir completamente… “, dijo Milligan a Nancy on Norwalk y sostuvo este comentario a La Voz Hispana de Connecticut.

Desde que se creó la ley, otros ocho proyectos han pasado por el proceso de revisión de diseño, incluidos cinco en el área de Wall Street, dijo Jessica Vonashek, Jefa de Desarrollo Económico y Comunitario de Norwalk.

 “Creemos que si Jason pasara por el proceso, serían dos mil dólares más o menos en pagos. Nos comprometemos como Agencia de Reurbanización a entregar una revisión de un tercero dentro de un período de tiempo de tres semanas. Y nos comprometimos a trabajar con Byron lo más rápido posible para hacer inspecciones, para poder emitir su permiso. 

El problema es una disposición que hace que los cambios propuestos en la fachada de un edificio estén sujetos a revisión por parte de un arquitecto. La disposición se aplica a trabajos de renovación importantes, cuya construcción cuesta 50.000 dólares o más.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top