Publicidad

ACTUALIDAD

Columnistas

Connecticut: “Perdonar millones en exceso de beneficios por desempleo no es una tarea fácil”

Kristina Nigro juega con su perro Bailee. Se le pidió que devolviera sus prestaciones por desempleo después de recibirlas durante un año.
Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

CTMIRROR.org.- Mientras los legisladores se esfuerzan por ayudar a los residentes a quienes se les ha dicho que deben reembolsar millones de dólares en exceso de beneficios de desempleo que cobraron, sin fraude, durante la pandemia, los funcionarios laborales advirtieron que el asunto es mucho más complejo de lo que muchos creen.

Dos tercios de las obligaciones de pago contabilizadas hasta la fecha se deben al gobierno federal, dijo el comisionado del Departamento de Trabajo, Dante Bartolomeo, al Comité de Asignaciones de la legislatura esta semana.

Más importante aún, la última proyección de lo que se debe recuperar, alrededor de $ 30 millones, se basa en una revisión de solo alrededor del 40 por ciento de las solicitudes de beneficios por desempleo presentadas entre marzo de 2020 y septiembre de 2021.

“Ese número crecerá, simplemente por el volumen que tenemos”, dijo Bartolomeo.

El coronavirus golpeó a la agencia estatal de trabajo con una avalancha de reclamos sin precedentes en 2020, ya que cientos de miles de residentes perdieron el trabajo debido al coronavirus.

En un año promedio, antes de una pandemia, el departamento paga beneficios estatales a un promedio de 40,000 solicitantes de desempleo por semana.

Para junio de 2020, aproximadamente tres meses después de que COVID-19 golpeara Connecticut, el número de casos semanales alcanzó un máximo de 392.000, casi diez veces el promedio normal.

Y aunque Connecticut ha recuperado alrededor del 70 por ciento de los trabajos perdidos desde entonces, el número de casos semanales se mantiene por encima del promedio en 50.000, según Bartolomeo.

El departamento de trabajo, al igual que algunas otras agencias estatales, también se ha visto obligado a trabajar con tecnología muy obsoleta; en este caso, un sistema de procesamiento de reclamaciones desarrollado en la década de 1980 que se basa en COBOL, un lenguaje de programación empresarial creado por primera vez a fines de la década de 1950.

Los líderes de departamento reasignaron personal y cuadriplicaron el personal asignado al sistema de reclamos para desarrollar actualizaciones de software y acelerar las revisiones de reclamos.

Para complicar aún más las cosas, el Congreso autorizó varios programas para mejorar los beneficios de desempleo de los estados con dólares federales, y muchos de ellos continuaron hasta principios de septiembre de 2021.

Los empleadores, los trabajadores causaron la mayoría de los pagos en exceso accidentalmente.

Bartolomeo le dijo al comité que el departamento recibió alrededor de 1,5 millones de solicitudes de beneficios por desempleo entre marzo de 2020 y septiembre de este año.

Pero el departamento de trabajo no era la única entidad en un nuevo territorio.

Los empleadores y los trabajadores, que tampoco habían experimentado una pandemia, tuvieron que navegar por nuevos programas. La Ley federal CARES [Ayuda, Alivio y Seguridad Económica para el Coronavirus] por sí sola creó tres nuevas formas principales de ayuda federal en marzo de 2020.

En algunos casos, los empleadores que despidieron al personal solo para volver a contratarlo después de recibir un préstamo del Programa de Protección de Nómina respaldado por el gobierno federal a veces se olvidaron de notificar al estado de manera oportuna, dijo Bartolomeo.

En otros casos, los trabajadores que perdieron y luego recuperaron sus trabajos cometieron errores involuntarios en la presentación.

Menos del 1 por ciento del problema se debe a errores de cálculo o errores de procedimiento por parte del estado, según funcionarios laborales.

También se han identificado algunas irregularidades intencionales. Bartolomeo dijo que el departamento estableció alrededor de 115,000 solicitudes de “impostor”, que nunca fueron pagadas.

Aún así, hasta la fecha se han auditado alrededor de 600.000 solicitudes de los casi 1,4 millones que quedan después de la detección del fraude. Y de ese subconjunto, se encontró que alrededor del 2 por ciento, o 13,000 solicitudes, involucraron pagos en exceso no fraudulentos por un total de aproximadamente $ 30 millones. Un recuento final, que aún faltan meses, podría ser significativamente mayor.

Bartolomeo dijo que alrededor de $ 20 millones de los $ 30 millones contabilizados hasta ahora implican mayores beneficios pagados por dólares federales. El estado legalmente debe recuperarlos y devolverlos a Washington.

Otros $ 10 millones implican beneficios pagados con cargo al fideicomiso de desempleo estatal.

Pero a los líderes de los comités de Asignaciones y Trabajo de la Asamblea General les preocupa que obligar a todos los beneficiarios a reembolsar los $ 10 millones completos, o más, una vez que se hayan auditado todas las solicitudes, podría causar graves contratiempos para miles de hogares que ya están sufriendo.

“La gente estaba tratando de sobrevivir”, dijo la representante Toni E. Walker, demócrata de New Haven, presidenta del panel de asignaciones de la Cámara, quien dijo que sospecha que la mayoría de los pagos adicionales que recibieron los hogares se gastaron en comestibles, alquiler y servicios públicos. “La gente no puede volver atrás y recuperar la comida”.

Los economistas dicen que la inmensa mayoría de los puestos de trabajo perdidos durante la pandemia se produjeron en las industrias de restaurantes y venta al por menor, que normalmente emplean personal mal remunerado.

Pero el senador Craig Miner de Litchfield, senador republicano de rango en asignaciones, le dijo a Walker que “me cuesta sentir el mismo nivel de pasión que tú”.

Incluso si la gente “hizo una doble inmersión” por accidente, dijo Miner, “alguien tiene que devolver esto”, y agregó que es injusto colocar esa carga en el estado. “Dejemos que se resuelva por sí solo”.

Incluso si la gente “hizo una doble inmersión” por accidente, dijo Miner, “alguien tiene que devolver esto”, y agregó que es injusto colocar esa carga en el estado. “Dejemos que se resuelva por sí solo”.

CT está rescatando empresas, contribuyentes morosos. ¿Por qué no hogares?

Pero la senadora Cathy Osten, demócrata por Sprague, la otra copresidenta del Comité de Asignaciones, dijo que Connecticut ya se ha comprometido a compartir las responsabilidades de los demás afectados por la pandemia. No debería ignorar a los trabajadores que ahora, sin querer, deben millones.

“Necesitamos todos los números, pero siempre que no haya fraude, estaría abierta a ver eso”, dijo.

El gobernador Ned Lamont y la legislatura estatal ya se han comprometido a depositar $ 155 millones en el fideicomiso de desempleo del estado, y algunos líderes legislativos han dicho que el estado debería considerar agregar aún más.

El fideicomiso, que cubre los beneficios estatales de desempleo, tomó prestados $ 700 millones para mantenerse a flote fiscalmente durante la pandemia, y es posible que se necesiten otros $ 300 millones antes de que finalice el año calendario, dicen los funcionarios laborales.

Reponer esa confianza, legalmente, es responsabilidad de las empresas de Connecticut, que enfrentan una evaluación especial que equivaldría a un aumento de impuestos significativo. Entonces, cualquier dólar que el estado invierta equivale efectivamente a una desgravación fiscal para las empresas.

El estado también tiene la costumbre de doblar las reglas, y con bastante frecuencia, cuando se trata de contribuyentes morosos.

Connecticut lanzó esta semana su séptimo programa de amnistía fiscal desde 1990. Dichos programas benefician principalmente a las personas de altos ingresos con importantes obligaciones fiscales, en lugar de a los hogares de la clase trabajadora.

La administración de Lamont proyecta que Connecticut recaudará $ 40 millones adicionales el próximo año fiscal y $ 36 millones adicionales en 2022-23 al aliviar las sanciones a los delincuentes.

Connecticut entró en el año empatado con Louisiana y Massachusetts por aliviar las sanciones a los delincuentes fiscales con mayor frecuencia durante las últimas tres décadas, según la Federación de Administradores de Impuestos, una coalición de las principales oficinas de impuestos de los estados. Los críticos del programa afirman que al ofrecer amnistía con tanta frecuencia, el estado desincentiva a los contribuyentes con importantes obligaciones de pagar a tiempo.

El representante Harry Arora de Greenwich, republicano de la Cámara de Representantes en el Comité Laboral, dijo que si bien cree firmemente en seguir el debido proceso, también consideraría un alivio para los hogares que recibieron beneficios estatales adicionales por desempleo sin cometer fraude.

“No creo que nadie deba ser tratado con dureza de una manera rápida”, dijo, y agregó que el estado tampoco puede simplemente ofrecer un alivio general. Eso significa esperar hasta que el departamento de trabajo tenga una contabilidad completa de los pagos en exceso y luego determinar qué hogares necesitan más asistencia.

“Tenemos que ayudar a nuestra comunidad”, agregó Arora, “cuando sea justo y apropiado”.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top