Publicidad

ACTUALIDAD

Columnistas

“Frustradísima por tratamientos fatulos para fortalecer los glúteos”

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Pregunta

Tía:

  Soy una damita de 21 primaveras y si bien es cierto mis amigas me dicen que soy atrayente y atraigo de inmediato y mucho demasiado la mirada de los jevos en los clubes, hay algo que me hace infeliz y esto me pone más triste que pulga con artritis.

  Para explicarle mi problema de una manera más ilustrada como dice un dibujante calvo, el pasado Halloween me vestí de la Wonder Women y unos primos me dijeron, ¡mal rayo los parta!, si es que el fondillo se me había quedado en otros pantalones. Me tuve que sacar el disfraz y me vestí de bruja porque con el color negro y una capa me veía mejor.   

  Tengo una cara hermosa con un cierto aire español, soy de un color de caramelo claro, un cuello como de garza sin ser larga de cogote, unos hombros esbeltos y lozanos, una cintura pequeña y unas caderas que según mi prima son como un imán para las miradas de los viejolos cuando bailo cumbia o salsa. Sin embargo, me acongoja el tamaño pequeño de mis músculos glúteos, vulgarmente llamados nalgas. En este aspecto alguien me dijo que de perfil pierdo mi hermosura y los títeres del Green comentan que de lado parezco tabla de planchar. También me han preguntado si mi abuela era de China porque dicen que por allá son también planas.

  En el pasado invierno disimulé el problema usando faldas largas y el pasado verano batas de playa muy amplias y unos shorts que me hice con unos jeans recortados de esos que traen nalgueras que son como hombreras, pero situados en la parte de atrás donde la espalda cambia de denominación y que venden en Hartford. Estos me hacen ver muy bien al punto que en una fiesta me bautizaron como la “matadora.” Pero como usted se dará cuenta, todo esto es tan artificial como las mentiras de Trump, aunque de pechugas estoy muy bien. Aunque a muchas se le desarrollaron las nalgas debido a la pandemia, conmigo no pasó nada de nada aunque también tuve que estar sentada trabajando desde el computador.

  El problema ha sido que ya he perdido a tres novios que se han desilusionado de mí. El último no me llamó más después que fuimos a una especie de playa en New Haven y me puse una tanga especial que no logró disimular lo obvio. 

  ¡Es que ahora tía hay una fiebre enfermiza que ha hecho famosas a las actrices boricuas y cubanas quienes tienen los genes de las hermanas Chacón y la JLO que mantuvo a su lado (más bien a su espalda) al feo y raquítico Marc Anthony! Me frustro.

  Por la televisión hispana han lanzado varios productos para lograr el milagro, entre ellos una batida con sabor a diablo que me hizo el efecto de un purgante y me tuvo recluida en el sagrado seno de mi hogar por tres días tomando nada más que sopas de pollo y galletitas de agua. Bajé cinco libras y quedé aun más plana. También inicié unos ejercicios en los que una se pone boca abajo y debe intentar tocarse los omoplatos con los talones lo que me produjo un agudo dolor de espalda.

  Finalmente, un muchacho me invitó a sus clases de Zumba y me dijo que había unos pasos especiales que permitirían un desarrollo apresurado de los glúteos. Lamentablemente este tratamiento requería el uso de asteroides. Como no creo en ese tipo de drogas ya que pasado el efecto como que los músculos se derrumban, fui donde un doctor hispano experto dizque en cirugía estética que me insinuó una implante de tejidos sintéticos en esa área para aumentar el entorno y dejarme la colita parada. Al final salió que este tipo era carero, medio sinvergüenza ya que sobaba mucho innecesariamente y su título era de la Universidad Trump, más fatula que Judas.

  A este punto querida tía estoy en constante zozobra mirando mucho para adentro, aumento de edad paulatinamente y temo quedarme jamona debido a este problema. ¿Qué podría hacer para elevar mi autoestima y sobretodo mis glúteos?

  Sinceramente,

Josefina

Respuesta

Querida Josefa,

  En primer lugar y antes de que se me olvide no se dice asteroides, sino que esteroides que se parece, pero no es igual, ¿tú me entiendes? En cuanto a la edad, ¡te falta mucho para el medicare y aún la noche es joven! Sin embargo, cuando te describes noto que posees gracias al Todopoderoso muchas herramientas efectivas para el levante así es que no te tires tanto pa’ abajo.

  Como expresas muy bien, estamos viviendo en un mundo en el que la publicidad y la industria del jean están privilegiando a muchachas nalgúas, por usar una expresión que recogí de un lector que esta inventando palabras nuevas para denominar fenómenos propios de esta generación del milenio.

   Refiriéndose al tema, este ingenioso pensador y filósofo llamado Torcuato Ortiz Molina, que no tiene doctorado, habla del movimiento nalguista, del nalguerismo, y otras palabras para graficar esta tendencia sociológica/antropológica.

  Si aceptamos como probable esta inclinación a tirarse pa’ abajo de las mujeres jóvenes con glúteos fláccidos, surgiría la aparición del fenómeno sicológico de la baja de estima y el síndrome  de personas desnalgadas o más planas que un vidrio las cuales caerían en una depresión y un rechazo a su propio cuerpo como es el caso de alguna gente cabezona que no se vacunan o de aquellas que tienen las piernas cortas.

  Pero hagamos un poco de historia para explicar el nacimiento de este movimiento nalgudo que privilegia los glúteos por sobre el entendimiento, la simpatía o la inteligencia.

  A diferencia de los gustos del anglosajón de origen inglés que se enamora de los senos frontales; las italianas que tienden a ser gorditas de esa parte que tu denominas graciosamente “donde la espalda cambia de nombre,” impusieron la voluptuosidad a través de una Sophia Loren que era llenita. Esta imagen fue acentuada por las muchachas de origen Afroamericano o caribeñas que tienen la colita parada y comenzaron a salir en las movies, pero a las que no se les tomaba en cuenta debido a la cuestión racial y el catolicismo extremo.

  En otras palabras, como decía un colombiano, la publicidad, la actual tendencia al erotismo extremo, las películas porno y lo que imponen los comerciales; han puesto sobre relieve muy a nuestro pesar, una forma de belleza que en la cultura latina acentúa las asentaderas.

  Sin embargo, no todos los hombres se desviven por estos prototipos de lo hermoso con glúteos descomunales, ya que hay otros a quienes les agrada más la mujer estilizada tipo Sigourney Weaver, la heroína de la película “Alien,” que de lado era más plana que una percha, pero que no se veía mal.

  Me enumeraste una serie de tus atributos que harían feliz a cualquier varón, pero me parece que te has estancado solamente en la moda que prevalece entre las jevas de los clubes que usan unos jeans que se los ponen con vaselina como los toreros de la mal llamada Madre Patria.

  Haciendo un poco de terapia, comienza a mirar los desfiles de modas de París y Rusia y verás que las bellezas que demuestran los nuevos trajes tienen cuerpos sumamente estilizados. Visita otros clubes, involúcrate con anglos y chinos, y verás que conseguirás a otros admiradores. 

  “Para el gusto se han hecho los colores” decía un sinvergüenza y el secreto está en no encerrarte en el mundo estrecho del nalguerismo y de sus cultoras del Green.

  Cuídate mucho y compra ropa que resalte tus cualidades y ya verás como otros pájaros cantan.

Saludos, Julia

Comentarios a los sabios consejos de la Tía: Mi esposo Tino quiere hacer una tremenda fiesta de Acción de Gracias e invitar a Pedro, Juan y Diego. Como usted debe saber porque también le debe gustar el cuello del pavo, el cocinar, y más encima preparar la mesa es mucho trabajo y mi ficha de tranque para bajar el número de papeadores es exigirle a los que lleguen, me traigan el certificado con la dos vacunas, la de la influenza además la del booster, porque si no es así, no ingresarán al seno cálido de mi familia. Creo que esta es una petición justa ahora que están llegando muchos de otros estados porque los habitantes de Connecticut nos hemos mantenido sanos y contentos gracias al gobernador Ned Lamont que gracias a Dios va a la reelección.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top