Publicidad

ACTUALIDAD

Columnistas

“Mi novio protege animales y aves y ¡No quiere comer pavo!”

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Pregunta

Querida y Estimada Tía:

  Gracias por sus acertados consejos de los que siempre una aprende ya que ponen el dedo en la llaga y aunque duelan más que un implante dental de $3,000 por un simple incisivo, una puede aprender, salvo aquellos que por cabezones o cabezonas no escuchan el lenguaje de la sabiduría y la conciencia y se emboban con el lenguaje corporal en el matre full-time.

  Hace un año conocí a este muchacho comprando un computador Elexis-NewGeneration-Pio13-2059 que detectan lluvia de meteoritos y basura espacial debido a la destrucción de estaciones espaciales chinas o rusas que son lo mismo de flojas y anticuadas. Esa es basura afectando el cosmos.

  Mi novio Plinio es más bien flaco, tirando pa’ pálido, y cariñoso. Los viernes va sagradamente a buscarme a Panera a las cinco de la tarde, me trae flores, me lleva a cenar y por allí nos vamos a bailar. ¿Qué más puedo esperar ahora en este mundo donde todo es sexo y hay muchas niñas a las que les falla el seso y se pierden con el hueso?

  Lamentablemente he ido descubriendo que Plinio tiene algunas cosas extrañas.

 “A modo de ejemplo,” como dice Stephen Banon al cual arrestaron por hediondo y nauseabundo, cada vez que caminamos por el parque y ve a un animal que anda desorientado, Plinio se les acerca, les habla, y si nota que están más flacos que faquir a dieta, corre al automóvil donde tiene una caja con alimentos para gatos o perros y les sirve una cena.

  Esto quizás para algunas sea humanitario, pero ya no me atrevo a caminar con él ya que donde usted vaya, encuentran gatos y perros más desorientados que Colón y con un hambre perra, por utilizar una expresión vulgar que aprendí de una amiga cubana que cuando llegó a Springfield era más plana que tabla de planchar, pero que ahora, gracias a los sándwich que venden en McDonald, se está pareciendo a la nalgúa JLo y ha conseguido muchos novios en el DD donde trabaja.

  Una tarde cuando fuimos a su apartamento y Plinio abrió la puerta, el olor que despedía el lugar era peor que el de un Uber ya que en los cinco minutos que estuve allí, conté dos gatos, un gallo, tres acuarios con peces dorados y un sinnúmero de plantas tropicales, incluida una mata de mangó. Conté además dos tortugas, cuatro pericos, y una salamandra más fea que el futuro del vejete Giuliani.

  Plinio insistia que nos quedáramos a cenar en su departamento (no se dice apartamento) ya que había preparado un pernil vegetariano sin carne y una sopa turbia, pero le tuve que decir que yo era alérgica a los gatitos y que mejor nos fuésemos a comer al TacoBar de West Hartford que nos quedaba más cerca. El lugar se ha hecho muy popular, pero la comida pica dos veces y hay que tomarse las sopas con cubos de hielo. Además, hay mucho ruido.

  Ahora salió con la prédica de que los pavos son víctimas de la glotonería del hombre y que hay una crueldad inusitada ya que a esas aves de Dios se las alimenta creándoles la ilusión de un futuro mejor, pero que, al llegar el mes de noviembre, viene el desencanto, el desengaño y la amargura cósmica como decía un poeta que esta más repetido que los avisos para vacunarse.

  Por ese motivo, Plinio dice que por principio no va a comer el pavo y que, dado que estamos de novio, iría a mi casa, pero él se prepararía una deliciosa ensalada de lechugas con cilantro, y garbanzos con mote pelado.

  Yo le conté esto a mamá y enseguida me dijo que el tipo está más raro q   ue unos de los del Q-Ano y que por lo flaco debe estar afectado por alguna enfermedad a los sopladores, tales como la tuberculosis hepática. Mis hermanos me han preguntado si deseo quedar viuda casándome con un tipo tan flaco.

  Por favor aconséjeme ya que yo estoy enamorada de Plinio, pero temo por su salud y la mía, además de que a mi no me gusta comer pasto y prefiero el Pavochón con mofongo, arroz con gandules y el pollo asado.

Claudina

Respuesta.

Querida Claudita:

  Me parece que te has sacado el premiado ya que este muchacho tiene realmente un sentido humanitario y animalario apoyando a la flora y la fauna del planeta que ahora están más fastidiadas que el año pasado. Desde aquí, la ilustre ciudad de New Haven, porque entiendo que resides en West Hartford en el límite con la Park Rd.; le aplaudo, ensalzo y alabo por su apostolado.

  Claudi, estamos ingresando a una época donde la gente se esta dando cuenta de que las guerras son inventos para fabricar más armas y venderlas como lo hizo Colt de Hartford y la familia Krupp en Alemania. Adolfo Hitler, el psicópata que es el modelo intelectual de Stephen Bannon (el fétido, apestoso y pestilente), les dio muchas ganancias a estos ricachones facinerosos quienes ya se habían enriquecido en la primera guerra mundial armando a los soldados que invadieron a la Unión Soviética donde murieron millones.

 También hay una porción de la humanidad que ha puesto sus ojos en el tema crucial del ambiente, incluidos los animalitos y las avecitas. Sin embargo y para que veas que no todos pensamos igual, los chinos se comían a los gatos y hace poco el Partido Comunista anunció a través del secretario general y dictador de que no se comerían los perros. ¿Cómo la ves?

  En los Estados Unidos las cosas son ahora diferentes.

  De acuerdo a la Humane Society, que además de los humanos incluye a otros seres vivientes; en USA hay en la actualidad 78 millones de hogares donde habitan perros y 85 millones de residencias en las cuales viven gatos. Las mismas estadísticas que proveen instituciones como National Council of Pet Population y la Asociación Americana de Veterinarios; afirman que, en este país, un 44% de las residencias tienen uno o más perros y un 35% posee gatos.

  Como puedes, y esta información está refrendada por la Asociación Americana de Productos para animalitos y aves, las ventas de comida para cachorros se elevan a la suma de 69.51 millones de dólares y los dueños de animalitos gastan unos 6 billones en alojamiento para sus cachorros, recortes de pelo, de manicure y pedicure.

  Como decía un amigo veterinario que está contento con su carrera porque los Rayos X, exámenes de sangre y otras pruebas para los animales cuestan un ojo de la faz. los Estados Unidos se han convertido en un país cachorrista y ahora hay hasta implantes dentales para perros. También me decía que hay consejeros y terapeutas para animales deprimidos o que requieren adiestramiento.

  No entraré en más detalles, pero me doy cuenta de que tu novio Plinio cuyo nombre tiene origen en el griego y en la cultura sumeria, se excede en la cachorrera y debes pensar bien en el hogar que te estarías metiendo. No es que Plinio sea más raro que una sirena con tanga, pero proyéctate hacia futuro cercano y las posibles consecuencias para tu estado emocional y el de tu pareja.

  Sin ir mas lejos, hace unos años me escribió un pobre muchacho que se enamoró de una nena que tenía un gatito y éste, cuando estaban un día en el acto de yacer y dejaron la puerta del dormitorio abierta, le arañó las nalgas quizás pensando en que él le hacía daño a su ama que emitía gemidos, lamentos y gimoteos. Finalmente, la relación terminó cuando este joven mexicano le puso a la novia la disyuntiva de “yo, o el condenado gato,” y ella eligió al gatito ¡Híjole!    

  Te deseo suerte, pero lo de ser vegetariano cuesta caro y noto que a ti te gustan las carnes y los embutidos.

  ¡Qué lo pases bien comiendo pavo en compañía de la familia! A tu exnovio envíale una tarjetita de un dólar de las que venden en Walmart. “Lo cortés no quita lo valiente,” como decía mi abuelita Justina.

Tía Julia

Comentarios a los sabios consejos de la Tía: Esto de hacer el pavo esclaviza a las mujeres y estamos cansadas de estas festividades que han caído en el comercialismo y pierden el sentido de la tradición. Las mujeres merecemos un alivio en nuestras tareas de las fiestas, incluidas las venideras tradiciones navideñas, el año nuevo, el día de Reyes y las Octavitas. ¡Viva la liberación femenina! ¡Las mujeres al poder! ¡No más esclavitud en la cocina! ¡Viva el microondas!

  Saludos, Luisa, Victoria y Petra de Bridgeport. Muchas gracias.  

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top