Publicidad

ACTUALIDAD

Columnistas

La inminente desaparición de los periódicos diarios en manos de un avaro inversionista: Alden Global Capitol

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Por Juan D. Brito

  La ciudad de Hartford, capital del estado de Connecticut llegó a tener dos periódicos en inglés. El primero de ellos fue el Hartford Courant con el récord de ser el primer periódico en la nación y que fuera impreso por Thomas Green en 1764. El segundo periódico fue el diario verpertino Hartford Times fundado en 1817 y desaparecido en 1973.

  El Courant, palabra proveniente del idioma francés courante que significa “lo que está sucediendo,” fue en sus inicios una publicación de 4 páginas del tamaño 8.5 x 14 ½ que aparecía los días lunes. Este periódico adquirió gran importancia política y social al punto que en 1972 la empresa Times Mirror de Los Ángeles, California, puso sus ojos en la publicación que tenia profundos lazos con la historia de la ciudad y una gran calidad periodística que recibió el reconocimiento de dos premios Pulitzer, uno de los máximos galardones para la prensa. En 1972 se produce la adquisición del periódico que llegó a tener en 1994 la cantidad de 400 empleados.

  Un hábil editor incorporó a personal bilingüe en la empresa incluido un periodista chicano que escribió editoriales que se referían a temas puertorriqueños y latinos. Para muchos, esta fue una época de oro para la publicación y su presidente mantuvo fraternales relaciones con editores de publicaciones tales como el Extra-News y el Northend Agent a quienes consideraba prensas aliadas.

  En el año 2000, el Courant es adquirido por la empresa Tribune Co. de Chicago que le amplió con complementos de radio y televisión cuando ya se iniciaba la era digital.

  Se desconoce si esta expansión afectó a la prensa, pero el periódico comenzó a perder anuncios, disminuyó su circulación y suscripciones y por cuatro años el periódico estuvo en el proceso de protección a través del Capitulo 11 de la bancarrota.

  En el 2014 Tribune Co. inicia negociaciones de venta del Courant a una entidad llamada Alden Global Capital con su filial Digital First Media que se hará conocida como una entidad con una reputación de transformar los periódicos en pasto de especulación de inversionistas cuya meta no era la información sino las ganancias.

  En 2018 el personal del Hartford Courant y líderes de Hartford se unieron a una protesta de otros 300 periódicos de la nación rechazando el contenido de los discursos del entonces presidente Donald Trump acusando a los medios de comunicación de ser “enemigos del pueblo estadounidense.”

  La protesta efectuada en lo que fue el estacionamiento del Hartford Courant protestando por el traspaso del periódico al Alden Global, también solidarizaba con el periódico Boston Globe que era una víctima más de los asedios oportunistas especuladores. Este periódico se publicó entre los años 1817 y 1976 que después de ser vendido al New York Times en 1993 por la exorbitante suma de 1.1 billones de dólares es adquirido en el 2013 por la empresa New England Media Group.

  En el caso del Boston Globe el comienzo de la debacle comienza con las señales típicas de la adquisición de un periódico que tenía raíces profundas en la comunidad por parte de empresas de inversionistas totalmente ajenas a la ciudad de Boston que recibía los beneficios de información profesional. El periódico vende el terreno que ocupaban sus oficinas centrales, se desprende de la imprenta, su personal comienza a reducirse y hay una cambio constante de editores.

  Los mismo ha venido ocurriendo con el Hartford Courant cuya imprenta dejó de funcionar en Hartford en octubre del 2020 y en la actualidad el periódico se imprime en Massachusetts desconociéndose la cantidad de personas que perdieron sus empleos. Como el Boston Globe, el Courant cierra sus oficinas centrales localizadas por decenios en la calle Broad de Hartford en diciembre del 2020, su equipo de periodistas ha disminuido y reporteros y editores trabajan desde sus hogares. De lo que se trata en este tipo de adquisiciones es reducir los gastos al máximo, mantener los periódicos al mínimo de su funcionamiento para producir más ganancias.

  Una peligrosa señal de este proceso de empequeñecimiento y humillantes reducciones es la disminución del número de páginas del periódico y el trabajo extra de reporteros, fotógrafos y de los periodistas que sobreviven en el medio de la incertidumbre de no tener ninguna defensa para mantener sus empleos ni de la sucesivas transacciones de inversionistas que han sido denominados por lideres de la comunidad de ciudades afectadas por la acción como buitres especuladores que nada saben ni les importa el periodismo.

  De acuerdo a MacKay Coppins en su articulo “El Hombre que asesina los periódicos en los Estados Unidos,” la mano de Alden se comienza a notar con la adquisición del periódico The Tribune Towser de

Chicago. En mayo, el periódico lo adquiere Alden quien inicia la típica campaña de reducción de periodistas y reporteros con lo cual el periódico perdió calidad y popularidad. Lo más grave de este ataque al Tribune fue que se dejaron de denunciar los actos de corrupción de la ciudad, lo cual es uno de los aspectos mas importantes del periodismo profesional sin el cual la comunidad ignora las actividades de malhechores del supuesto servicio público.

  Tribune ha dejado de lograr ganancias y para muchos va al camino de la extinción y al sistema de control remoto en la información.

  Los hombres que fundan este proceso de demolición de la prensa son Randall Smith y Heath Freeman cofundadoras de Alden Global Capital, Por ahora las fauces de los exterminadores alcanzan a los periodicos semanales, pero de acuerdo a expertos, es un asunto de tiempo en que los periódicos caigan en mayor cantidad bajo las zarpas de especuladores que obtienen el máximo de ganancias de diarios en los Estados Unidos, les estrujan y finalmente los llevan a su extinción.

  Alden controla en la actualidad el decaimiento y la ruina de símbolos del crecimiento de comunidades que recibían información de parte de reporteros, periodistas y editores que seguían los principios de Pulitzer, un héroe y mentor del periodismo estadounidense quien siendo un inmigrante húngaro se daba cuenta en el siglo XIX del papel vital de la información para una democracia.

  En este siglo XXI y en los últimos 15 años, más de un cuarto del total de periódicos de la nación americana han desaparecido y la mitad de los periódicos diarios están controlados por firmas que en busca de ganancias, estrujan a los medios de prensa para extraer el máximo de ganancias y posteriormente las dejan caer.

  Es bueno recordar que en el 2018 cuando la prensa tanto escrita como digital denunciaba los desmanes financieros y políticos de Donald John Trump, éste declaró que los medios de información eran “enemigos del pueblo estadounidense.” La guerra en contra de la verdad estaba declarada y para eso los buitres, campeones de la especulación y las meras ganancias se han convertido en las garras de Trump cuyas mentiras han sido y son todavía puestas de manifiesto y por escrito por la prensa sobreviviente.    

VEA AQUÍ CLASIFICADOS

¿Embaraza o planificando quedar embarazada?
Está bien tener preguntas sobre la vacuna contra el COVID-19 para menores de 5 a 11 años

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top