Vive la Palabra

EN LA SALA DE ESPERA, por la Lic. Liliana D. González

En los momentos más desesperados, cuando la angustia consumía su alma y la tristeza agotaba sus fuerzas, el salmista clamaba: “Mas yo en ti confío, oh Señor… Tú eres mi Dios. En tu mano están mis tiempos” (Salmos 31:14-15). Hay veces en las que nos hallamos esperando algo o a alguien, una llamada, un mensaje,

Leer mas..

El SÍNDROME DEL ÁNGEL DE LUZ, por la Lic. Liliana D. González

En los momentos más desesperados, cuando la angustia consumía su alma y la tristeza agotaba sus fuerzas, el salmista clamaba: “Mas yo en ti confío, oh Señor… Tú eres mi Dios. En tu mano están mis tiempos” (Salmos 31:14-15). Hay veces en las que nos hallamos esperando algo o a alguien, una llamada, un mensaje,

Leer mas..

EL RETORNO DEL REY, por la Lic. Liliana D. González

“¡He aquí, vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro” (Apocalipsis 22:7). Cristo viene pronto. Sus profecías se están cumpliendo cabalmente. Los noticieros anuncian guerra entre naciones, hambrunas, pestes, terremotos en distintos lugares; y esto es el principio de dolores (Mateo 24:8). “En cuanto al día y la hora,

Leer mas..

El ejército del Todopoderoso, por Lic. Liliana D. González 

En cierta ocasión, el rey de Siria, quien estaba en guerra con Israel, envió sus tropas para capturar al profeta Eliseo, porque tenía la costumbre de contarle a su enemigo (por revelación del Espíritu Santo) todos sus movimientos e intenciones militares. El destacamento llegó de noche y cercó la ciudad. Por la mañana, cuando el

Leer mas..

EL DADOR DE SUEÑOS, por la Lic. Liliana D. González

Los pensamientos de Dios son mayores que los nuestros. Ninguna mente humana concebirá un sueño más grande que los sueños que Dios da a sus elegidos. A lo largo de la historia hemos visto a cientos de seres humanos dejar huella en el mundo. Albert Einstein, Isaac Newton, Thomas Edison, Leonardo da Vinci, Nelson Mandela,

Leer mas..

EL CORDÓN DE TRES HILOS, por la Lic. Liliana D. González

Una de las cosas que más disfruto es asistir a una boda. Durante la ceremonia el sacerdote acostumbra a citar 1 de Corintios, capítulo 13, versos del 4 al 8, en los que Pablo describe el significado del verdadero amor: “El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es

Leer mas..

EL BULLYING, DAÑO SILENCIOSO, por la Lic. Liliana D. González

¿Has escuchado hablar del bullying? Es el término en inglés para referirse al acoso escolar. Cientos de menores en el mundo son víctimas de maltratos verbales, físicos y psicológicos dentro del recinto estudiantil. En la actualidad, la tortura no se limita a las aulas; con el uso del Internet se ha expandido y la nueva

Leer mas..

Durmiendo con el enemigo, por la Lic. Liliana D. González

Tenemos la predisposición de justificar nuestras fallas responsabilizando a los demás de nuestros problemas. Esa mala actitud proviene de nuestra herencia pecaminosa. Después de haber pecado, Adán intentó justificar su desobediencia arrojando la culpa sobre Eva, más bien sobre Dios por habérsela entregado como esposa: “La mujer que me diste por compañera me dio del

Leer mas..

¡DIOS MÍO, DAME PACIENCIA!, por la Lic. Liliana D. González

En algunas circunstancias nos descubrimos suplicando: ¡Dios mío, dame paciencia! Pero lo que algunos no saben es que si le pedimos paciencia a Dios, Él como el mejor de los maestros, nos pondrá pruebas para ejercitarla. La paciencia es uno de los frutos espirituales que recibimos del Espíritu Santo (Gálatas 5:22) y es un rasgo

Leer mas..

Detente y descansa, por la Lic. Liliana D. González

La gente pasa su vida trabajando. El sistema del mundo exige demasiadas responsabilidades y compromisos diarios. Parece que siempre hay algo por hacer. Trabajar sin descanso nos lleva a desgastarnos física y emocionalmente. Numerosos estudios han demostrado que una persona que trabaja bajo presión aumenta su nivel de rendimiento debido a la adrenalina que genera

Leer mas..
Scroll to Top