August 11, 2022 10:44 pm

¿Cuál es el costo de asegurar a los residentes indocumentados de CT?

Facebook
Twitter
Email
Print

Katy Golvala y Yehyun Kim, CTMirror.org


Para Patricia Rosas y otros residentes indocumentados sin seguro médico, ir al médico es un último
recurso costoso.

Entonces, en el otoño de 2019, después de que Rosas sintiera un dolor desconocido en el costado
durante más de un año, sus amigos ayudaron a recaudar $ 5,000 simplemente para obtener un
diagnóstico.

“Mi preocupación es, ¿y si no conociera a todas esas personas?” Rosas dijo. “Mi historia es la historia de miles de personas”.

Sin embargo, un nuevo estudio de la corporación RAND sugiere que extender la cobertura de salud
HUSKY a todos los residentes indocumentados en Connecticut costaría el 3% del presupuesto anual de
Medicaid del estado, poniendo atención médica de calidad al alcance de más de 21,000 personas
adicionales.

También se prevé en los próximos días un estudio de viabilidad estatal de la expansión de Medicaid a los
residentes indocumentados.

Cuando Rosas comenzó a sentir el dolor en el costado, lo ignoró. Esperaba que desapareciera, pero
empeoró y se hizo más frecuente.

En 2018, visitó un centro de salud comunitario, donde los proveedores no pudieron encontrar la causa.
El dolor no desaparecía, así que tomó aspirina cuando se volvió insoportable pero evitó ir al médico.

“Cada vez que necesita un médico, lo primero [que necesita] es un seguro médico”, dijo Rosas. “Eso es
lo primero que preguntan”.

Cuando Rosas finalmente llegó a un especialista gracias a la generosidad de sus amigos, el médico le
diagnosticó cáncer de riñón. Una vez que recibió su diagnóstico, pudo someterse a una cirugía de
extracción de riñón que le salvó la vida en el Hospital St. Francis. Ella dijo que solicitó asistencia
financiera a través del hospital para ayudar a cubrir los costos.

El estudio RAND estima que expandir la cobertura HUSKY a inmigrantes indocumentados de todas las
edades que califiquen según sus ingresos le costaría a Connecticut entre $83 y $121 millones, lo que
representa aproximadamente el 3 % del presupuesto estatal de Medicaid de $3 mil millones para 2023.

En Connecticut, el 94 % de los residentes tiene seguro médico, pero entre la población indocumentada
del estado, la proporción de residentes asegurados es solo del 42 %. Bajo la expansión, esa tasa podría
saltar al 57% según las estimaciones de cuántos se inscribirían, lo que representa 21,400 personas que
actualmente no califican para Medicaid debido a su estado migratorio.

La legislatura ha debatido el tema de la cobertura de Medicaid para residentes indocumentados
repetidamente durante los últimos años.

En junio de 2021, la legislatura aprobó un proyecto de ley que califica a los niños menores de 8 años que
provienen de familias que ganan hasta el 201 % del nivel federal de pobreza para HUSKY,
independientemente de su estatus migratorio. Los niños de familias que ganan entre el 201 % y el 325% del nivel federal de pobreza también califican, sujeto a una prueba de activos.

A principios de este año, fracasó una propuesta para expandir esa cobertura a todos los niños menores
de 19 años, y ni siquiera obtuvo suficiente apoyo para aprobar una votación del comité legislativo. Los
legisladores finalmente aprobaron una expansión reducida como parte del presupuesto estatal que
otorgó cobertura a niños menores de 12 años y permitió que cualquier niño inscrito en el programa
mantuviera el seguro hasta los 19 años.

El proyecto de ley de 2021 que otorga cobertura a niños calificados de 8 años y menores también
solicitó que el estado realizara un estudio de factibilidad sobre la extensión de la cobertura HUSKY a
niños, independientemente de su estado migratorio, de 9 a 18 años, y a adultos cuyos hogares ganan
hasta 200 % del FPL.

Un portavoz de la Oficina de Estrategia de Salud, la agencia encargada del estudio de factibilidad, dijo
que entregará su informe a la legislatura el 1 de julio.

El estudio RAND examina el costo de implementación para diferentes escenarios, incluido permitir que
los residentes indocumentados se inscriban en la cobertura del mercado y reciban subsidios.

“Lo que realmente esperamos haber hecho con este trabajo es brindarles a los formuladores de políticas una herramienta con la que puedan decir: ‘Está bien, quiero implementar esta política. ¿Cómo va a afectar esto a la inscripción? ¿Cuánto le va a costar esto al estado?’”, dijo Preethi Rao, investigadora de políticas de RAND Corporation y autora principal del estudio.

Rao y sus coautores también señalan que las estimaciones de costos no tienen en cuenta los ahorros
potenciales que el estado podría obtener al expandir la elegibilidad. Los hospitales podrían ahorrar entre
$ 63 y $ 72 millones en atención no compensada, que es la pérdida en la que se incurre al brindar
servicios a personas sin seguro que probablemente nunca podrán pagar por ellos.

En 2021, el estado también gastó aproximadamente $15 millones a través de su programa de
emergencia de Medicaid, que cubre atención de emergencia a personas con ingresos calificados,
independientemente de su estado migratorio. Presuntamente, explica el estudio, este costo disminuiría
“sustancialmente” si más personas tuvieran cobertura.

Según el estudio, seis estados (California, Illinois, Massachusetts, Nueva York, Oregón, Washington) y el
Distrito de Columbia han ampliado Medicaid, o un programa similar, a niños de hasta 18 años y
personas embarazadas, independientemente de su estatus migratorio. En California e Illinois, ciertas
porciones de la población indocumentada mayor de 18 años también pueden inscribirse.

Según el estudio, seis estados (California, Illinois, Massachusetts, Nueva York, Oregón, Washington) y el
Distrito de Columbia han ampliado Medicaid, o un programa similar, a niños de hasta 18 años y
personas embarazadas, independientemente de su estatus migratorio. En California e Illinois, ciertas
porciones de la población indocumentada mayor de 18 años también pueden inscribirse.

Rosas se siente afortunada de haber tenido la cirugía de extracción de riñón, pero aún le pesa no tener
seguro. Se supone que debe tener visitas de seguimiento anuales con un médico, pero ya se saltó una
porque no sabía cómo pagarla.

Cada vez que siente dolor, no deja de preguntarse: “Si me vuelve a pasar algo así, ¿qué voy a hacer?”.

Articulos Anteriores

vea aqui más clasificados

La caricatura de rein

Siguenos