September 27, 2022 4:28 am

Frenemy & Amigos le dan calor a Fair Haven

Esquina del nuevo mural frente a Exchange Street.
Facebook
Twitter
Email
Print
Por David Sepúlveda

Un águila pescadora de ojos penetrantes se asoma al borde de su nido de gruesas ramas densamente tejidas.  Una rana, vestida con un mameluco remendado y un sombrero de copa, se sienta cómodamente en el tocón de un árbol, mientras lee a un atento grupo de truchas arco iris. Sólo la luna parece que se ha quedado dormida, sus vapores produciendo nubes nocturnas blancas y blandas con cada respiración.

Frenemy: Hombre con un spray de pintura y un mensaje.

Estas son algunas de las ilustraciones de plantas y fauna animadas que se han colocado en las paredes exteriores de una propiedad industrial previamente descolorida y marcada con grafitis, adyacente a la escuela John S. Martinez Sea & Sky STEM Magnet K 8 en Fair Haven, gracias al trabajo de un muralista e ilustrador trotamundos que se hace llamar Frenemy.

Frenemy, (alias de Kristopher Kotcher), recibió el encargo de realizar el proyecto por parte de Site Projects, una organización sin fines de lucro, dedicada a la promoción del arte público, que lleva 19 años realizando instalaciones diseñadas específicamente para cada lugar de New Haven.

El mural de Frenemy ocupa dos lados de un edificio rectangular de 18.540 pies cuadrados, con muchas ventanas de varios cristales que ahora se intercalan con los paneles ilustrados y llenos de color del artista.

El movimiento de las hojas flotantes, las nubes y los remolinos de luciérnagas, son algunos de los elementos que el artista utiliza para unificar el alargado formato de la composición.

En el mural también aparecen varios personajes originales de Frenemy: Doodle Dog y Mochi, que se lanzaron a descubrir un laberinto de flora y fauna, guiados por un rústico cartel que señalaba el camino del Mill River Trail.

Las letras de molde que aparecen en la parte superior del mural, explican el tema general del mismo, ​“Born to Explore” (nacido para explorar) inspirado en ¡Kimbop Nació para explorar!, un libro ilustrado que Frenemy publicó bajo su nombre real.

El edificio industrial antes del mural de Site Projects/Frenemy.

El mural de Fair Haven es, hasta ahora, la obra más monumental de Frenemy. Se amplió tras las negociaciones adicionales con la familia Snow, propietaria del edificio, quienes accedieron a ceder parte de su edificio en las calles Haven y Exchange, donde antes estuvo la Connecticut Laminating Corporation, como fondo del mural. El edificio está ahora adornado con arbustos gigantes de arborvita en su entrada de la calle James.

Kotcher, que se crió en Texas y llegó a Syracuse (Nueva York), utiliza el apodo de Frenemy para distinguir sus murales y su arte callejero de otras actividades artísticas.

Este muralista e ilustrador trotamundos, ha creado obras en Israel, Vietnam, Tailandia, España, Hong Kong y muchos otros países. Actualmente reside en Malasia.

Una familia pasa ante extraños seres anfibios en la calle Exchange.

A lo largo de las dos semanas de su creación, el mural suscitó sonrisas y elogios de vecinos y transeúntes que observaban su creciente y colorido espectáculo.

Mientras Frenemy dibujaba y pintaba, algunos automovilistas se detenían para hacer sus comentarios, a menudo con improperios que no se pueden repetir aquí, pero siempre con un pulgar hacia arriba.

Algunos conductores ofrecieron más: comida, una ración de tacos recién hechos, café caliente y bebidas frías.

Al final, muchos vecinos se tuteabean con el artista, deteniendose a medir el progreso alcanzado y expresar su apoyo a un proyecto que ha cambiado el paisaje.

Del lado de la calle Exchange del mural, queda la parte trasera de la escuela John S. Martínez, delimitada por cientos de metros de aparcamiento y los patios de la escuela.

Laura Carroll-Koch, una entusiasta profesora de sexto grado y autora del plan de estudios de ciencias, que ha analizado con sus clases la cuenca hidrográfica y la biodiversidad de los alrededores de la escuela, trajo a varios alumnos para que vieran el mural de cerca, conocieran al artista y probaran a pintar en aerosol.

Una estudiante de la escuela Juan S. Martínez toma el curso de pintura de Frenemy.

En un solo día y en tres aulas, Frenemy se hizo rápidamente amigo de los estudiantes de primaria, ya que cada alumno (y profesor) tuvo la oportunidad de aprender las técnicas del muralista para pintar:

movimientos estables de lado a lado para rellenar de color las zonas rayadas, y movimientos fluidos para crear los elegantes límites de las imágenes hechas a pocos centímetros de la superficie de la pared.

El sábado pasado, un sendero de biodiversidad recién creado, tuvo sus primeros visitantes durante un evento celebrado por el Festival Internacional de las Artes y las Ideas y la Mill River Watershed Association. 

Melissa Pappas, de Save the Sound, con uno de los posters que hizo, usando las ilustraciones de Frenemy.

Frenemy y su mural fueron la última parada de un recorrido a pie del Mill River Trail con miembros del Mill River Watershed Association y Save the Sound.

La organización ecologista tenía una mesa con abundante material informativo y hojas de inscripción, rodeada de coloridos y educativos carteles con algunos de los diseños creados por Frenemy

Los carteles cuentan la historia del proyecto de restauración ecológica recién descubierto, emprendido por Save the Sound en colaboración con la ciudad de New Haven, para restaurar la zona baja situada frente al nuevo mural.

La zona había sufrido inundaciones y escombros; ahora tiene plantas autóctonas, un hábitat de vida silvestre nativo, un mejor drenaje y mejoras en la infraestructura para visitantes.

Los alumnos y profesores de la escuela Martínez, conocieron de primera mano la importancia de un ecosistema bien equilibrado y sus componentes.

Estudiantes y miembros de la comunidad, ayudarán a implantar especies vegetales autóctonas, aprovechando la rehabilitación de un ecosistema natural.

El sábado, Frenemy explicó que su mural contiene elementos de especies vegetales y criaturas autóctonas, cuyas imágenes le fueron enviadas por Save the Sound para su inclusión en el proyecto.

Un panel especial, sin pintar, preparado para la visita a los murales, sirvió tanto de demostración como para la participación en la pintura, ya que Frenemy invitó a las personas visitantes a experimentar la pintura en aerosol bajo su dirección.

Personas de todas las edades se animaron a experimentar. Algunos, encantados con su primera exposición, repitieron.

Al anochecer del domingo, Frenemy utilizó un elevador motorizado para alcanzar zonas del mural que necesitaban últimos retoques, y para dar rienda suelta a la inspiración, pese a que las latas se vaciaban y los colores esenciales se agotaban.

De algo si hubo mucho: el entusiasmo de Frenemy por un proyecto destinado a mejorar una comunidad, y una comunidad que, a cambio, lo acogió, junto a su colorida creación.

“El mundo puede ser un lugar horrible, y con mi arte, espero ofrecer a la gente un lugar para escapar por un minuto. Si lo he logrado, eso es suficiente para mí”, escribió Frenemy en las redes sociales acerca del proyecto.

Como para poner un signo de exclamación en la esquina del sitio del mural, New Haven Fire Property Maintenance Division El trabajador Mike Ingassia llegó el lunes para poner una capa de pintura amarilla brillante en el hidrante de la esquina, como un faro de renacimiento en el que se han fusionado el arte público, la educación y la ecología.

Articulos Anteriores

vea aqui más clasificados

La caricatura de rein

Siguenos