September 27, 2022 3:00 am

“Mi novio se mortifica mucho por lo del paquetito y la tanga”

Facebook
Twitter
Email
Print

Pregunta

Tía Julia:

Espero que se encuentre disfrutando de este verano ardiente más seco que zapato en el techo, pero menos caliente que el del estado de Texas con 105 Fahrenheit desde donde el gobernador republicano Abbott, que mal rayo parta, envía en guaguas a los pobres inmigrantes a Nueva York y Washington D.C. para deshacerse de ellos.

Un pajarito me contó que usted viajó a Puerto Rico en julio para recuperarse del invierno y cargar las baterías. Tía y sin ser lame ojo, si es que fue a Patillas se lo merece ya que con tanto problema que usted escucha, tendrá el tímpano del oído más gastado que suela de zapato.

  A propósito de pajarito, le paso a contar el problemita que tengo con mi novio con el que mantenemos esta relación desde hace dos años. Nos llevamos muy bien ya que le gusta el arte y tiene buen humor, sobretodo cuando hace análisis político y habla del estatus de la Isla que nadie sabe para donde va y donde están apresando a exgobernadores por corruptos.

  Ronyel (Ronald + Elena) es un hombre con mucho pudor y aunque hemos tenido intimidad, ¿usted me entiende?, siempre es recatado, le agrada la oscuridad y usa bata. En este sentido me gusta así ya que están esos otros tipos que se creen King-Kong y que les gusta lucirse con poses que después ponen en el Internet.

  En la playa, me había fijado que Ronyel solamente usaba traje de baños amplios y por eso para su cumpleaños le regalé unos más anatómicos y pegados al soma. Aunque se negaba tanto le insistí hace dos domingos calientes cuando con un grupo de amigos fuimos de paseo a New Hartford. Mi novio se los puso y allí mismo comenzaron los problemas ya que tengo unos primos que son muy cargosos y burlones que de todo hacen gracia, pero a costa del prójimo.

  Con las muchachas nos fuimos a poner las tangas y los muchachos también. Cuando llegaron traían unas risitas de madre que yo los conozco y noté que Roniel venía medio corrido y se sentó apartado del grupo.

  Yo pensé que estaba con un ataque de melancolía ya que echa de menos a su pueblo de Las Piedras, pero me di cuenta de que los pesados de mis primos le estaban corriendo la máquina por lo de la tanga de baño. Todo me quedó más claro cuando uno de los pesados y conchudos le grito a mi novio, ¡ven a bañarte con nosotros “paquetito”!

  Allí caí en cuenta que yo había cometido un craso error al regalarle esos traje de baños pegados ya que Ronyel no cuenta con ese talento del que hace gala Ricky Martin y el esposo, y que nunca recibirá el apodo de “el potro” que recibía un tipo que cantaba aguinaldos en New Britain y se lucia con pantalones estrechos tipo Travolta.

  El día del paseo, mi novio melancólico decidió que nos viniésemos temprano y yo no le culpo. “Desde aquel día” (como cantaba Rafael) ha cambiado mucho. Está retraído, parece que siempre está pensando en el origen del tercer universo, y su entusiasmo en el acto le ha bajado notablemente. ¿Usted me entiende?

  El otro día me habló de regresar a Puerto Rico y por eso es por lo que yo le escribo con el corazón espinado ya que lo quiero y estoy dispuesta a romper hasta las relaciones con mis primos que ahora andan arrepentidos ya que yo siempre les invitaba a fiestas y comelatas en el parque Pope. Estos brutos se han dado cuenta de que hay cosas con las que no se puede jugar, salvo que sea entre dos seres que se aman incondicionalmente y, aun así.

  Yo tengo confianza y amo a mi novio que antes del acto me prepara, pero sigue mirando hacia dentro y por la cara de preocupación parece salvavidas en Rhode Island donde aparecen los tiburones. Hemos hablado de la posibilidad de trasplante o de un programa que hay en televisión donde venden una crema que en tres días le aumentaría el tamaño del dedo. También encargó un panfleto con juguetes sexuales que estoy leyendo. Yo siempre le digo que estoy contenta con él, pero veo que la broma de estos condenados de mis primos le está trabajando profundamente el interior del encéfalo.

Esperando su sabio consejo, le doy las gracias de antemano por su ayuda.

Mirta

Respuesta

Querida amiguita:

Gracias por tu cartita y tus buenos deseos. La verdad es que ya me escapé por unos días a la isla del encanto y aunque parezca redundancia, me encantó. Admiré nuevamente como lo hacía en los tiempos de mi infancia las Tetas de Cayey, el Chorro de Doña Juana, y el Chorrito de José, que con las vaguadas se parecen ya a las cataratas del Iguazú, dentro de las proporciones del caso ya que no es lo mismo que “camarón que se duerme se lo lleve la corriente,” que “síguele la corriente para que el camarón te coma cuando te duermas,” o something like that.

  Volviendo a tu caso y pensando como lo hacían lo sabios antiguos cansados ya del mundanal ruido y la sinrazón de la existencia urbana; creo que debieran sacar unos chavitos con Ronyel e irse a disfrutar las playas de la isla del encanto y desde el famoso monumento al Jibaro Puertorriqueño, mirar con tranquilidad el vergel de la montaña y esos pueblitos que adornan los valles donde aun se rezan las novenas de San Blas, las letanías del tartamudo y las de San Juan Desesperado.

  Claramente tu novio tiene un complejito debido al tamaño del paquete el cual no ha superado. Yo no sé si estará viendo las estaciones porno del Internet donde aparecen unos tipos que parecen mutantes y que son la excepción a la regla. Hay incluso un boricua que se ha hecho famoso en Sudamérica y que se presenta muy bien en despedidas de solteras y se autodenomina Paquetón El Embajador del Caribe.

   Ronyel es afortunado ya que le quieres y jamás has cuestionado lo del tamaño que de acuerdo a especialistas no tiene mucho que ver en el éxito de una relación ni la felicidad pues el acto en sí no solamente implica la tradicional cópula, sino que una serie de etapas previas y posteriores al acto que proveen una relación integral y saludable. Esto se puede leer en la columna de las muchachas españolas expertas en posturas y manoseos. 

  El mito del gorila rey del vacilón es algo que todavía les trabaja a algunas nenas que buscan emociones fuertes y que no saben nada del amor y la sana comunicación en una pareja. Muchas se quejan de que después de “eso” su pareja es demasiado brutal, todo dura un corto tiempo y que después el tipo se pone a dormir y roncar. No hay besitos en el cuello ni suspiros en la orejita.

  Como al parecer este problema se ha prolongado desde el día de San Juan de este año y han pasado ya casi dos meses en que Ronyel está mirando para adentro, una sugerencia sería que lo llevaras a un consejero latino profesional que entienda este tipo de rollos en la mentalidad de nuestros machos.

  Por tu parte no le digas al muchacho, “nene eso no es ná,” o “papi no seas cabezón ya que así me gustas, chiquito pero cumplidor,” porque a este punto la mala broma del paquetito ha gatillado temores o complejos antiguos semi superados y que ahora saltan del plano instintivo a la superficie del consciente como diría Freud Carvallo.

Olvídate del los trasplantes en Guatemala que después se caen con escándalo, o esas pomadas mágicas ya que la primera es solo una cirugía estética, y las pomadas son más fatulas que ojo de vidrio.

Por tu parte sigue usando tus tangas para subirle el ánimo porque en esta etapa del entuerto, eres su mejor terapeuta.

Tu Tía, Julia

Nota del editor:
Lamentamos lo sucedido con la consulta pasada acerca de la “jubia” donde la respuesta de la tía no calza en nada con el problema del consultante que se queja porque la dama ahorra agua y no se baña. De acuerdo a nuestros técnicos, el problema se debió a la llamarada solar que afectó a los satélites y nuestras conexiones digitales.

Articulos Anteriores

vea aqui más clasificados

La caricatura de rein

Siguenos