September 25, 2022 12:53 pm

Muere la actriz Olivia Newton-John, la inolvidable Sandy de ‘Grease’

Facebook
Twitter
Email
Print

Ha fallecido en su rancho de California, según ha anunciado su marido en el perfil oficial de la actriz y cantante en Facebook

La actriz Olivia Newton-John ha muerto este lunes a los 73 años en California (EEUU). Aunque desarrolló una prolífica y exitosa carrera como cantante e interpretó más papeles, siempre será siempre recordada como Sandy en la película Grease. Ha sido su marido el que lo ha anunciado en el perfil oficial de la actriz en Facebook.
“Falleció pacíficamente en su rancho en el sur de California esta mañana, rodeada de familiares y amigos. Pedimos a todos que por favor respeten la privacidad de la familia durante este momento tan difícil”, dice el mensaje.
Aunque la causa de la muerte no está clara, el mensaje dice que “Olivia ha sido un símbolo de triunfos y esperanza durante más de 30 años compartiendo su viaje con el cáncer de mama. Su inspiración curativa y experiencia pionera con la medicina vegetal continúa con el Fondo de la Fundación Olivia Newton-John, dedicado a la investigación de la medicina vegetal y el cáncer”. El medio TMZ asegura que según una fuente cercana, Olivia “ha perdido la batalla contra el cáncer de mama metastásico”.

La última vez que Olivia Newton-John regresa intacta a la memoria de todos lo que alguna vez tararearon Summer Nights fue en 2017 cuando reveló que el cáncer que había sufrido por primera vez en 1992 había se había extendido a su columna vertebral. Entonces también nos enteramos que había tenido un segundo diagnóstico de cáncer en 2013, pero lo mantuvo en secreto. Mantuvo firme a quien quisiera escucharla que “ganaría” y pidió a su Australia de la infancia que permitiera el uso medicinal de la marihuana.

Se hacía raro ver pelear por la vida de esa manera, a la vez desesperada, sincera y brutal, a quien de alguna forma había encarnado como nadie quizá todo lo contrario. Su papel de Sandy en Grease era esencialmente un canto diáfano y solar a todo lo banal, lo lúdico, lo conmovedoramente intrascendente. Y quizá en ese contraste, Olivia Newton-John encontró el verdadero sentido de, admitámoslo, su propio mito.

Nieta de Max Born, premio Nobel de Física, Olivia Newton-John nació en Cambridge (Inglaterra) el 26 de septiembre de 1948 y emigró con su familia a Australia a los cinco años. A los 17 ganó un concurso para nuevos talentos cuyo premio consistía en un viaje a Inglaterra. Allí tuvo lugar su presentación artística junto a su compañera de viaje Pat Carbol, pero el dúo hubo de disolverse al caducar el permiso de residencia de Pat en el Reino Unido.

Tras su breve paso por el grupo Tomorrow (creado a imagen y semejanza de los norteamericanos The Archies para una serie sin éxito de la televisión británica), se dio a conocer internacionalmente en 1971 con la edición de su primer sencillo, If not for You, versión de la canción de Bob Dylan. Consiguió un Grammy con Banks of The Ohio y, tras una larga gira con Cliff Richard, presentó su propia serie de televisión. Let me be there sería su tercer gran éxito, respaldado con un Grammy a la mejor intérprete country.

Con la canción If You Love Me Let Me Know se consolidó su fama en Estados Unidos, de tal forma que en 1974 ya había conseguido tres Premios Grammy.
En 1978 le presentaron a Allan Carr y a los pocos días este le llamó para realizar unas pruebas con John Travolta.

Carr y Stigwood encontraron así a su protagonista para la película Grease (1978). Ha sido la cinta más exitosa producida por Hollywood en todos los tiempos. La actriz recibió tres certificados de oro por las canciones You Are The One That I Want, Summer Nights y Hopelessly Yo You, ya que cada una de estas melodías vendieron más de un millón de copias.

Nadie que viera en 1978 Grease quedó indemne. Los hubo que abrazaron la película como una revelación. De repente, un canto a la juventud, o última adolescencia, que se desvanece adquiría sin dobleces la dimensión de lo innegable, de lo único, de lo común. Los hubo que prefirieron quedarse con el placer culpable de presenciar la cara B de todas las fábulas oscuras que inundaron el cine desde que Nicholas Ray filmara Rebelde sin causa en 1955. La película convertía en mitología iluminada el espacio sagrado de ese instante en el que todo tiene sentido. Pese a todo, pese a las dudas, pese a las incertezas, pese al miedo, pese a la soledad.

Cuando se le ofreció el papel principal de Sandy junto a un John Travolta eléctrico, la primera reacción de la cantante de éxito que ya era fue rechazar el papel. No se veía haciendo de jovencita a sus 29 años. Hubo que cambiar desde el guion hasta su marcado acento australiano para que todo cuadrara, para que la transformación de Cenicienta al revés, de modosa princesa a macarra, tuviera efecto. Y así fue.
Grease fue el mayor éxito de taquilla del año y el álbum con la banda sonora pasó 12 semanas consecutivas en el número 1 en los EEUU. La actuación de Newton-John fue nominada a un Globo de Oro. Cuando en la gala de los Oscar, subió al escenario a interpretar Hopeless Devoted to You en los Oscar ya nada volvería a ser igual. La Olivia Newton-John que hasta había participado en Eurovisión cuando ABBA lo conquistó con Waterloo; la Olivia Newton-John con If you love me, let me know; la Olivia Newton-John que convirtió a I honestly love you en la número 1 de Billboard… Todas esas Olivias que con tanto empeño recuerdan los obituarios desaparecieron. Olivia fue por siempre Sandy. Oh Sandy. No en balde, la banda sonora de Grease sigue siendo una de las 10 más vendidas de todos los tiempos.

Articulos Anteriores

vea aqui más clasificados

La caricatura de rein

Siguenos