August 11, 2022 1:12 am

Recepción mixta en El Paso a nueva ley de armas de Texas

Facebook
Twitter
Email
Print

EL PASO, Texas, EE.UU. (AP) — Martin Portillo compró un arma de fuego después de la masacre en una tienda Walmart de su ciudad natal de El Paso hace dos años, a pesar de que iba en contra de lo que aprendió en su casa.

Su esposa, Daisy Arvizu, trabajaba en la tienda cuando un hombre comenzó a disparar, supuestamente dispuesto a matar a la mayor cantidad de mexicanos que le fuera posible en la ciudad fronteriza de población predominantemente hispana ubicada en el extremo occidental del estado, según las autoridades.

Portillo sentía que al comprar una pistola y aprender a usarla obtendría paz mental y le ayudaría a aplacar las pesadillas de su esposa sobre el ataque del 3 de agosto de 2019, en el que murieron 23 personas y muchas más resultaron heridas.

“Fui el primero de mi familia en tener un arma, nunca recurrimos a algo como eso”, dijo Portillo, de 26 años y quien trabaja instalando televisión de paga. “Me afecta que no estaba ahí para hacer algo. Esto es lo mejor que puedo hacer”.

El miércoles, Texas se convirtió en el vigésimo estado, y el más grande, en permitir algún tipo de portación no regulada de armas de fuego. Según la nueva ley, la mayoría de las personas mayores de 21 años que no hayan sido declaradas culpables de un delito grave pueden portar una pistola enfundada — oculta o no — en público sin haber recibido algún tipo de entrenamiento ni tener que obtener una licencia.

Los partidarios de la medida, incluyendo al gobernador Greg Abbott y los demás republicanos del Congreso, la han elogiado por considerarla una expansión necesaria al llamado movimiento constitucional a la portación de armas que les permitirá a las personas defenderse con mayor facilidad sin interferencia del gobierno. Pero los detractores, incluyendo algunos grupos policiales y otros, aseguran que relajar aún más las restricciones a las armas de fuego es algo imprudente en un estado en el que se han registrado muchos tiroteos masivos.

Hasta el miércoles, los texanos requerían de un permiso para portar una pistola afuera de sus casas y vehículos. Para obtenerlo, tenían que acudir a que les tomaran las huellas dactilares, realizar un entrenamiento de varias horas sobre leyes de armas de fuego y seguridad, y aprobar un examen de aptitudes. Ahora todavía pueden tomar un curso de capacitación en línea que la ley requiere que el estado proporcione, pero no es obligatorio.

Articulos Anteriores

vea aqui más clasificados

La caricatura de rein

Siguenos