September 27, 2022 4:05 am

Trabajadores protestan en Miya’s Sushi de New Haven por no pagar $21,000 al ex chef

Facebook
Twitter
Email
Print

NEW HAVEN.- La organización de derechos de los trabajadores Unidad Latina en Acción (ULA) realizará una manifestación para protestar contra la esclavitud moderna en Miya’s Sushi.

Bun Lai, el dueño de Miya’s Sushi y Miya’s Farm se ha negado a contestar las cartas que le envoi ULA exigiendo el pago inmediato de más de $21,000 dólares que se le adeudan al exjefe de cocina, José Luis Tlalmis, por concepto de salario mínimo y horas extras no pagadas durante los últimos dos años.

“El robo de salarios es endémico en el estado de Connecticut, y el robo de salarios ha ocurrido en Miya’s Sushi durante muchos años”, dijo John Lugo, director de Organización Comunitaria de ULA. “En 2016, nueve trabajadores se quejaron ante ULA de que Miya’s no pagaba el salario
mínimo y las horas extras, pero por temor a represalias decidieron no hablar”.

El 6 de julio, el Departamento de Trabajo de EE. UU. anunció nuevas protecciones para
denunciantes para proteger a los trabajadores inmigrantes de represalias cuando denuncian abuso laboral, y ULA está respondiendo apoyando a los trabajadores que quieren romper el
silencio.

Ex jefe de cocina, José Luis Tlalmis

El Sr. José Luis Tlalmis trabajó para la familia Bun Lai por más de 17 años. En todo ese tiempo, experimentó diferentes tipos de violaciones salariales, pero según la ley de Connecticut, solo puede recuperar los salarios impagos de los últimos dos años. La familia de Bun Lai hizo creer al Sr. Tlalmis que él era parte de la familia. Le pidieron “favores”, como capacitar a preparadores de sushi en otros estados, y nunca le pagaron por ese trabajo. 

Durante la pandemia, el restaurante Miya’s Sushi cerró su ubicación en 68 Howe Street y trasladó el restaurante a una granja en Woodbridge, donde el Sr. Tlalmis se puso a trabajar preparando comidas para los clientes. Mientras que Tlalmis ganaba salarios de miseria, Miya vendió cada plato por $225 a $425, según el sitio web. El Sr. Tlamis también tuvo que hacer trabajos agrícolas como cuidar gallinas, cortar árboles y limpiar en general.

Cuando un día no pudo trabajar debido a una enfermedad, dejó de ser llamado a trabajar y se dio cuenta de que ya no era parte de la familia Lai. Consultando las leyes laborales de Connecticut, comprendió que le habían robado durante muchos años. La familia de Bun Lai tenía una nueva granja, un nuevo negocio exitoso, y habían puesto a la venta las antiguas instalaciones por $ 2 millones en 68 Howe Street. Al Sr. Tlalmis no le quedó nada.

“En memoria de los cientos de trabajadores que enriquecieron a Bun Lai mientras pagaba salarios de miseria, alzo mi voz”, dijo el Sr. Tlalmis. “Si no te pagan por todas las horas que trabajaste, eso es esclavitud, y debemos hablar”.

Articulos Anteriores

vea aqui más clasificados

La caricatura de rein

Siguenos